Infografía: ¿Aún sin copias de seguridad en la nube?

Almacenar ficheros en la nube por fin se ha puesto de moda. Y está bien que así sea, porque las ventajas son indudables. Y yo me alegro, porque ha sido […]

Almacenar ficheros en la nube por fin se ha puesto de moda. Y está bien que así sea, porque las ventajas son indudables. Y yo me alegro, porque ha sido difícil convencer a los clientes. Pero tan relajados estamos ahora “en las nubes”, que parece que el tradicional “haz siempre una copia de seguridad” ha quedado relegado al baúl de los recuerdos. Porque si la información está en la nube lejos del agua y del fuego… ¿qué más puede pasarle ahora?

La respuesta es obvia: Tú eres lo que puede pasarle a tu información. ¿Nunca has eliminado un fichero sin querer?, ¿nunca has “machacado” información que al poco tiempo has vuelto a necesitar?, ¿ningún compañero te ha borrado nunca accidentalmente un fichero en un directorio compartido?

Todas estas situaciones nos llevan a afirmar que no hay que “relajarse”. No es igual un almacén de ficheros que una copia de seguridad, ni en la nube ni en la tierra. Si te preguntas si tiene sentido montar un sistema que haga copias de seguridad teniendo la información en un disco duro en la nube, la respuesta es que sí, ya que son servicios diferentes y a la vez complementarios. Por descontado, siempre mejor en la nube.

El almacenamiento en la nube consiste en guardar los archivos en un servidor en Internet en lugar de hacerlo en el ordenador. Esta ubicuidad lo hace especialmente indicado cuando queremos

 

  • Trabajar en remoto desde cualquier dispositivo
  • Compartir archivos con terceros, previa asignación de permisos, claro.
  • Almacenar archivos muy pesados

Por el contrario, el respaldo o backup en la nube es un proceso automatizado que salvaguarda nuestra información. Además genera, con la periodicidad que le indiquemos, una copia de seguridad de nuestros archivos que almacena en Internet, para poder recuperar la información accediendo desde cualquier dispositivo. Estos procesos hacen de forma automática copias consolidadas y por tanto siempre recuperables. Y está especialmente indicado para los usuarios que:

 

  • No pueden o no quieren ocuparse del proceso
  • Quieren tener la completa seguridad de que sólo ellos pueden acceder a su información.

No te confíes y completa tu ecosistema de trabajo en la nube con un Respaldo Cloud.

 

infografia_nube2