La moda de la geolocalización en los negocios

Colaboro desde hace más de un año en este blog, en el que intento aportar conocimiento y valor añadido a empresas y pymes en torno […]

Colaboro desde hace más de un año en este blog, en el que intento aportar conocimiento y valor añadido a empresas y pymes en torno al mundo de la geolocalización, las redes sociales y el turismo, pero antes llevaba unos años investigando sobre este tema y trabajándolo a distintos niveles.

Uno de los objetivos ha sido siempre demostrar que la geolocalización no es Foursquare, que ésta era tan sólo una herramienta más dentro de un mundo de posibilidades.

La geolocalización en Internet es una herramienta de comunicación que une el mundo offline a través de un entorno SoLoMo (Social, Local y Móvil) con un entorno online a través de la nube, conectando dos mundos que ahora son uno solo.

Siempre planea el comentario de si la geolocalización es una moda o no, tal y como plantea la infografía que aparece en este artículo, y los que nos dedicamos a esto decimos que no, que es un elemento más dentro del mercado de Internet (ver “La geolocalización, ¿una moda pasajera o una tendencia de futuro?”).

 

La geolocalizacio?nuna moda pasajera o una tendencia de futuro

 

Pero es verdad que ha habido cierta “moda”, sobre todo por parte de empresas a las que les interesa vender herramientas. También es cierto que yo lo observo desde otro punto de vista; en mi condición de geógrafo, la geolocalización se convierte en mi forma de analizar el territorio, sólo que esta vez es lo que denomino “territorio red” en un homenaje a la “sociedad red” popularizada por el gran Manuel Castells.

Realmente, si pensamos en la geolocalización como en el dónde, es cuando cobra otro sentido, ya que casi todo lo que hacemos en esta vida está vinculado a un lugar y por tanto relacionado con la geolocalización, aunque no nos demos cuenta.

De hecho, las grandes marcas han ido detrás de la geolocalización, porque lo consideran un elemento estratégico de primer orden: Facebook lleva años intentando captar esa cuota de mercado, en su día con Facebook Places, Facebook Deals o ahora con las estrellas de los negocios locales incorporadas a las páginas.

Gowalla fue una herramienta que tuvo cierta relevancia hasta que la misma Facebook la compró, incorporó a su equipo a la compañía y la cerró. Twitter ha incorporado sus búsquedas geolocalizadas, Pinterest creó Place Pins para hacer mapas de sus pins, Google unió Places a Google Plus para crear Google Local y acabar en Google My Business, incluso tiene propaganda geolocalizada por medio de Google Adwords Express.

Toda esta reflexión viene dada por el seguimiento que estoy haciendo del binomio Foursquare/Swarm desde que la compañía dividió en dos su negocio y parece ser que puede convertirse en un sonado fracaso.

Bajo mi punto de vista, el cambio no se ha entendido por parte de personas y negocios y, por tanto, hace que su uso sea menor: Foursquare de repente te conecta con Swarm y ésta no acaba de entenderse. Aparte de conocer dónde están nuestros amigos por cercanía o lejanía (cosa que no está mal), han incorporado iconos que son bastante limitados y “tontos”, han aumentado la letra de los mensajes y escribir se ha convertido en incómodo cuando citas a alguien con la arroba; sólo puedes tuitear una vez que has hecho check-in y no de forma automática como antes y, sobre todo, no geolocaliza bien el negocio y tienes que buscar la forma de cambiar de ubicación.

No me gusta, ni a mí ni a nadie que haya conocido. Una prueba de ello es el artículo que leí la semana pasada, “Foursquare y Swarm: cambios para ir a peor” y que mis amigos de las redes sociales comentaron confirmando este hecho.

Por tanto, el futuro es incierto, pero lo que está claro es que la moda de la geolocalización ha dejado de ser una moda y ahora empieza a jugarse fuerte, las empresas tienen que apostar directamente por estrategias de geolocalización en el ciclo de vida comercial del producto, desde la planificación hasta la venta, pasando por la promoción y fidelización del cliente.

Una última reflexión, si las grandes compañías que he citado no han conseguido centrar su modelo de negocio, cuidado con las numerosas aplicaciones para móviles que venden la geolocalización como un fin y no como un medio, y sobre todo no establecen objetivos ni métricas de evaluación, porque entonces corremos el peligro de que la moda se convierta en burbuja.

Aun así, la geolocalización sigue más vigente que nunca, no es que haya llegado para quedarse, es que en realidad siempre ha estado aquí y seguirá siendo una herramienta muy interesante para los negocios y una propuesta de valor para captar clientes y diferenciarse de la competencia.

Foto: activefree

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]