Cuidado a la hora de contratar un SEO

El SEO (Search Engine Optimization) engloba todas aquellas estrategias orientadas a que la web de tu negocio pueda ganar visibilidad en los buscadores (y en […]

El SEO (Search Engine Optimization) engloba todas aquellas estrategias orientadas a que la web de tu negocio pueda ganar visibilidad en los buscadores (y en Google fundamentalmente). Ahora bien, el SEO ha evolucionado muchísimo en los últimos tiempos y mucho de lo que se hacía ayer para ganar esta visibilidad ya no funciona a día de hoy.

¿Qué es lo que puede hacer el SEO por tu negocio y qué cosas deberías tener en cuenta antes de contratar este servicio?

  1. Si no te ven, no existes. Es así, puedes tener la mejor web del mundo y un producto fenomenal, pero si no eres visible en los buscadores, a menos que tu marca sea muy conocida y esté ya de partida muy bien posicionada, te estás perdiendo un buen bocado de la tarta. Aun así, hay webs que ni siquiera salen las primeras cuando la búsqueda es por marca. ¿Hasta qué punto importa dicha visibilidad? Pues lo cierto es que seis de cada diez usuarios de Internet, cuando buscan algo, se quedan en la primera página de resultados de un buscador, no van más allá. Y el resto llegan como mucho a la segunda o la tercera.
  2. Nadie puede asegurarte que en un tiempo récord estarás en la primera posición de Google, ni siquiera entre las primeras. El SEO es una estrategia que, bien enfocada, puede dar resultados relativamente rápidos, pero los milagros no existen. Puede que ese resultado llegue antes de lo que esperas y que enseguida te puedas colar entre las primeras posiciones, pero de antemano nadie puede darte esas garantías al 100% sin haber empezado antes el camino.
  3. El SEO requiere constancia y continuidad. Si concentras todos tus esfuerzos en hacer SEO durante un mes y luego te relajas, fácilmente perderás posiciones. Los resultados de los buscadores no son estáticos y la batalla por los primeros puestos es feroz, y mucho más en función de lo competido que sea el nicho.
  4. Del mismo modo que si no tienes visibilidad, te pierdes mucho, otro tanto ocurre si no tienes una web realmente orientada a la conversión. Si te concentras en el SEO pero descuidas tu web, sí, tendrás tráfico, pero no conseguirás vender, que es de lo que al fin y al cabo se trata. Además, a la hora de ganar posiciones, los buscadores también toman en cuenta factores como el tiempo de permanencia en la página o el tiempo de carga. Todo suma.
  5. La era del contenido: De la mano de los cambios algorítmicos de Google, el SEO y el contenido están condenados más que nunca no solo a entenderse, sino a llevarse más que bien. Una web sin apenas contenido tiene muchas papeletas de quedarse atrás. A los buscadores, y a Google en concreto, les gusta el contenido abundante y fresquito. Cuanto más contenido tenga tu web y más lo actualices, más páginas te indexará el buscador para devolverlas en sus resultados y más visibilidad ganarás y más tráfico te llegará.
  6. Las redes sociales: Google es un robot, pero tiende a humanizarse y, a la hora de considerar la relevancia de una página, toma buena nota de las “reacciones humanas”, a partir de la interacción que consigue un determinado contenido. Es decir, si un contenido se comparte muchas veces, entiende que es un contenido que merece estar arriba. Pero, sobre todo, Google barre para casa, por lo que su red social, Google+, no puede quedar fuera en ningún caso ni de tu estrategia Social Media ni de tu estrategia SEO.

Foto: MoneyBlogNewz, distribuida con licencia CC BY 2.0


En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]