Cuál es tu mejor lugar para trabajar

Llevamos ya varias semanas hablando de conceptos bastante inmateriales a la hora de sacar adelante una empresa, como los valores o la financiación. Por importantes […]

Llevamos ya varias semanas hablando de conceptos bastante inmateriales a la hora de sacar adelante una empresa, como los valores o la financiación. Por importantes que estos sean, no cabe duda de que la parte más pragmática, física y tangible de la empresa es algo que se debe cuidar y vigilar.

Cuando se trata de comenzar un proyecto, el lugar en el que se trabaja es clave. Y es que ya he dicho otras veces que emprender en el garaje no es tan bonito como parece. Encontrar el mejor sitio para que tu empresa crezca determinará su desarrollo, y también otros muchos factores.

  1.  Siempre tienes la opción de trabajar desde casa. Es una de las maneras más económicas y eficientes, aunque hacerlo bien requiere un proceso de aprendizaje. Sin embargo, si tu equipo lo forman más de dos personas, y no os conocéis mucho, que cada cual trabaje en su casa puede ser bastante complicado y necesita mucha autodisciplina y procedimientos, por ejemplo, en Bubok teníamos cerca 15 personas en esa modalidad y definimos un protocolo de comuniación bastante complejo.
  2. Si tienes algún amigo emprendedor (seguro que sí, tendemos a amontonarnos), tal vez él pueda cederte un espacio en sus oficinas. Este sistema tiene como ventaja que estarás entre amigos, y podrás consultar tus nuevas ideas con el dueño del espacio. No obstante, el dueño del lugar será el otro emprendedor y puede que, como consecuencia, tu equipo y tú seáis permanentemente los becarios de la oficina, sin espacio propio en el que trabajar, aunque por el contrario puede surgir alguna sinergia o compartir conocimiento, pero al fin y al cabo no es tu sitio.
  3. Por supuesto, puedes alquilar o comprar una oficina para ti y tu equipo. Es la opción más tradicional, y muchos se inclinan por ella. Si tu proyecto ya es rentable y está rodado, estupendo. Si no, tal vez sea mejor esperar un tiempo antes de lanzarte, y buscar otras opciones más económicas.
  4. Una posibilidad innovadora es integrarte en un espacio de coworking, que tiene lo bueno de trabajar con otros emprendedores, sin estar directamente supeditado a las decisiones de una única persona. Por supuesto, tiene también sus desventajas. Hoy día está muy de moda y tienes opciones de todo tipo, muy útil para equipos pequeños que aún no quieren invertir mucho en un local, pero sí tener su espacio propio.

Como ves, hay muchas opciones disponibles para darle a tu empresa un hogar. No es algo que debas tomarte a la ligera, ya que buscar sitio a tu proyecto es casi como buscar una casa para tu familia: debe adaptarse a sus necesidades, estar preparado para cambios eventuales, ser agradable y tener una buena localización.
Si consigues aunar todos estos requisitos, ¡enhorabuena! Tu pyme ya tiene donde vivir… y comenzar a crecer.

Foto: Manuel

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]