7 leyes universales del trabajo que no debes descuidar

La gestión de equipos, la presión por los resultados, el cumplimiento de plazos, etc., hacen que el día a día en el entorno laboral sea […]

La gestión de equipos, la presión por los resultados, el cumplimiento de plazos, etc., hacen que el día a día en el entorno laboral sea una pelea continua a la que hacer frente. Sin embargo, tomárselo con filosofía y humor es la mejor solución para no verse arrastrado por una corriente de negatividad.

Con ese objetivo os proponemos hoy 7 leyes que no conviene olvidar y que hacen referencia a situaciones que, muchos de vosotros, habréis vivido en vuestras vidas profesionales.

¿Quién no se ha encontrado de repente con una reunión cancelada o un retraso en la entrega de un informe o documento y ha dispuesto de un tiempo libre con el que no contaba…? Ley de Sandiland

[citatuit cita=”El tiempo libre que se encuentra disponible de manera imprevista, será malgastado.”]
Toda la noche trabajando para la reunión del día siguiente  y al terminar tu presentación la pregunta del jefe es si la tipografía de tu presentación es la corporativa. Observación de Launegayer

[citatuit cita=”Hacer preguntas tontas es más fácil que corregir errores tontos.”]
El diablo está en los detalles, y si no les hemos prestado la suficiente atención, ellos se encargarán de hacerse ver en el momento más inoportuno. Ley de Biondi

[citatuit cita=”Si su proyecto no funciona, recurra a la parte que pensó que no era importante.”]
Cuando algo empieza mal, es imposible que termine de otra manera. Ley de Baxter 

[citatuit cita=”Un error en la premisa aparecerá en la conclusión.”]
No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy es un precepto que adquiere importancia superlativa en el mundo empresarial actual, donde mañana puede ser demasiado tarde. Ley de Patton 

[citatuit cita=”Un buen plan es mejor hoy que un plan perfecto mañana.”]
En los negocios no todos los implicados ponen las mismas cosas en juego, es importante tenerlo en cuenta para no llevarnos sorpresas desagradables. Regla de Bralek 

[citatuit cita=”Confíe sólo en aquellos que perderían tanto como usted si las cosas fueran mal.”]
¿Quién no ha sufrido alguna vez esa discusión que termina convirtiéndose en un diálogo de besugos? Primera ley del debate

[citatuit cita=”No discuta nunca con un tonto. Puede que la gente no aprecie la diferencia.”]

Foto @felipe_gabaldon, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]