Rasgos comunes de las fórmulas de financiación ‘fintech’

Las nuevas plataformas de financiación fintech están aflorando un cambio de paradigma en el ámbito financiero. De la tradicional orientación bancaria al producto, basada en la […]

Las nuevas plataformas de financiación fintech están aflorando un cambio de paradigma en el ámbito financiero. De la tradicional orientación bancaria al producto, basada en la colocación al cliente de los productos de su cartera, se pasa a la orientación al cliente, donde la empresa fintech analiza sus necesidades y trata de adaptarse a las mismas. En este sentido, las distintas fórmulas de financiación fintech, tales como el crowdfunding de inversión, el crowdlending, el anticipo de facturas o pagarés online o el crédito online, a pesar de poner su foco en parcelas del negocio financiero diferentes, parecen compartir una serie de rasgos comunes que las identifican como conjunto:

 

Innovación

Son negocios innovadores que se basan en una combinación de finanzas y tecnología, donde se podría decir que el núcleo de negocio radica precisamente en los aspectos tecnológicos. Conocen bien el mundo financiero y lo explotan, pero, sobre todo, su fortaleza viene del dominio de lo digital.

 

Desintermediación financiera 

Comparten también el hecho de que los flujos financieros van directamente del financiador al financiado sin pasar por el balance de una institución financiera. Actúan como intermediarios que posibilitan, a través de Internet, que inversores y empresas se encuentren e intercambien dinero, pero este no pasa por su balance.

 

Financiación a pymes

Se dirigen preferentemente a financiar empresas, fundamentalmente pequeñas y medianas empresas, que a los bancos no les interesan o no consiguen rentabilizar. En ocasiones, para que a un banco le salga rentable una pyme, en el supuesto de que supere sus filtros de análisis de riesgo, le tiene que vender de todo, lo cual abre las puertas del negocio a estos nuevos competidores bancarios.

 

Especialización 

Precisamente buscan la especialización en algún nicho de la cadena de valor bancaria, donde pueden ser más eficientes que los bancos y competir con ellos. Así, por ejemplo, si se especializan en la concesión de préstamos (crowdlending), solamente concederán estos y no ofrecerán otros productos distintos. La combinación de tecnología y modelo de negocio especializado les permite reducir costes.

 

Sencillez y transparencia 

Al utilizar Internet como soporte y no contar con oficinas físicas donde inversores y empresas puedan acudir a intercambiar su dinero, resulta fundamental que la mecánica de la financiación sea sencilla y que las características de las operaciones se muestren de forma transparente en sus páginas web. Hace poco, el responsable de comunicación de una de estas empresas, me comentaba que “todavía tenían que ser más transparentes”, por lo que percibo una verdadera obsesión con este tema dentro del sector.

 

Agilidad 

Caracteriza a las empresas fintech dar una respuesta a las empresas que presentan una solicitud de financiación mucho más rápida que los bancos, es uno de los hechos diferenciales que constantemente tratan de resaltar a través de sus acciones de marketing. Por mi experiencia, el estándar de tiempo de respuesta se podría fijar en las cuarenta y ocho horas desde que es presentada la solicitud.

 

Regulación más laxa 

La regulación legal específica a la que se ven sometidas las plataformas de financiación fintech es, en el mejor de los casos, más laxa que la que afecta a los bancos, no estando sometidas a las exigencias de capital que tienen estos. En España principalmente viene definida por la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial, que regula la actividad de las plataformas dedicadas al crowdfunding de inversión y al crowdlending. Otras modalidades fintech como, por ejemplo, el crédito online, no cuentan con una regulación legal específica.

Lo cierto es que este es un tema en el que conviene avanzar, puesto que son las propias plataformas las que manifiestan la necesidad de estar reguladas como aporte de confianza al mercado y estrategia de diferenciación. Un miedo que existe en el sector, sobre todo en el seno de las empresas que están mostrando un mejor desempeño, es que alguna plataforma no realice bien su trabajo y perjudique la reputación que, en conjunto, se está intentando construir. Para ello también es importante que se agilicen los trámites desde los organismos públicos, tales como la Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Banco de España, que permitan la autorización y registro de un mayor número de plataformas. Una de las características de estos negocios, y de tantos otros que están apareciendo basados en la revolución digital, es lo rápido que crecen sin posibilidad de parar. Eso es algo que, desde lo público, se ha de entender y saber gestionar.

 

Foto: Tech in Asia

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]