Escribe como un profesional

El entorno digital está saturado. Hay miles de blogueros y tuiteros que se han sumado al coro de voces de los medios de comunicación. También […]

El entorno digital está saturado. Hay miles de blogueros y tuiteros que se han sumado al coro de voces de los medios de comunicación. También vemos el auge del periodismo de marca, del marketing de contenidos o como queramos llamarlo. Pero ¿por qué unos autores tienen más éxito que otros? ¿Por qué nos gusta leer más a unos antes que a otros? No creo que exista una fórmula mágica para ser un bloguero de referencia, pero sí considero que se pueden crear las condiciones para que nuestra voz sea escuchada.

Denomino “escribir como un profesional” al aprendizaje del conjunto de técnicas que facilitan una mejora sustancial en el estilo, los contenidos y las relaciones con la audiencia. Sí, escribir es una técnica que no se puede enseñar, pero que se aprende. Por ello, comparto mis notas sobre este proceso de aprendizaje utilizando las clásicas 5W del periodismo y el porqué.

¿Quién escribe?

Sea usted mismo. Es lo más innovador“, se le atribuye a Óscar Wilde. Cansa leer blogueros que repiten lo que ya hemos leído en Mashable. No interesa… porque ya existe. Pero no existe nadie capaz de contar tu experiencia montando una empresa o un negocio en un sector concreto, en una ciudad particular y ahora. Ahí sí que puedes ser relevante y diferente de la competencia.

¿Qué escribo?

La técnica importa. Creo que un post debe tener entre 600 y 800 palabras. Con menos, es imposible transmitir ideas. Con más, necesitas otro formato. Los temas son relevantes. Aprovecha los eventos, los actos o las ferias para escribir algo relacionado. En periodismo se llama “percha”. Además, leer y escribir ofrece una ventaja competitiva que no se replica: el conocimiento. Accede a fuentes, informes, blogs de la competencia y otras plataformas parecidas. Ese estar al día no se puede comprar. Más aún, te recomiendo salir de la comarca: no te quedes en tu sector de actividad económica. A menudo, la inspiración llega de la mano de la música, el cine o la novela.

¿Cómo escribo?

Es fundamental cuidar la escritura. Es el reflejo de la compañía y revela numerosas competencias profesionales. No confío en alguien que no es capaz de explicar bien sus ideas o las consecuencias de una determinada noticia (cambio legislativo, nuevo competidor, e.g.) en su actividad mercantil. En la economía digital, la escritura es el arma más poderosa que conozco para diferenciarse. Más aún que otras formas de comunicación.

¿Cuándo?

Desconecta, apaga el móvil y concéntrate. Escribir es una actividad compleja que se realiza mejor offline. Bloquea 30 minutos diarios para redactar una nota que alimente tu blog con tus propias ideas. Escúchate y reflexiona sobre el negocio. Yo escribo a primera hora del día, pero otros sugieren que el martes después de comer es el mejor momento de la semana para actividades no urgentes.

 ¿Cuándo (2)?

Cuando asisto a un acto, publico una “crónica apresurada” de lo que he visto y oído. Me sirve para cristalizar mi experiencia y clarificar mis ideas. No espero que sea un gran texto, sino unas notas. Pero esa conexión mano-cerebro es impagable.

 ¿Dónde?

Sí, Twitter es mi herramienta preferida. Pero no sirve para encauzar un debate o para largas parrafadas. Es un instrumento para conocer, seguir y discutir. No obstante, cuando quiero comprender y ampliar, necesito más. Para eso debería ser un blog en la estrategia corporativa de una empresa, más aún cuando empieza y tiene que explicar a qué se dedica, cuáles son sus negocios, dónde están sus clientes y demás información útil.

¿Por qué?

Olvídate del SEO ya de una vez. Escribir un blog refleja una actitud abierta al cambio y la innovación. Es comprender por la vía de los hechos que estamos en beta permanente. Como lector, leo un blog corporativo y me hago una idea rápida de la evolución de la compañía, de sus palabras clave, de sus intereses. Aprecio cómo se radiografía el sector, las prioridades y los problemas. Para eso, no necesito SEO.

¿Por qué (2)?

Porque escribir te pone en el lugar de la audiencia. Estamos acostumbrados a que nos entiendan nuestros amigos y nuestros competidores. Pero cuando te lanzas a escribir en abierto tienes que cambiar el enfoque y tratar de abrir nuevos mercados de lectores. Con el blog corporativo y personal puedes persuadir de tus propuestas, mostrar tu pensamiento crítico y comentar la actualidad. Compartir es poder, luego cuanto más des, más recibes. Es la esencia de la sociedad red.

¿Por qué (3)?

Porque escribir te convierte en una parte activa de la red social. Son cuatro requerimientos: estar conectado con la comunidad y tu entorno; promocionar tus intereses y áreas de trabajo; crear audiencias, nichos que comparten tu inquietud; y aprender a escribir para las redes sociales. Esto sí es una ventaja competitiva.

Que os aproveche :)

Imagen @Anonymous Account, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]