Las claves del SEO actual para conseguir un posicionamiento efectivo

La revolución 2.0 ha puesto de manifiesto en la actualidad una clara necesidad: hay que estar en Internet. Las empresas no pueden permitirse el lujo […]

La revolución 2.0 ha puesto de manifiesto en la actualidad una clara necesidad: hay que estar en Internet. Las empresas no pueden permitirse el lujo de desaprovechar las ventajas que el canal online ofrece. Estamos hablando de dar visibilidad a nuestro negocio, para que el público nos encuentre con mayor facilidad cuando se realiza una consulta en la red.

En este contexto, la palabra mágica es SEO (Search Engine Optimization), el famoso posicionamiento en buscadores. Bien llevada, una estrategia de este tipo puede reportarnos grandes beneficios. Se trata, en definitiva, de captar tráfico para atraer clientes potenciales para nuestro negocio.

Las búsquedas orgánicas siguen siendo un factor relevante en la captación de usuarios. Según datos de kissmetrics.com, un 30,5% de todo el tráfico que llega al sitio web e-commerce de una pyme proviene de motores de búsqueda como Google o Bing.

Estar en la primera o en la sexta página de resultados de un buscador puede suponer una gran diferencia. Lógicamente, todas las empresas quieren ocupar los primeros puestos, pero esto es extremadamente complicado.

En el mundo del SEO, la competencia es brutal. Clasificarse en un buen lugar conlleva tiempo y esfuerzo, no es algo automático. Más que optimizar nuestra web para búsquedas genéricas lo que se intenta es identificar los nichos de mercado donde podemos ser relevantes, algo que tampoco resulta sencillo.

Una buena estrategia de posicionamiento trabaja en varios niveles, más allá de la optimización del sitio web. El marketing en motores de búsqueda (SEM) es otra de las técnicas más habituales para atraer tráfico hacia nuestra página. Junto a ésta, el uso de las redes sociales (SMM) se está convirtiendo en un factor decisivo para que nuestro negocio gane visibilidad.

Las recetas mágicas no existen. Las empresas se mueven en un entorno complicado, donde no hay un único motivo que explique el éxito o fracaso de una página web frente a la de su competencia. Entender el SEO implica conocer todas las variables que afectan a nuestra estrategia, como la importancia de crear contenidos de calidad o el papel de las redes sociales en el proceso.

Un SEO centrado en el usuario

A Google le encanta cambiar cada cierto tiempo su famoso algoritmo, responsable directo de la relevancia de una página web. Con Hummingbird, la última modificación, se abre la puerta hacia un buscador inteligente, más centrado en los contenidos.

Hasta hace bien poco, el posicionamiento había sido cuantitativo; lo importante era construir el mayor número de enlaces posible para que nuestro sitio escalara puestos en Google. Esto ha cambiado por completo. Ahora nos encontramos con un SEO centrado en el usuario, donde priman los contenidos de calidad. La búsqueda semántica se ha impuesto al sistema de palabras clave, humanizando el proceso de recuperación de información para atender las necesidades reales de los internautas.

Cuanto más natural, mejor. Los sitios web no deben concebirse pensando en los motores de búsqueda, sino en las personas. De ahí la preocupación de Google por dar respuesta a preguntas formuladas en lenguaje natural como, por ejemplo, “dónde alquilar furgonetas en Elche”. Hummingbird recoge este espíritu para dar al usuario resultados más precisos. Esta es una tendencia que bebe directamente de la importancia que están adquiriendo las búsquedas por voz y los teléfonos inteligentes.

¿Cómo afecta este hecho al site de nuestra empresa? Desde el punto de vista del SEO, la optimización web ya no debe mirar solo las palabras clave. Hummingbird nos obliga a adaptar el contenido de nuestra página en torno a preguntas formuladas en lenguaje natural para conseguir relevancia.

La importancia del marketing de contenidos

Las últimas alteraciones en el algoritmo de Google modifican las estrategias de posicionamiento actuales hacia la elaboración de un contenido de calidad. De ahí la importancia que está adquiriendo recientemente el marketing de contenidos, una nueva forma de ganar puestos en los buscadores a través de información útil para el usuario.

Esa debe ser la esencia de las nuevas políticas de promoción en Internet para las empresas actuales. Debemos pensar en el público, entender sus necesidades y dar respuesta a sus demandas a través de nuestra web.

¿Qué entiende Google por contenido de calidad? El buscador más usado en España habla de “autoridad”, un concepto ligado a la relevancia. La difusión de información útil y la interacción con líderes de opinión se hace fundamental en este aspecto. El futuro del SEO está en las relaciones que seamos capaces de establecer. Los perfiles mejor actualizados y más sociales serán los que alcancen las mejores posiciones en los motores de búsqueda.

Como vemos, las estrategias de posicionamiento en el marketing online actual se complican. La optimización del contenido se hace más compleja, ya que debemos adaptar la información para que responda directamente a las demandas del usuario, que emplea un lenguaje más natural (no basado únicamente en palabras clave).

En resumen, para que nuestra estrategia SEO funcione, debemos aportar un valor al sector en el que nos movamos. El objetivo de Google es mostrar unos datos precisos al usuario, información valiosa. Si nuestro sitio web ha optado por la calidad en el contenido y las relaciones, conseguiremos que los motores de búsqueda nos premien con mejores puestos en las páginas de resultados.

Imagen @SEOPlante, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]