¿Cómo se optimiza una página de entrada?

Prácticamente a diario recibimos un sinfín de correos electrónicos, anuncios o cualquier tipo de forma publicitaria en donde se nos invita a hacer clic en […]

Prácticamente a diario recibimos un sinfín de correos electrónicos, anuncios o cualquier tipo de forma publicitaria en donde se nos invita a hacer clic en un enlace que nos traslada a una página web, normalmente con contenidos de tipo comercial. Esto es lo que se conoce como landing page o página de entrada, a la que el usuario llega por mediación del susodicho enlace.

Estas “páginas de aterrizaje” son de vital importancia a la hora de hacer llegar nuestro mensaje al público objetivo en cualquier campaña de publicidad online. Como anunciantes, lo que esperamos de estas acciones es que nos reporten beneficios. Sin embargo, cuando los resultados no son los esperados, el Internet advertising comienza a parecernos poco efectivo. La pregunta que nos debemos hacer en este punto es: ¿qué parte de mi plan de marketing ha fallado?

En muchos casos, la respuesta no se encuentra en un banner mal colocado o en un desafortunado anuncio de texto. Las landing pages son las responsables de que el usuario quiera saber más de nuestra marca o no. Al hacer clic en un enlace, el internauta está manifestando un verdadero interés por el contenido que se le presenta. Sin embargo, lo que se encuentra al aterrizar en nuestra página no cumple generalmente con sus expectativas.

Una landing page adecuada no debe contener exclusivamente información comercial, sino contenido útil para el usuario, algo que despierte un verdadero interés y que aporte valor. Para que se produzca una conversión, necesitamos que el visitante confíe en nosotros. Cuanto más tiempo pase en nuestra página, mayores son las posibilidades de contacto. Si duplicamos la información ya vista en el anuncio en nuestra página de entrada, lo más probable es que el usuario abandone el sitio nada más entrar.

Cinco problemas habituales en páginas de entrada

Hacemos clic. Nueva página. Un par de líneas de texto y una imagen exactamente igual a la que vimos en el anuncio. Junto a la promoción, un formulario nos invita a solicitar información… ¿De qué nos suena? Estamos ante una landing page clásica, ejemplo de lo que no se debe hacer en publicidad online.

Nuestra página de entrada debe seguir la línea marcada en nuestra estrategia de comunicación. Una landing page no es un anuncio, el usuario no quiere ver dos veces lo mismo. Para convertir los visitantes en leads, y estos en clientes, debemos evitar caer en estos cinco errores habituales de “aterrizaje”.

  1. Pocas páginas de entrada ? Muchas empresas tienen solo uno o dos modelos de páginas de entrada, que repiten constantemente. Con ello el usuario solo obtiene información monótona, que le hace perder el tiempo. Como resultado, el tráfico de nuestra web baja, y con él, los leads. Por contra, la creación de más landing pages nos posicionará mejor en buscadores y nos permitirá llegar a un público objetivo más definido.
  2. ¿Más palabras clave o más contenido? ? Es lógico que nuestra página esté optimizada para determinadas palabras clave, pero no debemos pararnos ahí. Las keywords nos ayudarán a que los buscadores indexen correctamente nuestra página de entrada, pero sin un contenido que la respalde, el visitante se marchará. Lo correcto es tratar en la página los mismos contenidos que el usuario demanda, usando el mismo lenguaje.
  3. Estructura incorrecta ? Toda landing page debe cumplir un propósito bien definido. Podemos mantener elementos, pero no copiar modelos anteriores solo porque hayan funcionado en el pasado. Dentro de toda página de entrada no deben faltar estas tres partes: el formulario, las llamadas a la acción y los beneficios (qué aporta nuestro producto o servicio al futuro cliente). Los textos y las imágenes también son piezas clave, pero podemos jugar con el diseño y el contenido para ofrecer al usuario la mejor experiencia.
  4. El formulario, punto clave de la conversión ? La solicitud de información es un punto muy delicado. Para que obtengamos un lead, el usuario debe tener plena confianza en la web que visita. De otra forma, no dejará sus datos personales. El formulario debe ser fácil de entender, con instrucciones para rellenarlo de forma rápida. Más campos traen mayor información sobre el usuario, pero un formulario excesivamente largo puede ser fácilmente rechazado.
  5. El éxito no se mide en leads ? ¿Para qué hemos puesto en marcha una landing page? ¿Para que los usuarios nos soliciten información? Si es así, bien; cuantos más, mejor. Pero más leads no significan más clientes. El visitante espera obtener algo que le aporte valor después de perder el tiempo rellenando un formulario. Si lo que obtiene a cambio de esto le decepciona, no volverá a confiar en nuestra empresa y, por tanto, habremos perdido un posible cliente.

No existe un único factor que sea capaz de medir el éxito de una landing page. El contenido de la página, el diseño, el público al que va dirigido… todo influye si queremos lograr un contacto por parte del visitante. La página de entrada debe cumplir una función dentro de nuestra estrategia de comunicación. No nos quedemos únicamente con los leads. Estos deben ser un aliciente para convertir en cliente al visitante interesado.

Foto: stockvault

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]