Cómo posicionar una web en distintos idiomas

Llegar al mayor número posible de clientes es el sueño de todo el que emprende con un negocio online. Eso se consigue vendiendo productos de […]

Llegar al mayor número posible de clientes es el sueño de todo el que emprende con un negocio online. Eso se consigue vendiendo productos de calidad y con demanda, pero también logrando que la repercusión de estos productos llegue al mayor número de usuarios posible. Por supuesto, siempre que se esté en disposición a nivel logístico de vender o hacer negocio fuera del propio país. Lo primero es lo primero.

Llegado el momento de abrirse a otros mercados, es importante tener en cuenta los distintos factores que influyen a la hora de gestionar el tema de los idiomas en un comercio online, ya que no es tan sencillo como hacer una mera traducción literal de los contenidos (como es casi habitual), y también tendremos que trabajar el posicionamiento de forma específica para hacernos visibles en el país o países que nos interesen.

Traducción de la web

Por supuesto, lo primero que debemos hacer para conseguir que nuestra web esté abierta a usuarios de todo el mundo es traducirla por completo. Como puede que nuestros recursos no sean infinitos y no dispongamos de presupuesto para traducir la web a muchos idiomas, lo ideal para empezar es atacar el idioma más utilizado universalmente: el inglés.

A la hora de traducir los textos, se suele caer en un error que no por clásico deja de ser muy grave: una traducción incorrecta. En inglés hay muchas palabras con diversos significados, que dependen del contexto en el que se encuentren, y utilizar el recurso de un diccionario de inglés online como el traductor de Google o WordReference es lo más accesible, pero hará que nuestros textos carezcan de coherencia para al usuario.

Si tu negocio es serio y quieres que de verdad tu comercio online preste un servicio de calidad a tus clientes internacionales, siempre es recomendable encomendar la traducción de los textos a expertos traductores en el correspondiente idioma. También es importante tener en cuenta la geolocalización de la información. Es decir, el enfoque de dichos textos en función de las características específicas de la audiencia de cada país.

Posicionar la tienda en el lenguaje correspondiente

Una vez traducidos los contenidos del comercio electrónico, tenemos que especificar a los buscadores que nuestra web también está operativa en inglés. ¿Cómo hacerlo? Mediante la etiqueta “Meta tag Language”. A continuación te dejo un ejemplo:

<meta http-equiv=”Content-Language” content=”en” />

Con esta etiqueta ganamos en dos aspectos. Por un lado, estamos diciendo al buscador que el idioma de nuestra web es el inglés. Y, por otro, con ella podemos diferenciar idiomas si nuestra misma web está traducida al castellano.

Igualmente, deberemos hacer las oportunas indicaciones a Google, a través de la herramienta Webmaster Tool, nuestra vía de comunicación con el buscador, mediante la designación de un target geográfico para que pueda tomar nota.

Separar idiomas en una misma web

Si hay dos idiomas diferente,s es importante separar correctamente cada uno de ellos, y dicha separación podemos hacerla por dominios o por subdominios:

– Separación de idiomas por dominios. El “.com” sería para la web en inglés, y el “.es” para la web en castellano.
Separación de idiomas por subdominios. Si la url de nuestro negocio es “pruebelamejorcarne.com”, el dominio español sería “es.pruebelamejorcarne.com”, y el inglés “en.pruebelamejorcarne.com”.
Separación de idiomas por carpetas: en este caso, la estructura de la url sería pruebelamejorcarne.com/es (dominio en español) o pruebelamejorcarne.com/en (dominio en inglés).

 

Foto: juantiagues

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]