Siete preguntas sobre el ‘crowdlending’ que se hacen las pymes

El crowdlending es una modalidad de financiación que permite a una comunidad de inversores, a través de una plataforma online, prestar dinero a pymes a […]

El crowdlending es una modalidad de financiación que permite a una comunidad de inversores, a través de una plataforma online, prestar dinero a pymes a cambio del cobro de unos intereses, convirtiéndose en una alternativa a la financiación tradicional que proporcionan las entidades de crédito. A nivel operativo, la empresa que busca dinero contacta con la plataforma intermediaria que califica su nivel de riesgo y su capacidad de pago (solvencia). Si la solicitud es aprobada, el proyecto de la empresa se publica en el marketplace (sitio online donde se ofrece la posibilidad de que personas y empresas intercambien bienes y servicios) de préstamos, habilitado por la plataforma, donde los inversores pueden ofrecer su dinero dentro de las condiciones de tipos de interés y plazos que se acuerden.

Lo novedoso del crowdlending hace que todavía existan dudas sobre su funcionamiento y los verdaderos condicionantes que pueden tener tanto inversores como pymes que se acerquen a él. En este sentido, me gustaría tratar de solucionar parte de esas dudas, desde el punto de vista de las pymes que buscan financiación, a través de las respuestas a las siete preguntas siguientes:

 

1. ¿Es una modalidad prevista para startups?

Al tratarse de una modalidad de préstamo, el crowdlending se destina a proyectos de empresas que ya estén en marcha y muestren capacidad de devolución del capital prestado. Es habitual que las distintas plataformas exijan a las empresas un mínimo de dos años de antigüedad (dos ejercicios fiscales completos) y también una facturación anual mínima. Para empresas más recientes, es mejor acudir a la opción del equity crowdfunding o crowdfunding de inversión, donde la comunidad de inversores participa directamente en el capital de las compañías.

 

2. ¿Se puede tramitar toda la operación de forma online?

Aunque la publicidad de la mayoría de las plataformas que ofrecen crowdlending asegure que todos los tramites del préstamo se realizan cien por cien online, en ocasiones, la empresa tendrá que firmar una póliza de préstamo en el notario o corredor de comercio. Normalmente las plataformas tienen acuerdos con notarías por todo el territorio nacional, para “doblar” la póliza y que el desplazamiento de la empresa sea el menor posible. Para los inversores, sí es habitual que se puedan realizar todos los trámites online.

 

3. ¿Qué información se solicita a la empresa para medir su riesgo y solvencia?

La información solicitada por las plataformas de crowdlending es muy similar a la que pueda pedir un banco al estudiar una operación de préstamo. De manera principal, se solicitará información que no se pueda encontrar en fuentes públicas (Registro Mercantil, informes comerciales, etcétera) como, por ejemplo, los datos económicos y financieros de la empresa actualizados o los datos de sus obligaciones fiscales.

 

4. ¿Es necesario aportar algún tipo de aval?

Fundamentalmente en el caso de las empresas más pequeñas se exigirá el aval personal de los socios que asegure los préstamos.

 

5. ¿Por qué se dice que estas plataformas son más eficientes que los bancos?

La tecnología y el modelo de negocio que utilizan estas plataformas reducen sus costes, si los comparamos con los que tienen los bancos. Piensa que ellas no tienen que soportar los gastos que supone mantener una red de sucursales. Tampoco están sometidas a los requisitos de capital de las entidades de crédito. En este sentido, es importante señalar que no soportan el riesgo de los préstamos, son meros intermediarios, siendo los inversores los que lo asumen, de tal modo que si estas plataformas quebraran, no habría que rescatarlas, como ha ocurrido recientemente con algunas entidades de crédito.

 

6. ¿Esta financiación consume CIRBE?

En la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) se refleja el endeudamiento bancario (créditos, préstamos, etcétera) acumulado por la empresa en un momento dado, el cual es declarado por las propias entidades de crédito. Los préstamos solicitados a través de crowdlending no se declaran a dicho registro, “no consumen” CIRBE, ya que las plataformas intermediarias no son entidades de crédito.

 

7. ¿Qué ventajas principales tiene para la empresa?

Además de la ventaja anterior, en el crowdlending la respuesta a la solicitud de la empresa (de aprobación o denegación) es más rápida que en los bancos (habitualmente en 48 horas), siendo el estudio gratuito. A diferencia de los bancos, no se suele cobrar por la amortización anticipada del préstamo y tampoco se exige la contratación de productos adicionales como, por ejemplo, seguros.

 

Foto: kleuske

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]