7 elementos indispensables en la página de pago de tu comercio electrónico

Con el dinero no se juega. Y en Internet, menos. Antes de hacer clic en ‘Comprar’ el usuario se lo pensará muy detenidamente. Si lo […]

Con el dinero no se juega. Y en Internet, menos. Antes de hacer clic en ‘Comprar’ el usuario se lo pensará muy detenidamente. Si lo que encuentra en la página de pago de nuestro comercio electrónico no es de su agrado, no seguirá adelante con el proceso. Esto, por desgracia, es algo que ocurre muy a menudo. Casi siete de cada diez compradores online abandonan el carrito en la fase de pago, el punto crucial que decide el éxito o fracaso de nuestro ecommerce.

Si la compra no se efectúa, hay algo que falla. En la mayoría de los casos se trata de un problema de confianza. Después de elegir el producto, debemos mantener la concentración y el interés del usuario para que el proceso finalice con éxito. Aquí es donde entra en juego la checkout page o página de pago, donde el comprador introducirá sus datos personales como paso previo a la definitiva adquisición del artículo.

Una buena página de pago tiene que transmitir confianza y seguridad al usuario. Es preciso guiar al comprador en todo momento, mostrando claramente cuál es el siguiente paso y con la información del producto siempre disponible. Por ello, en nuestra checkout page no deben faltar ninguno de estos siete elementos:

  1. Barra de progreso. Se sitúa en la parte superior de la página e indica al usuario en qué paso del proceso está y cuánto le queda para finalizar la compra. La barra de progreso es un elemento básico para orientar al comprador, ya que permanece en el mismo lugar desde el inicio de la compra hasta la confirmación de la misma. Cuantos menos pasos tenga que realizar el visitante, más cerca estará de realizar la compra. Una barra de progreso con muchos pasos es desalentadora.
  2. Llamadas a la acción. Al igual que la barra de progreso, permitirá al usuario identificar cuál es el paso siguiente. Son, por ejemplo, los típicos “Iniciar compra”, “Registro” o “Validar”, palabras que de forma directas nos avisan de lo que viene a continuación. Han de estar diferenciadas del resto del texto, ya sea por colores o con un tipo de letra distinto.
  3. Información de contacto / Atención al cliente. Al usuario le gusta saber que puede contar con nosotros en todo momento. Si se produce algún problema durante el proceso de compra, la información de contacto debe estar siempre disponible. Y no solo eso; debemos preocuparnos por ofrecer al cliente más de un medio de atención, bien sea en forma de asistente virtual o los cada vez más habituales chats con operadores especializados. Si no somos capaces de resolver las dudas de los usuarios, perderemos no solo la compra, también a un futuro cliente.
  4. Sellos de seguridad.  El icono de “Compra Segura” debe estar visible en todas las páginas del proceso de pago. Ello garantiza la máxima seguridad en servidores y protocolos HTTPS en todos los procesos de compra y registro, y a la vez inspira una enorme confianza al usuario. Para ello nuestro comercio electrónico debe trabajar con empresas especializadas en gestión de seguridad en línea, como Verisign o Confianza Online.
  5. Retorno. Los usuarios cambian de opinión constantemente. Si se disponen a efectuar el pago y, de repente, necesitan un nuevo artículo del catálogo, ¿qué hacemos?, ¿empezar de nuevo el proceso? No. Si instalamos un botón de “retorno”, “ver catálogo” o “continuar con mis compras”, el usuario podrá volver a añadir nuevos elementos al carrito manteniendo los antiguos.
  6. Resumen de la compra. Añadir artículos al carrito de compra es algo muy sencillo. Pues bien, eliminarlos tampoco debería suponer ningún esfuerzo. Antes de pagar, el usuario necesita saber qué ha añadido a la cesta y cuánto le va a costar. Por ello, el cuadro de resumen del pedido debe estar siempre visible, indicando el número de artículos seleccionados y el precio de cada uno de ellos. El usuario siempre ha de tener la posibilidad de editar los elementos del carrito, incluso cuando ya se ha iniciado el proceso de pago.
  7. Medios de pago. La gran mayoría de usuarios prefiere comprar a través de tarjeta de crédito o débito, pero este método puede ser rechazado en algunas ocasiones. Nuestro comercio electrónico debe prever este escenario y ofrecer al comprador varias posibilidades de pago. Las opciones más populares en este aspecto son PayPal y Google Wallet.

Estos siete elementos no aseguran por sí solos el éxito de una venta, pero son un requisito indispensable para despertar la confianza del usuario, factor clave en la venta online. Si nuestra página permite una navegación fácil y segura, acercaremos aún más a nuestro cliente hacia el final del proceso de compra.

Foto: Polycart

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]