Formas de monetizar una página web

A la hora de conseguir rentabilizar las posibilidades que Internet pone a nuestra disposición, tenemos distintas alternativas. Podemos optar por fórmulas para obtener ingresos pasivos […]

A la hora de conseguir rentabilizar las posibilidades que Internet pone a nuestra disposición, tenemos distintas alternativas. Podemos optar por fórmulas para obtener ingresos pasivos o activos, pero ninguna es mágica y, de una forma u otra, todas requieren ciertos recursos y, sobre todo, tiempo y esfuerzo.

Es importante tener en cuenta que lo que funciona en una web no tiene por qué funcionar en otra. Al final, se trata de identificar cuál es la fórmula que mejor se adapta a nuestro sector, nuestras circunstancias y nuestras necesidades. Y siempre está la opción de combinar alternativas:

  • Tienda online: Aunque con respecto a otros países el comercio electrónico en España ha tardado más en despegar, actualmente está en plena expansión y todavía tiene por delante un importante recorrido, sin líderes de referencia en muchos sectores.
  • Venta por dropshipping: Esta fórmula consiste en crear tu propia tienda online para vender productos que no son tuyos, sin necesidad de tener stock y sin implicaciones logísticas de ningún tipo. El proveedor o fabricante será quien se encargue directamente de hacer la entrega al cliente final y tú percibirás una comisión por cada venta. Puede tener también sus desventajas, pero sin duda un gran beneficio es poder desentenderse de la parte logística. Eso sí, dar visibilidad a la tienda y los productos requerirá mucho trabajo. Y la web deberá estar perfectamente orientada a la conversión o venta.
  • Venta de infoproductos: los productos digitales o infoproductos, que el usuario se puede descargar directamente en su ordenador (previo pago), son una fórmula cada vez más interesante para obtener ingresos online por su alta demanda. Su gran ventaja respecto a los productos físicos es que no habrá que preocuparse del envío ni del stock y que los ingresos son de carácter pasivo y escalables.
  • Venta por afiliación: El marketing de afiliación consiste en la recomendación y venta de productos, servicios o herramientas ajenas a través de tu web para obtener una comisión y a través de distintas opciones: contenidos, banners, email marketing, etc.
  • Venta de servicios: Una opción interesante, antes de vender tus servicios directamente, es haberte posicionado como “experto” en un determinado campo y que hayas conseguido crear una comunidad alrededor de tu web, gracias a los conocimientos que hayas compartido. Una vez hecho esto, tus servicios se venderán mucho más fácilmente, porque ya has demostrado de lo que eres capaz.
  • Plataformas premium (membership sites): Son espacios que ofrecen contenidos exclusivos a usuarios por el pago de una cuota (mensual, por ejemplo).
  • Publicidad (Adsense, banners, etc.): No todos los sectores son igual de rentables y no es tan fácil como colocar un par de anuncios en tu web y que los ingresos empiecen a llegar. Antes de nada, habrás de tener tráfico para intentar conseguir el máximo de clics y para convencer, con datos en la mano, a los anunciantes.
  • Monetización de una newsletter: El email marketing está muy vivo y una newsletter no solo es una potente herramienta por sí misma, sino que además ofrece otras posibilidades desde el punto de vista de la monetización (publicidad, afiliación…).

 

Foto: Tax Credits

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]