Un país bien dormido es más feliz

Hace años envidiaba a esas personas que aseguran funcionar como un reloj con cinco horas de sueño, hoy sé que siete u ocho de reparador […]

Hace años envidiaba a esas personas que aseguran funcionar como un reloj con cinco horas de sueño, hoy sé que siete u ocho de reparador descanso me convierten en una persona feliz. Asumido que mis necesidades son las del común de los adultos –la OMS recomienda un mínimo de seis horas diarias, si bien de siete a ocho serían las adecuadas-, tengo mucho más que claro que cuidar la calidad de mi sueño es una de las mejores inversiones.

Las encuestas dicen que los españoles somos de los europeos que menos horas dormimos, pensando el efecto de irritación que en mí produce, me pregunto si no será causa de esa crispación continua que preside muchos de los debates públicos. Abandonando discusiones bizantinas, lo cierto es que el 71% de los españoles tiene una mala calidad del sueño, según un reciente estudio de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), y una de las causas son las pocas horas de descanso:

  • 6,59 horas de media de sueño en España.
  • De 6,30 a 7,29 horas, el 36% de la población.
  • De 4,30 a 6,29 horas, el 26% de la población.
  • Menos de 4,29 horas, el 3%.

Y como una de las consecuencias de esta estadística, 46 de cada 100 españoles aseguran sufrir de somnolencia diurna, que para el 6% se convierte en un auténtico problema para mantenerse despierto en el trabajo o cuando conduce, sin duda una sobreexposición al riesgo innecesaria.

 

Qué quita el sueño a los españoles

Pero la calidad del sueño no solo es cuestión de tiempo. Los motivos que justifican los desvelos nocturnos son muchos, según los participantes en la encuesta de la OCU:

  • El 21% lo atribuye a problemas con el trabajo.
  • El 20%, a trastornos psicológicos como estrés y ansiedad, principalmente.
  • El 14%, directamente a problemas económicos.
  • El 14%, a ronquidos de la pareja, y otro 8% a los ronquidos propios.
  • El 8%, a ruidos externos o de vecinos.

Algunos malos hábitos también están detrás de los problemas para conciliar el sueño: el 36% de los españoles se acuesta con móviles o tablets, aproximadamente el 33% ve la televisión hasta altas horas, el 28% no tiene una hora regular para acostarse y el 25% trasnocha de forma habitual. Ni que decir tiene que todos ellos son considerados hábitos perjudiciales para la preparación del descanso.

A esta descripción añadiría otra problemática y típicamente española: ese enloquecido horario de trabajo. Dotar a la jornada laboral de una mayor coherencia sería una de las mejores formas de modificar estos hábitos: al margen de la importantísima conciliación familiar, volver del trabajo a las 8 o 9 de la noche, no ayuda. De momento, el pacto para la finalización de la jornada laboral a las 6:00 de la tarde, propuesto por la ministra Báñez, se ha convertido en uno de los temas calientes de esta legislatura, esperamos que decisiones más apremiantes no desplacen el desarrollo de esta tan importante.

 

Qué aporta un buen descanso

Puede que llegado este punto aún te estés preguntando por qué necesitas más horas de sueño. Quizá seas de esas personas a las que me refería al inicio del artículo, y tu maquinaria de reloj suizo te permite funcionar con precisión pese a las escasas horas de descanso.  En la web del Centro de Investigación del Sueño (CIS) de la marca Flex he encontrado siete razones que defienden esa máxima de que descansar, más que placer, es necesidad:

  1. Te defiende contra la enfermedad. Permite que el sistema inmunológico funcione mejor.
  2. Afianza el conocimiento. Tanto si estás estudiando un postgrado como si ensayas un nuevo paso en tu escuela de swing, el sueño mejora la memoria y asimila la práctica de nuevos movimientos en deportes o bailes.
  3. Da estabilidad emocional. En la fase REM del sueño procesamos las emociones.
  4. Regenera tu cuerpo. Un proceso que sobre todo se produce durante las horas de sueño.
  5. Mantiene estables los niveles de azúcar en sangre. Las personas que duermen menos son más propensas a sufrir diabetes.
  6. La gran noticia es que durante las horas de sueño se controlan las hormonas del apetito.
  7. Alarga la vida. Las personas que duermen menos de siete horas tienen mayor probabilidad de sufrir ataques al corazón, alta presión arterial y colesterol.

 

Cómo dormir mejor

Muchos españoles recurren a los fármacos, cuando no a la automedicación, para solventar sus problemas con el sueño. Así lo habían hecho el 24% de los participantes en la encuesta de la OCU en los 30 días anteriores a su participación. Para finalizar, recogemos algunos de los consejos que esta organización ofrece para alcanzar un sueño reparador:

  • Evitar el consumo de estimulantes, alcohol, tabaco o comidas copiosas antes de acostarse.
  • Introducir rutinas relajante antes de dormir.
  • Acondicionar el dormitorio: reducir al mínimo el ruido y la luz, y evitar las temperaturas elevadas.
  • No ver la televisión en la cama ni utilizar otros dispositivos conectados.
  • Controlar la siesta en épocas en las que cuesta conciliar el sueño nocturno.
  • Practicar ejercicio unas horas antes de irse a la cama (mínimo tres), de otro modo podría tener el efecto contrario.
  • Acudir al médico cuando con una sana higiene de sueño no mejora su calidad.
  • Limitar el uso de fármacos, que siempre deben ser prescritos por un médico.
  • Experimentar con técnicas de respiración, relajación o psicoterapia.
  • La existencia de problemas de orden respiratorio o cardiovascular que perturben el sueño o los casos de somnolencia aguda durante el día deben ser resueltos mediante el tratamiento médico adecuado.

Felices sueños.

 

Foto: Gellinger

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]