‘Con 50 años también se puede emprender’

Con esta entrevista queremos desmitificar la idea de que un emprendedor ha de ser joven y estar desempleado. Javier Gómez tiene 55 años. Después de […]

Con esta entrevista queremos desmitificar la idea de que un emprendedor ha de ser joven y estar desempleado. Javier Gómez tiene 55 años. Después de tres décadas como empleado de banca, decidió montar su propia empresa, JG Professional Tools, a la que siguió JG Industrial Power Tools, ambas dedicadas a la venta online de herramientas profesionales. Para ello empezó desde casa, aportando sus ahorros y los de un socio. De eso hace ya casi cuatro años.

A fecha de hoy, tienen más de 4.000 clientes, hacen negocios en Europa, América y África, y generan unos ingresos suficientes para vivir de ello. En esta entrevista nos cuenta cómo lo han hecho.

P.- ¿Por qué decidiste poner en marcha un negocio propio?

Hasta hace nada era director de banca. Me decidió el hecho de dejar de ser un empleado con recorrido profesional y convertirme en un empleado caro, es decir, el paso previo a que me despidieran. Mi caso es el de alguien que no tiene más remedio que reinventarse pasados los 50 años de edad.

P.- ¿El objetivo: ganar dinero o desarrollarte profesionalmente?

El objetivo es múltiple. Por un lado, demostrar que con más de 50 años también se puede comenzar una nueva vida profesional con éxito. Por otro, obviamente, seguir mejorando profesionalmente en un momento en el que el trabajo por cuenta ajena es escaso y mal pagado.

Nuestro caso es un ejemplo claro de lean startup. Iniciamos nuestro negocio online con unos 40.000 euros que teníamos ahorrados mi mujer, mi socio y yo y, a partir de ahí, hemos tenido el apoyo de nuestros proveedores y algo de financiación bancaria. Aun así, la mayor parte del esfuerzo económico proviene de nuestros propios fondos y de la reinversión de nuestros beneficios.

P.- ¿Está mal visto en España que un trabajador por cuenta ajena sea “emprendedor a tiempo parcial”?

Sí, y es irracional, ya que los trabajadores por cuenta ajena suelen tener capacidad para endeudarse. Está bien visto que una persona esté en 4 o 5 Consejos de Administración o que tenga varias empresas, pero no la combinación de cuenta ajena y emprendimiento, lo que es un handicap para conseguir financiación. La excusa es que no nos dedicamos en exclusiva a un solo proyecto…

P.- ¿Todas vuestras tiendas online (Todotaladros.com, TodoAuriculares.com,…) son casos de éxito?

No todas, algunas son simples prospecciones de negocio. En cualquier caso, hemos optado por seleccionar y atender nichos de mercado individualmente, no por ser generalistas.

Una ventaja del comercio electrónico es que, pese a que compites con todos, también puedes llegar a todos los mercados. Hemos enviado pedidos a tres continentes, algo impensable para alguien que empieza desde casa.

P.- ¿Habéis fracasado en alguna de vuestras empresas?

Sí, intentamos vender vino por Internet y no funcionó. Hemos hecho pruebas en distintos sectores y llegamos a fundar hasta cuatro empresas, con diferentes socios, y siempre que no ha funcionado nos ha quedado la sensación de que estábamos a un paso de encontrar el camino correcto, pero al final hay que priorizar las vías más rentables o aquellas en las que parece haber un mayor recorrido. Hay que conocer las limitaciones e intentar superarlas, pero no podemos clonar modelos de negocio diferentes en mercados distintos. Eso no suele funcionar.

P.- ¿Cuál es vuestro secreto para lograr el éxito?

No hay grandes secretos. Es imprescindible conocer bien el mercado, los productos, los competidores y las ventajas que pueden hacer que tu proyecto pueda prosperar. Mucho trabajo y una metodología clara facilitan las cosas, pero los competidores tienen también mucho que ver en que los negocios puedan prosperar.

Hay mil razones para fallar. La más común es la falta de financiación y los modelos de negocio poco realistas. Es fundamental entender que aunque sea comercio electrónico se trata de comercio, así que lo básico es mantener a salvo la liquidez y defender el margen, como en cualquier otro negocio.

P.- ¿Qué consejos darías a las personas que quieran montar un comercio electrónico?

Es necesario ser persistente, tener las ideas claras y suficiente conocimiento de un  mercado o un producto, así como unos socios adecuados y una correcta ejecución, manteniendo los pies en el suelo y siendo realista. Si es así, el dinero acaba apareciendo de una u otra manera. Con poco dinero también se puede intentar sacar adelante proyectos pequeños, que pueden servir de campo de pruebas. Por eso nosotros antes de abordar un nuevo proyecto hacemos experimentos acotados. Está claro que no todos salen bien, pero es cierto que pueden dar una buena medida de la calidad de una idea en poco tiempo.

En definitiva, nunca debes gastar tu dinero si no crees a pies juntillas que un negocio es viable. Quemar las naves sin convicción lleva al fracaso.

P.- ¿Qué plazo es el habitual para que un negocio sea rentable?

Pueden pasar años. Depende de lo que quieras arriesgar. El indicador más fiable es tu capacidad financiera y la paciencia y convicción de los que te rodean.

P.- De repente parece que todo el mundo se está lanzando al comercio electrónico, a la internacionalización… ¿Hay espacio para todos?

Por supuesto, y creo que hacen falta muchos más. De otra manera estamos condenados a una crisis muy larga.

 

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]