Boolino, una apuesta por la literatura infantil

En un momento como el actual, en el que se cuestiona la futura viabilidad de los medios impresos, tanto de libros como de periódicos y […]

En un momento como el actual, en el que se cuestiona la futura viabilidad de los medios impresos, tanto de libros como de periódicos y revistas, hay empresas como Boolino, que apuestan por la convivencia de lo físico y lo digital.

Según Sven Huber, cofundador y CEO de Boolino, actualmente menos del 5% de los libros en España se venden en plataformas online, pero la tendencia se invertirá en los próximos años y gran parte del negocio se realizará por Internet. No obstante, está convencido de que siempre existirá el papel en la literatura infantil.

Boolino es un proyecto educativo y cultural online, dirigido a padres y niños menores de 12 años, que hace posible una forma diferente de buscar, comprar y promocionar los libros infantiles. Su vertiente innovadora, el equipo de trabajo y su relación con el sector educativo han convertido a esta startup en uno de los proyectos abanderados por Wayra.

P.- ¿Hasta qué punto un libro físico es una oportunidad de negocio en un mundo cada vez más digitalizado?

El mercado del libro, tanto en la edición como en la distribución, está en proceso de grandes cambios. A pesar de que hoy en día menos del 5% de los libros en España se venden en plataformas online (libros físicos y electrónicos), es obvio que una buena parte del negocio en cinco, diez o quince años será online, ya sea vendiendo libros físicos de forma online o distribuyendo contenidos digitales.

En cuanto a los niños, es verdad que los más pequeños manejan hoy en día los móviles y las tablets con una facilidad impresionante, pero también estoy convencido de que siempre existirá el mundo físico en la literatura infantil. Convivirán los dos mundos durante mucho tiempo, y creo que es bueno que sea así. A través de Boolino queremos ayudar a los padres a fomentar el hábito lector en sus hijos, ya que es la puerta hacia su educación y su futuro. Y lo hacemos de dos formas:

Primero, a través de nuestra plataforma online, los padres tienen acceso a 54.000 libros y, en función del perfil de sus hijos, les ayudamos a encontrar esos libros que les gustan. En el futuro incorporaremos también aplicaciones como nuevos formatos de lectura. Queremos ser la fuente de información y de inspiración más completa para los padres que buscan buenos contenidos de lectura, ya sea en papel o en formato digital.

Segundo, como los primeros años son clave en el desarrollo del hábito de lectura hemos creado con “my little book box” una herramienta de fomento de lectura para niños de hasta 8 años. Es un modelo de suscripción y cada mes ofrecemos a los padres una caja que incluye –en función de la edad de su hijo– un libro, material para hacer actividades y manualidades relacionadas con este libro y una guía de lectura para los padres, sobre el mismo libro. Convertimos un libro en una diversión familiar, ofrecemos a los niños y sus padres la oportunidad de vivir la historia de muchas formas diferentes. Incluso en un mundo digital a los niños les encanta trabajar con pincel, colores y tijeras, y es importante que lo aprendan… eso no quiere decir que en el futuro no vaya a existir una versión digital de “my little book box”.

P.-  Desde su lanzamiento hasta la fecha tenéis unos 48.000 usuarios registrados, ¿qué porcentaje se ha convertido en cliente?

Hemos lanzado “my little book box” hace pocos meses y actualmente hemos vendido unas 800 cajas. A medio plazo esperamos poder convertir un 10% de nuestros usuarios en suscriptores. Para ello, estamos desarrollando una estrategia multicanal, con tres pilares: online, venta directa basada en actividades infantiles y venta en jugueterías, tiendas infantiles y librerías.

P.- De los casi 54.000  títulos que tenéis referenciados, ¿qué temáticas son las preferidas por los niños por franjas de edad?

Más que temáticas concretas, vemos que nuestras usuarias más activas y más interesadas son las madres con niños entre 0 y 6 años.

Uno de los valores que queremos aportar a través de Boolino es dar visibilidad a libros que no se suelen encontrar fácilmente en las librerías. Hay muchos libros ilustrados preciosos y excelentes, con historias hermosas que merecen la pena ser descubiertas.

P.- ¿Qué papel juegan las editoriales en Boolino?

Son nuestros amigos, nuestros aliados y nuestros clientes (en publicidad). Compartimos con ellos la vocación por el fomento de la lectura y trabajamos codo con codo con ellos. Somos un medio online para que sus libros tengan más visibilidad en la web y un canal de comunicación con sus lectores. Tradicionalmente, las editoriales han hecho principalmente marketing y promociones en el punto de venta físico, pero cada vez quedan menos librerías y cada vez más ventas se hacen online. Así una plataforma con un público objetivo muy segmentado (padres con niños e interés por la lectura) crea mucho valor para las editoriales.

Sin embargo, para ser una fuente relevante para los usuarios, queremos mantener nuestra independencia para recomendar los libros que más nos gusten, al margen de quién lo haya publicado.

P.- ¿De dónde salen vuestros ingresos: publicidad, venta de libros…?

Hoy en día, un 70% de nuestros ingresos proceden de la publicidad, pero a medio plazo la fuente principal será la venta de “my little book box” y de las más de 50.000 referencias a través de acuerdos de afiliación.

P.- Boolino funciona, en parte, como una red social, puesto que contáis con perfiles de familias: niños, edades, preferencias de lectura… ¿Podría decirse que vuestro máximo activo reside en vuestras bases de datos (personas y libros)?

Sin duda, uno de nuestros activos es nuestra base de datos de usuarios (segmentados por edad de los niños e intereses) y la base de datos de libros que estamos desarrollando. Pero ese activo no se comercializa, es la base de nuestro modelo de negocio, pero no como fuente directa de ingresos. Además, el día que tengamos 100.000 suscriptores, el modelo de negocio con ingresos recurrentes también formará un gran activo.

P.- ¿Qué parte de vuestro proyecto fue la que consiguió interesar a Wayra?

Creo que sobre todo el equipo. Somos dos socios, por encima de los cuarenta años, con mucha experiencia en el sector, muchos contactos y con las ideas muy claras en cuanto a las oportunidades en esta industria. En este sentido, no somos el típico equipo de startup de 25 años, pero intentamos mantener un espíritu joven. Además, la educación es uno de los grandes temas de futuro y como hay varios proyectos educativos en Wayra, entiendo que es un tema con atractivo por ese motivo.

P.- ¿Qué ventajas tiene para una startup como Boolino estar respaldada por Wayra?

Recursos, conocimiento y contactos; sobre todo con otros emprendedores y posibles inversores. Además, el aspecto “competitivo” de la academia te mantiene siempre al 110%. La verdad es que es una experiencia muy enriquecedora y creo que el equipo de Wayra, con el compromiso de Telefónica, está haciendo una labor excelente… Será una historia de éxito.

P.- Actualmente estáis presentes en España, pero tenéis en mente salir al exterior. ¿Cuándo y a qué países?

En 2014 empezaremos con la expansión internacional a Europa, básicamente Alemania, Inglaterra y Francia. Después a Estados Unidos y América Latina.

P.- Si quieres añadir algo que no os hayamos preguntado…

Pese a que sea redundante, hay que estar siempre recordando a los padres lo importante que es invertir parte de su tiempo en ayudar a sus hijos a “enamorarse” de la lectura, por lo fundamental que será para su buen desarrollo educativo y cognitivo. Les ayuda a imaginar, a pensar, a conocer, a reflexionar, a preguntar…

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]