Los mercados municipales despiertan al nuevo emprendedor

Hay ocasiones en que las oportunidades están a la vuelta de la esquina. En España existen 1.300 mercados municipales, algunas de estas grandes infraestructuras podrían […]

Hay ocasiones en que las oportunidades están a la vuelta de la esquina. En España existen 1.300 mercados municipales, algunas de estas grandes infraestructuras podrían despertar de su letargo en los próximos años siguiendo exitosas experiencias como las remodelaciones de los mercados de San Miguel y San Antón en Madrid, este último con más de 10.000 vistas diarias en fin de semana.

Otros nunca perdieron su poder de convocatoria, como los emblemáticos mercados de La Boquería en Barcelona o de Santiago de Compostela, verdaderos motores comerciales de la ciudad. En unos y otros casos, me gustaría destacar que los emprendedores tienen en sus instalaciones una oportunidad de negocio escondida. Soy consciente de que muchos de vosotros dudáis de la afirmación, pero permitidme defenderla.

Como explico en un artículo de la revista Emprendedores de este mes de febrero, el mercado mantiene intacta su imagen de calidad en la venta de producto fresco, se ubica en enclaves estratégicos y, aunque vivieron mejores épocas, atraen a un significativo número de clientes. De hecho, la tienda tradicional sigue liderando la venta de producto fresco con una cuota de ventas que ronda el 40%, y muchas de ellas están ubicadas en estos mercados.

Pero el espaldarazo definitivo ha llegado con la buena acogida de experiencias como la del barrio de Chueca en Madrid. El emprendedor Octavio Rodríguez, que ya regentaba la antigua charcutería, soñó con un centro totalmente renovado que recuperara la función de plaza vertebradora del barrio: un lugar en el que los vecinos pudieran comprar y charlar.

Reinvención total

Para lograrlo el mercado de San Antón ideó tanto una zona tradicional de venta como otra de degustación y despacho de comida preparada, y una tercera de hostelería, todas ellas ubicadas en un moderno edificio, que también cuenta con un supermercado. Una remodelación profunda, ya que el nuevo mercado debe responder a las necesidades de un consumidor experto y exigente, tanto el que acude en busca de calidad y asesoramiento, como el que requiere productos prácticos como semielaborados o listos para comer. Entrega a domicilio o, incluso, personal shopper como en el mercado de Santiago de Compostela, enriquecen la experiencia de venta del usuario.

Sin embargo, está claro que no todas las ubicaciones pueden ofrecer un concepto, digamos, gourmet. Existen interesantes experiencias como la del también madrileño mercado de San Fernando en el barrio de Embajadores, en donde la asociación de comerciantes colgó en las Navidades de 2011 un cartel de alquiler de locales a 10 euros/metro/mes para cualquier tipo de actividad. La oferta trataba de suplir el desinterés que los comerciantes profesionales de los mercados estaban demostrando para cubrir unos puestos que languidecían por desocupación.

La respuesta fue inmediata. Y hoy una nueva generación de empresarios trata de consolidar sus propuestas que van desde venta de vinos a granel, tienda especializada en cerveza, venta directa desde cooperativas agrarias a otros no relacionados con la alimentación, como arreglos de ropa, venta de artesanía, un estudio de arquitectura o la rompedora La Casquería, de venta de libros de segunda mano al peso. Hoy este mercado mantiene una concurrida lista de espera y parece haberse convertido en una auténtica incubadora empresarial.

Puede que algunos de estos emprendedores sigan la estela de empresas que están haciendo de su estrategia de crecimiento en mercados municipales una de sus claves de éxito. Hablo de iniciativas que nacieron en este medio pero cuyas nuevas generaciones refuerzan su vocación de crecimiento aportando modelos de gestión muy depurados, como la catalana Mas Gourmet, con una red de 15 establecimientos y cuyo consejero delegado, Jorge Más, mereció en 2011 el premio de Joven Empresario concedido por la Asociación Independiente de Jóvenes Empresarios Catalanes. La madrileña Hamburguesa Nostra es, sin duda, otro buen ejemplo con su concepto de hamburguesa gourmet y varios formatos, de alimentación y hostelería.

No todo vale

Si has llegado a esta altura del post, quiero pensar que el tema te ha despertado interés. Sin embargo, me parece imprescindible concluir con algunas de las claves que creo imprescindibles para moverse en este medio.

La primera de ella es la importancia de identificar mercados que cuenten con una gerencia moderna, abierta al cambio. Los mercados municipales son en su mayoría infraestructuras de las corporaciones municipales, pero en muchos casos gestionados por asociaciones comerciantes. Es importante que en su línea de actuación se entienda que el nuevo consumidor necesita amplios horarios comerciales, instalaciones complementarias como supermercados y servicios adicionales como entrega a domicilio.

Una amplitud de miras que debe extenderse a la hostelería. La práctica está demostrando que una de las garantías de éxito de los nuevos mercados es la inclusión de zonas de degustación por parte de los propios puestos de alimentación y de servicios de moderna hostelería. El objetivo está claro: renovar a su clientela atrayendo al vecindario más joven.

Foto ©Laureà, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]