Modelo ‘Grow’, el método de mejora personal y profesional

Hace algunos meses escribí sobre el método PDCA (Plan-Do-Check-Act) o ciclo de Deming, un proceso para identificar, desarrollar, medir e implementar cambios en las compañías, […]

Hace algunos meses escribí sobre el método PDCA (Plan-Do-Check-Act) o ciclo de Deming, un proceso para identificar, desarrollar, medir e implementar cambios en las compañías, con la intención de mejorar procesos y resolver problemas en entornos controlados. Hoy hablaré del modelo Grow, un sistema de resolución de problemas desarrollado en Inglaterra durante los años noventa que ofrece resultados probados en cuanto a eficiencia, productividad y simplicidad. Por este motivo, su aplicación se ha convertido en una herramienta indispensable en el mundo del coaching.

Este método pretende ayudar a las personas y miembros de equipos de trabajo en el camino hacia la identificación y resolución de problemas. Grow es un acrónimo de Goal-Reality-Options-Will y significa crecer; sus siglas definen en cuatro etapas el camino que se ha de seguir, siempre con la ayuda del coach, que pregunta, mide y analiza los resultados, para que las metas sean alcanzables.

 

Goal: Definición de objetivos y metas

Para fijar unas metas, lo primero que se debe hacer es efectuar un buen examen de la situación, como punto de partida lo más realista posible. Los objetivos tienen que ser alcanzables y bien definidos, y no podemos confundir objetivos con previsiones. Pregúntate: ¿Qué quieres mejorar? y marca unas metas con un objetivo final claro y concreto. Un objetivo tiene que ser a largo plazo, las metas a corto o medio plazo, pero tienes que definir muy bien cómo sabrás que las metas se están alcanzando para llegar al objetivo final y el tiempo para conseguirlas. Todo ello te proporcionará una lista de beneficios personales y profesionales. ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Qué quieres conseguir? ¿Cuál es tu reto?

 

Reality: La realidad es la verdad

Hacer una evaluación de la situación es un primer ejercicio antes de encontrar las opciones para conseguirlo. Esta evaluación consiste en formularse preguntas y anotar las respuestas. ¿Qué estoy haciendo para lograr el objetivo? ¿Qué podría hacer que no hago? ¿Qué herramientas necesito? A menudo la realidad es que no tenemos claro el primer punto, en este post hablábamos de los errores más comunes que impiden conseguir un objetivo, te animo a que lo leas y seguidamente anotes tu realidad frente a tus objetivos.

Si este segundo punto lo defines bien, te ayudará a detectar las oportunidades y los obstáculos existentes y podrás responder a preguntas como: ¿Dónde estoy actualmente? ¿Qué necesito para el objetivo? ¿Qué situaciones son un obstáculo para mis metas?     

 

Options: Encontrar las mejores opciones

En este punto sabemos dónde estamos, qué queremos lograr y hasta dónde queremos llegar, es el momento de decidir qué opciones tenemos para conseguirlo. Saber detectar las mejores opciones es a menudo el punto más complicado; para ello, debemos identificar las posibilidades reales que tenemos y cuáles presentan menos obstáculos. Pregúntate: ¿Que opciones tengo encima la mesa? ¿Puedo tener alguna alternativa con la ayuda de alguien?

Llegados a este punto, ya conocemos nuestra meta (Goal), sabemos de dónde salimos (Reality) y con qué “vehículo” (options) trazaremos este camino.

De nada sirve que detectemos y tengamos las mejores opciones para conseguir nuestro objetivo, siendo conscientes de la realidad, si no elaboramos un plan de acción adecuado a nuestras posibilidades.

 

Will: La hoja de ruta para recorrer el camino 

Decidir cuándo empezamos a realizar los cambios necesarios, qué compromiso adquirimos y en qué periodo de tiempo esperamos hacerlo son los puntos clave para ejecutar un plan de acción determinado, para lograr las metas y el objetivo. Es en este punto en el que tenemos que poner más énfasis y saber medir las posibilidades alcanzables que nos ofrece el método, de forma que sea posible comprender la situación real para actuar y alcanzar las metas personales y profesionales marcadas, con un calendario de acciones concretas y en un tiempo adecuado a las posibilidades reales.

Para finalizar, es imprescindible dedicar al modelo Grow el esfuerzo y la constancia que merece por parte de los responsables, con el fin de conseguir una mayor calidad de servicio y una mejor comunicación entre los componentes de los equipos de trabajo, lo que se reflejará al final en una mayor productividad y en éxito seguro.

Foto: T.Kiya

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]