Un buen negocio comienza con un buen nombre

En muchas ocasiones no somos conscientes de la importancia que tiene elegir el nombre adecuado para un negocio. Una buena denominación puede situar a la […]

En muchas ocasiones no somos conscientes de la importancia que tiene elegir el nombre adecuado para un negocio. Una buena denominación puede situar a la empresa en una posición privilegiada, ayudándola a generar una buena imagen de marca y a diferenciarla de la competencia, o bien puede condenarla al fracaso.

La elección del nombre es uno de los elementos más importantes del marketing de una empresa. Ello, unido a las técnicas que se emplean para encontrarlo, forma lo que se conoce como naming.

Para seleccionar un nombre exitoso, es importante tener en cuenta la visión de la empresa y definir el segmento del mercado al que se desea llegar; también es necesario considerar los nombres que utiliza la competencia, ya que lo que se pretende es la diferenciación.

¿Cómo elegir el nombre?

  • Los  nombres  deben ser  cortos, sonoros, entendibles en más de un idioma, simples de recordar y deletrear. Así, el cliente será capaz de recordarlo fácilmente y encontrarlo sin problemas.
  • Debe hacer referencia a la actividad e indicar de manera directa el producto o servicio que ofrece.
  • Debe ser original, para conseguir una identidad única.
  • Todos los conceptos que se asocien con el nombre, con la empresa o con la imagen deben tener connotaciones positivas.
  • Una vez escogido el nombre, hay que verificar que esté disponible y proceder a su registro en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Otro punto importante es el nombre del dominio en Internet. Encontrar uno libre y en sintonía con el nombre de la empresa suele ser bastante difícil, porque hay muchos registrados ya. También es aconsejable reservar tanto el dominio .com como el .es (en el caso de empresas y productos españoles). No sería la primera vez que se confunde una empresa o producto porque los usuarios encuentran primero justo el que no se tiene registrado. La opción de reservar ambos es lo más aconsejable, redireccionando el que no se usa al que tiene toda la información. Así el internauta no tendrá duda posible.

Lo ideal sería que el nombre de la empresa y el dominio coincidieran. Si esto no fuera posible, hay que buscar un dominio relacionado con los productos o servicios que ofrece la empresa. Así, el usuario será capaz de identificar el dominio con el negocio y se acordará de él cada vez que quiera acceder a la web. Es importante que los dominios no sean excesivamente largos ni complicados. Además, la elección del dominio óptimo ayudará a mejorar el posicionamiento en buscadores (SEO).

A la hora de seleccionar el nombre del dominio, una técnica muy utilizada hasta el momento era usar el nombre de un servicio o producto determinado de la empresa, con el fin de intentar aparecer en los primeros resultados de búsqueda. Pero con ello se perdía el posicionamiento de la marca, puesto que lo que se encontraba era solamente el producto.

Tras las últimas actualizaciones de los buscadores y de los protocolos de posicionamiento, este tipo de prácticas han perdido  interés en pro de los dominios con el nombre de la empresa, con lo que se consigue no sólo presencia de marca sino también reputación online.

Foto @sergis blog, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]