Marketing ‘de atracción’ internacional para pymes

El marketing de atracción o de entrada vía web (inbound marketing) es una metodología que utiliza de un modo coordinado varias técnicas de marketing online con […]

El marketing de atracción o de entrada vía web (inbound marketing) es una metodología que utiliza de un modo coordinado varias técnicas de marketing online con objetivos diversos, siendo los más relevantes:

  • Generar tráfico y visitas de calidad hacia un sitio web.
  • Llamar la atención sobre el visitante para que se convierta en lead, en oportunidad de negocio, dejando alguno de sus datos de contacto en nuestro sitio web.
  • Gestionar los leads o contactos con su correspondiente historial comercial y social de interés para la empresa.
  • Crear contenidos que satisfagan necesidades.
  • Socializar la construcción de una marca y su comunicación.
  • Fidelizar y “enganchar” a los clientes para que repitan y prescriban.

Las técnicas son muy variadas: posicionamiento SEO internacional, páginas de aterrizaje, emailings y boletines de permiso, marketing en redes sociales, blogs de empresa, redes verticales, social CRM, etc., pero sin duda el contenido es la espina dorsal. Sin contenido de valor no hay marketing de atracción posible.

Generar contenido de valor, que satisfaga necesidades, que sea capaz de fidelizar y enganchar, no es tarea fácil, y para una empresa con objetivos internacionales supone varias tareas, siendo la fundamental conocer al cliente objetivo.  ¿A qué segmento de clientes me dirijo?

En un entorno global como es Internet, mis “clientes web” pueden ser consumidores finales de mi producto o bien canales de comercialización intermedios, o incluso prescriptores que me faciliten la llegada a cualquiera de los anteriores. Lo más complicado llega cuando tenemos que localizarlos en la red: ¿en qué lugar geográfico los encuentro?, ¿cómo se comportan?, ¿dónde se comunican? Hablamos entonces de selección de mercados y clientes, entendiendo como mercados una zona geográfica en la que localizo mi tipología de clientes y también una tipología de cliente que se encuentra en múltiples zonas geográficas.

En ambos casos, el contenido deberá adaptarse, localizarse e incluso personalizarse. ¿Por qué entonces seguimos traduciendo a idiomas webs pensadas para un mercado local o nacional? Hoy una web multilingüe con contenidos idénticos e “impersonales” en varios idiomas no garantiza que todo el mundo entienda el mensaje que quiero transmitir, sino más bien al contrario, da sensación de no entender las reglas básicas del marketing online internacional, no somos el centro del universo y cada mercado es un mundo…

Un apoyo fundamental en la creación de contenido internacional e “internacionalizable” es el material multimedia, sobre todo el vídeo. ¿Qué opináis?

Foto: borkur.net

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]