Cómo planificar tu declaración de IRPF con el simulador de la Agencia Tributaria

Pocos días quedan para finalizar este año fiscal, pero aún tenemos algún margen de reacción si queremos disminuir en alguna medida nuestra factura fiscal. Esto […]

Pocos días quedan para finalizar este año fiscal, pero aún tenemos algún margen de reacción si queremos disminuir en alguna medida nuestra factura fiscal. Esto es lo que comúnmente se denomina “planificación fiscal”, algo que tenemos a nuestro alcance y muchos de nosotros no ponemos en práctica.

Seguro que está en la mente de muchas personas que la planificación fiscal es algo destinado a las grandes fortunas o a las grandes empresas. Nada más lejos de la realidad. Ciertamente los titulares de las grandes fortunas deben planificar su tributación y, para ello, suelen contar con asesores fiscales que estudian su patrimonio, sus rentas y las desgravaciones fiscales a las que todavía pueden acogerse. Sin embargo, las personas físicas de rentas medias, e incluso las que les cuesta llegar a final de mes, también pueden planificar en alguna medida su tributación.

A estos efectos, tanto para los asesores de las grandes fortunas como para los otros colectivos que he mencionado, existe una herramienta que ofrece gratuitamente la Agencia Estatal Tributaria con la que pueden hacer una previsión de su factura fiscal de cara al IRPF del ejercicio 2012 que habrá que declarar en 2013.

Se trata del simulador de Renta 2012, una aplicación que puso en marcha por primera vez la A.E.A.T. a finales del ejercicio 2004 en el marco de la política de consolidación y mejora de la asistencia e información al contribuyente que cada año cuenta con más adeptos. El simulador permite conocer el resultado que tendrá nuestra próxima declaración de Renta, lo que nos va a permitir adoptar las decisiones de última hora que más nos pueda interesar antes de que finalice el año.

En el algoritmo de cálculo para el ejercicio 2012 se incluyen las novedades que, para este ejercicio, se fueron aprobando, de las que destacaría la deducción en la adquisición de vivienda habitual, la exención parcial de las ganancias patrimoniales, la actualización de balances (para obligados con actividades económicas), o la transmisión de elementos patrimoniales, para aquellos que hubieran gozado de libertad de amortización.

Características del simulador de Renta

Para utilizar esta herramienta, no se requiere disponer de certificado digital y carece de validez jurídica alguna, por lo que los cálculos resultantes del mismo no son vinculantes para la Agencia Tributaria, lo que, por otra parte, no le resta utilidad.

La principal diferencia que encontramos entre el simulador y el programa de ayuda Padre de Renta que se publicará más adelante, es que el primero se ejecuta en un entorno web, es decir, los datos se introducen directamente sobre formularios que se visualizan en el propio navegador, mientras que el programa Padre, requiere su instalación en un PC.

Asimismo, destacaría un pequeño inconveniente que consiste en el hecho de que la información introducida no queda almacenada, por lo que cuando nos sentemos frente a él, tendremos que tener a mano toda la información que nos vaya a hacer falta para el cálculo.

La ruta donde se encuentra disponible este simulador es la siguiente:

Sede electrónica » Utilidades » Simuladores » Renta » Simulador Renta 2012

Navegación por el simulador

El sistema de navegación a través del mismo es muy similar al del programa Padre, en el que la pantalla se muestra dividida en 3 partes:

1) Encabezado: Bajo el título Simulador de Renta 2012 se muestran los pasos que se han de seguir: Presentación, Datos cálculo, Resultado cálculo y Página para imprimir.

2) Cuerpo central de la aplicación: Aparecen todas las casillas de la declaración. El contribuyente debe introducir los datos que tengan contenido en las casillas, pudiendo distinguir dos tipos:

  • Casillas con sombreado azul más oscuro. Son resultado de operaciones. Por tanto, no permiten introducir datos.
  • Casillas con el fondo de color blanco. En las mismas se introducen directamente los datos o bien se selecciona alguno de los datos que figuran en el desplegable.

3) Índice: En la parte inferior de la pantalla aparece un índice con los principales conceptos y apartados de la declaración, para moverse con mayor facilidad por las casillas de la declaración.

Cada vez que se pulsa en el botón inferior de Continuar se efectúa la validación de los datos, informando en la cabecera, en su caso, de forma destacada los errores que se contienen o las casillas pendientes de cumplimentar.

Ultimada la introducción de datos, se llega al último paso: Página para imprimir, en el que se muestra el resultado de la declaración.

Asimismo, y de forma también gratuita, algunas entidades ofrecen aplicaciones que realizan los mismos cálculos, aunque están más orientadas a despachos de profesionales tributarios. Tal es el caso de a3ren-Simulador de Renta, más completa que la anterior, pues calcula en tiempo real no solo el IRPF, sino también el Patrimonio. Incluye en pantalla la normativa legal que afecta al Impuesto y, además, se integra con los datos fiscales obtenidos de la Agencia Tributaria.

Espero que os haya resultado de utilidad esta información y os deseo mucha suerte en vuestro cálculo.

Foto @anieto2k, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]