Motivar al equipo, tarea del líder

El principal objetivo de los líderes es motivar a otros para tomar decisiones y ejecutar acciones alineadas con la visión de la organización, los objetivos y la estrategia. Esta habilidad, […]

El principal objetivo de los líderes es motivar a otros para tomar decisiones y ejecutar acciones alineadas con la visión de la organización, los objetivos y la estrategia. Esta habilidad, más allá de las técnicas que deben dominar, es la más intangible y, lamentablemente, la más escasa en las organizaciones a día de hoy.

Los líderes más impactantes del mundo en todos los ámbitos, desde el empresarial al gubernamental, han entendido la paradoja de que el liderazgo comienza con el líder, nunca es sobre el líder. Esta máxima debe ser imitada y aplicada por todos los que aspiran al liderazgo.

Como líder, se necesita dirigir, ejecutar y conducir, pero el objetivo principal debe ser capacitar a otros para tomar decisiones y emprender. Pues los resultados, por evidente que parezca, nunca residen en las habilidades de una sola persona, sino que están siempre asociados a los resultados de un equipo. Esto requiere un esfuerzo real para potenciar a las personas o premiar al equipo de forma continua con reconocimiento.

Uno de los primeros compromisos de todo líder es escuchar más que hablar, para que otros se sientan escuchados y obtener valiosa información. Los líderes siempre deben estar aprendiendo.

Cuando llegamos a una posición de dirección, por lo general hemos desarrollado importantes capacidades en el ámbito empresarial, y es cuando se descubren nuevas lecciones que aprender. Por un lado, como directivo ya no se trata de ti, cuando se actúa se te percibe de forma diferente debido a la posición y la institución que representas. Te das cuenta de que la gente empieza a interpretar tus estados de ánimo; si uno está preocupado, distraído o tiene un “día gris”, el equipo empieza a preguntarse si deben preocuparse también. Rápidamente entendemos que tenemos que transmitir los mensajes de una manera completamente distinta y transmitir confianza.

A lo largo de mi experiencia directiva y profesional, he conocido multitud de líderes y creo haber detectado una serie de acciones que distinguen el liderazgo:

 

  • Los líderes son espejos para toda la organización. Si el líder se encuentra pesimista, la organización le seguirá y se implantará un sentimiento de derrota. Si los líderes manifiestan optimismo y confianza, la organización mostrará la misma fuerza y energía. Los buenos líderes tienen la capacidad de generar con cada conversación que los equipos se sientan mejor, más capaces y dispuestos a “empujar” en su trabajo.
  • El liderazgo se manifiesta ayudando a otros a ejecutar. Un líder no debe decirle a sus equipos qué deben pensar o hacer, sino que debe guiarles. Hacerse cargo significa establecer la estrategia y la agenda, y asegurarse de su cumplimiento conforme a las necesidades de la organización. Recordar que es responsabilidad de los equipos la ejecución; si se trata de ejecutar sin el apoyo de todos pronto el líder se encontrará solo y se desviará de su auténtica misión.
  • El liderazgo es tomar conciencia de lo que no se está escuchando. Es un hecho en la vida de todo líder. La gente no le dirá lo que realmente necesita saber, sólo lo que ellos piensan que desea escuchar. Para evitar estar aislados, tienen que estar ahí y comprometidos. Manteniéndose cerca de los clientes y empleados, haciendo preguntas con una mente inquisitiva que ayuden a tener una visión cercana de la realidad, que contribuya a la toma de decisiones.
  • El liderazgo debe implicar humildad y autoconocimiento. La humildad significa que se sabe quién se es, cuáles son las habilidades, fortalezas, debilidades y lo que se ha logrado. Con ese conocimiento se puede dirigir con mayor confianza y centrarse en generar las herramientas para dirigir, inspirar y guiar al resto de la organización.
  • Los líderes tienen un punto final, las organizaciones sobreviven. Los líderes deben reconocer que el punto final de su liderazgo no es el punto final de la organización y actuar en consecuencia. La labor como líder es ser la fuente de energía y cambio para hacer crecer la organización durante el tiempo que se permanezca y entregarla a otro líder, al que los equipos seguirán, en mejor estado que cuando la heredó.
  • El liderazgo tiene que ver con implicar a toda la organización. El mayor logro como líder se mide por el éxito de los demás. Para motivar e inspirar, debe pasarse de “lo que debe hacerse” a “por qué estamos haciendo esto”. El liderazgo debe expresar y representar el propósito a largo plazo y esto se logra con la comprensión e implicación de toda la organización.

Como líder, se debe planificar, desarrollar estrategias, establecer prioridades pero, sin lugar a dudas, su más importante responsabilidad es implicar y motivar a sus equipos, inspirarles para que comuniquen y se impliquen en la construcción del futuro de la organización.

 

Foto @xavi talleda, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]