12+1 trucos para alimentar tu blog

El pánico a la hoja en blanco no es exclusivo de los literatos. Todos hemos sentido esa sensación de desierto de ideas cuando creamos un […]

El pánico a la hoja en blanco no es exclusivo de los literatos. Todos hemos sentido esa sensación de desierto de ideas cuando creamos un nuevo documento Word, máxime ahora que tantos profesionales se enfrentan a menudo al reto de alimentar su blog personal, de empresa o las redes sociales para dar cobertura a su estrategia de marketing de contenidos: “¿Pero qué cuento hoy?”.

Las musas son juguetonas y conviene salir en su búsqueda. Obviando las directrices más básicas e importantes sobre la pertinencia de tener muy presentes las necesidades de nuestro público objetivo, ser muy prácticos y no forzar los textos para dar entrada a nuestros productos o servicios de forma injustificada, os propongo una serie de trucos para desbloquear la creatividad en esos días en que nos abandona:

  1. El síndrome del despacho existe, y es peligroso: habla con los clientes y el personal de tu empresa. No permitas que el estrés del día a día te impida diez minutos de productiva charla, es imprescindible para satisfacer las necesidades del cliente y aporta valor a tu branded content. Mucho cuidado con el aislamiento del despacho.
  2. Haz un listado con las preguntas más comunes. En tu quehacer diario seguro que hay una serie de comentarios, dudas y preguntas recurrentes. Llevar un listado al día con todas ellas es de gran ayuda para esos momentos en que buscas la inspiración.
  3. Nada como leer. Todos compartimos esa sensación de falta de tiempo, pero considero un error no dedicar al menos media hora al día a bucear en Internet buscando las novedades, en España y en los países que lideran tu sector. Un tiempo que debemos completar con una lectura más profunda de libros o documentos que nos ayuden a actualizarnos. Sin duda, es un tiempo muy bien empleado, porque esos conocimientos aflorarán en nuestros textos, podcast o vídeos, enriqueciéndolos. 
  4. Organiza tus fuentes RSS. El lector gratuito Feedly, como otros tantos, es una herramienta muy útil para combatir esa endémica falta de tiempo. Este sistema te permite estar atento a las novedades de diferentes fuentes consideradas como fundamentales, trata de ser selectivo para que no te abrume el volumen de alertas y descarga en tu móvil la app, lo que te permitirá aprovechar esos minutos muertos revisando la información.  Y recuerda que la calidad de esas fuentes de las que bebes va a mineralizar la que tú ofrezcas.
  5. Analiza el big data de tu empresa. Las herramientas de escucha, de forma especial los servicios de atención al cliente, o simplemente las estadísticas de tu web y el blog aportan muchas pistas sobre los temas que más interesan a la audiencia y las preguntas que no resolvemos.
  6. Da el salto a fuente de información. No lo dudes, tu empresa también puede ser una fuente de información para tu sector y medios de comunicación. Se trata de una iniciativa más ambiciosa y a la que deberás dedicar un mayor esfuerzo, pero es una de las más efectivas para ubicarte como referente. En ocasiones, lo más complicado es identificar dónde está esa información valiosa, emplea unos minutos en analizar esa experiencia que en tu empresa genera un conocimiento específico que puedes compartir: comportamiento del cliente, procesos optimizados, modelos de gestión, manuales operativos, estudios de mercado, etc. Organiza la información de una forma atractiva, saca unas conclusiones y reduce todas ellas a una única frase, que debe servir de gancho para despertar el interés sobre tu dossier. Súbelo a tu web y utiliza esa información para dar contenido a varios artículos.
  7. Realiza encuestas. Es un método sencillo para recabar información de valor aprovechando los grupos de interés en los que se mueve tu empresa. La pasada semana dedicamos un artículo a hablar sobre el funcionamiento de estas herramientas, muchas de ellas gratuitas, que pueden nutrir de contenido tus acciones en la Red.
  8. La entrevista. No desaproveches los contactos de “ilustres” a los que te dé acceso tu actividad diaria o la asistencia a algún congreso o feria. Ponte la chaqueta de periodista y utiliza el sistema de grabación de tu smartphone para hacer unas cuantas preguntas a ese líder de opinión, volcando el resultado de esa conversación en un post; te dará prestigio y a buen seguro será de interés para tu comunidad. También puedes seleccionar entre las empresas clientes las más mediáticas, ellas agradecerán este tipo de colaboraciones.
  9. Publica eBooks. Es otra de la herramientas al alcance de cualquiera con el tiempo e inquietud suficientes como para mejorar su marketing de contenidos. En ocasiones basta con seleccionar una antología monográfica de los posts que sobre un mismo tema hayas publicado en los últimos meses. Los libros electrónicos son, además, uno de los recursos que más te pueden ayudar para captar leads desde tu web; si los promocionas, puedes ofrecer su descarga gratuita, previa entrega de los datos de correo electrónico u otros que ayuden a alimentar tus redes sociales con referencias de calidad.
  10. No tengas miedo a repetir temas de interés. No se trata de autoplagiar viejos artículos, sino de retomar los temas que sabes que despiertan interés en la comunidad. Conozco bloggers reticentes a esta práctica que consideran de repetición, pero en mi opinión es importante volver sobre temas básicos del sector, siempre aportando una nueva visión: ¿O es que no has aprendido nada en el último año?
  11. Echa una mirada fuera. Otro de los males endémicos del blog de empresa es circunscribir su contenido a un único sector. Teniendo mucho cuidado de no desvirtuar su especialización, conviene abrir puertas y ventanas para que entre aire fresco. Un buen modo es siguiendo la actualidad de otros sectores que lideran la innovación. Dicho de otro modo: si tu empresa comercializa herramienta agrícola, nunca está de más saber cómo Zara o Chanel venden su propuesta de moda en las calles más exclusivas del mundo. Obviamente, tu aportación se fundamentará en la capacidad que tengas para adaptar esas técnicas a tu sector.
  12. No dejes de seguir la actualidad. Pero es básico que sigas tirando de esa capacidad de interpretación para anticipar cómo determinados acontecimientos, sobre todo políticos, económicos y sociales, van a impactar en tu sector. Hay algunos blogs que apoyan su prestigio en esta capacidad de vislumbrar cambios y tendencias, algo que no está al alcance de los que viven en una burbuja.
  13. Y, sobre todo, no te olvides nunca de cultivar a diario tu capacidad de observación. La inspiración está siempre ahí, en displicente espera.

Foto: alamodestuff

Etiquetas: ,
En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]