5 maneras de mejorar tu imagen personal

Como ya he comentado en alguna ocasión, al emprender tendemos a identificarnos con nuestra empresa y a pasar tanto tiempo pendientes de ella que casi somos […]

Como ya he comentado en alguna ocasión, al emprender tendemos a identificarnos con nuestra empresa y a pasar tanto tiempo pendientes de ella que casi somos una sola cosa. Esto tiene cosas positivas y negativas, y ante todo requiere unas determinadas maneras de actuar. Si la empresa se personifica en el emprendedor que la lidera, cualquier cliente, inversor o competidor que nos vea, estará viendo a toda nuestra pyme.

Esto es algo que se debe contemplar cuando se trabaja la marca personal, para evitar que un mal posicionamiento del emprendedor dé al traste con todo su proyecto. Si decidimos que nuestra marca como profesional va a ser la de nuestra empresa, debemos cuidar ambas con el mismo empeño, y ser conscientes de que nuestras actuaciones afectan a la credibilidad, reputación e influencia de nuestra empresa.

Pero, más allá de la imagen de marca, debemos tener en cuenta esta simbiosis entre emprendedor y empresa cuando hablamos de la imagen personal, esa gran descuidada, en especial entre las empresas más tecnológicas. ¿Quién no ha rechazado amablemente una conversación o una invitación, porque la persona que nos la ofrecía vestía de manera extravagante o desaliñada? Lo que transmitimos con nuestro aspecto, desde la ropa hasta el peinado, pasando por nuestra higiene, influye de manera determinante en nuestras relaciones sociales y profesionales.

¿Cómo lograr que nuestra imagen nos dé el máximo rendimiento?

 

1. Quiérete

Normalmente dejamos traslucir lo que sentimos y pensamos mucho más de lo que imaginamos. Una persona con una imagen personal impecable y con una autoestima muy baja puede causar muy mala impresión a quienes le rodean. ¿Por qué? Porque esa falta de amor por uno mismo se transmite en la manera en que actuamos.

Por eso, el primer paso es aceptarnos, querernos y mimarnos.

 

2. Sé tú mismo

¿Verdad que no montarías una empresa con la idea de otra persona? Pues tampoco pretendas dar una imagen propia copiando el estilo de alguien más. Tratar de imitar a Steve Jobs en el vestir puede ser una catástrofe para tu imagen, ya que no eres Steve Jobs. Procura sentirte cómodo con tu indumentaria siempre, y trata de que exprese tu personalidad… ¡Y los valores de tu empresa!

 

3. Adáptate

Si vas a hacer una presentación en Caracas y llevas una camisa de color rojo, estarás enviando a tus posibles inversores un mensaje muy concreto que tal vez no sea el que quieras. Cada cultura tiene un amplio mundo simbólico asociado a los colores, prendas de ropa, estampados e incluso peinados y olores. Procura informarte siempre de las costumbres del lugar en el que representas a tu empresa, y adáptate para que sea tu imagen la que cambie, no tu mensaje.

 

4. Cuida los detalles

El proverbial resto de comida entre los dientes puede hacer que pierdas la atención de una audiencia que pasa de estar entregada a tu presentación a estar dedicada a seguir con fascinación el recorrido de un trozo de espinaca por tus incisivos.

La imagen personal es algo más que ropa, maquillaje o una sonrisa. Es el cuidado de cada detalle, para dar la sensación de ser una persona de confianza, seria y profesional (¡o todo lo contrario! depende del mensaje que quieras transmitir). Y esos mensajes van en los detalles. La manera en que das la mano, cómo miras a tu interlocutor en una conversación… son partes cruciales de tu imagen personal. Cuídalas.

 

5. No te obsesiones

Este consejo puede parecer contradictorio con respecto al anterior, pero en realidad no lo es. Una persona que vive pendiente de su imagen y no dedica ni un segundo a su trabajo está tan condenada al desastre como alguien que va en calzoncillos y sin duchar a un consejo de inversores.

Lo que transmite tu aspecto es muy importante, pero nadie quiere un cascarón vacío. Además, no olvides que representas en todo momento a tu empresa, que sin duda tiene mucho que ofrecer más allá de un CEO más o menos cuidadoso de su imagen. En mi caso, que soy un desaste para estos temas, contraté para Bubok a una persona que me ayudara en este proceso, como suelo hacer siempre creo que es bueno contar con los mejores profesionales para todo aquello que puedas externalizar.

Foto: Davidd

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]