Diez pistas para seguir vendiendo online en 2017

Internet continuará sumando consumidores en 2017, pero cada vez va a ser más exigente derivar tráfico hacia las tiendas independientes. Los grandes operadores dominan la […]

Internet continuará sumando consumidores en 2017, pero cada vez va a ser más exigente derivar tráfico hacia las tiendas independientes. Los grandes operadores dominan la Red con sus estructuras y maquinaria publicitaria, por lo que el pequeño debe extremar el cuidado de todos los factores por él controlables.

  1. Mejora de la velocidad de carga de la web. Por cada segundo que una web incrementa su tiempo de carga, mejora en el 27% la tasa de conversión. Se trata de un cálculo del operador especializado Websale, que incluye la optimización de la carga de página como uno de los objetivos prioritarios para los ecommerces en el año que comienza.
  2. Optimización para dispositivos móviles. No es precisamente novedosa, pero la segunda recomendación de Websale es de imprescindible cumplimiento para las tiendas online que aspiren a consolidarse: sin una óptima navegación en smartphone o tableta hay poco que hacer. Recordando el Estudio de eCommerce de España 2016 de IAB Spain, el 29% de los usuarios utilizaron su terminal telefónico y el 19% su tableta en sus compras, si bien estos dispositivos tuvieron un papel mucho más importante en el proceso de información y decisión de la compra. Otro aspecto que no hay que pasar por alto es la influencia de las webs responsive en el SEO del ecommerce, sin duda uno de los criterios que más premian los buscadores.
  3. Marketplaces, un eslabón necesario. Las grandes plataformas de venta online van a seguir siendo el gran aliado del pequeño operador. Y no solo en las fases iniciales de desarrollo de negocio -ganar notoriedad de marca y captar tráfico web-, también como un canal auxiliar de venta estable y complementario a la propia plataforma de venta. Un hecho que exige de una estrategia e inversiones individualizadas, esfuerzos encaminados a dar visibilidad a esta oferta en estos gigantescos grandes almacenes.
  4. Uso del small data como detector de tendencias. El pequeño dato gana preeminencia frente a la tiranía de la gran estadística del big data. Se trata de detectar esos datos que anticipan tendencias del usuario, para darle una rápida respuesta, un concepto puesto de moda por Martin Lindstrom en su libro Small data (Deusto, 2016). En la medida en que se actúe con rapidez, el ecommerce será capaz de dotar de mayor emoción a la compra.
  5. Individualizar la venta. Fruto del análisis del big data y de la utilización de herramientas de inteligencia artificial, la venta online debe responder a las demandas del consumidor. Hablamos de la implementación de bots de asistencia virtual, que conversen con el cliente para resolver al momento demandas puntuales; de motores de recomendación, que sugieran productos seleccionados en función de su historial de compra y navegación; de acciones de marketing segmentadas, con ofertas y descuentos personalizados…
  6. Emisión de vídeos en directo. Las plataformas de retransmisión de vídeos en tiempo real –Periscope, Twitter o Facebook, por ejemplo- han sido uno de los grandes triunfadores del pasado año, y su influencia debe consolidarse y crecer en este que ahora comienza. Convocar a los usuarios a través de estas emisiones para la presentación de productos y demostraciones es otra de las tendencias al alza para los ecommerces, unas emisiones que deben ser cuidadas y prácticas, proponiendo un descuento o promoción especial a los participantes como disparador de compra.
  7. Información enriquecida. El consumidor quiere saber más. La ficha de producto debe enriquecerse añadiendo vídeos y enlaces que aporten información práctica sobre el producto o servicio, siempre prestando atención a generar un bucle de navegación que devuelva al cliente a la plataforma de venta. No hay que olvidar el poder de la recomendación de otros usuarios, comentarios y opiniones que hay que incentivar y mostrar de forma relevante.
  8. Hacia la tienda virtual. Unos 100 millones de consumidores comprarán en webs con entornos de realidad virtual (VR) en 2020, según afirma la consultora tecnológica Gartner para este año. Y 2017 parece marcar el pistoletazo de salida para un cambio que promete ser tan apasionante como aún incierto, habrá que estar atentos a las acciones de los grandes operadores, de hecho uno de cada cinco empezará a trabajar en los próximos meses en este objetivo, también según predicción de Gartner. De momento Alibaba ya ha hecho públicos sus próximos movimientos, leo que en la tienda con tecnología VR en la que trabaja será suficiente un simple movimiento de cabeza del usuario para confirmar la orden de compra: sin duda nos esperan nuevas experiencias como consumidores.
  9. Realidad aumentada para experimentar con el producto. Las experiencias puestas en marcha tratan de acercar las bondades del uso del producto al cliente. Lo más publicitado son una especie de espejos virtuales que permiten ver cómo sienta la ropa o accesorios de moda en la pantalla del dispositivo, probar cosméticos, o comprobar si favorecen unas gafas a tu rostro o un reloj a tu muñeca. La industria de la decoración también experimenta permitiendo ubicar su mobiliario en el salón de casa con unos pocos clics. Habrá que esperar a ver si el consumidor identifica en estos sistemas una ventaja de compra.
  10. Ofrece seguridad. Además de serlo, tu ecommerce debe mostrarse como un entorno seguro para la navegación y compra. El usuario premia con su fidelidad a los entornos protegidos, por lo que es obligado invertir en sistemas que protejan la información de los usuarios y en métodos de pago reconocibles por él, una información que debe mostrarse en la web de forma preferente.

 

Foto: Rilsonav

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]