El poder de la imagen en las campañas de marketing

En anteriores artículos hablábamos de la viralidad en Internet, uno de los puntos clave para que nuestro contenido se difunda con rapidez en la red […]

En anteriores artículos hablábamos de la viralidad en Internet, uno de los puntos clave para que nuestro contenido se difunda con rapidez en la red de redes. Pero con hacer ruido no basta. Si queremos llegar hasta nuestro público objetivo debemos emplear otras técnicas, más allá de publicar por publicar.

Nuestra estrategia de contenidos debe estar orientada a la calidad. Esto hará nuestro mensaje más atractivo y memorable para los usuarios. Para conseguirlo debemos prestar atención al componente visual.

Al consumidor de hoy se le conquista por los ojos. Vivimos en la sociedad de la imagen. Cualquier comunicación que llevemos a cabo debe tener en cuenta este punto. Si queremos que nuestro mensaje resalte, debemos crear contenido visual que destaque entre los miles de posts, tweets y comentarios que se publican a diario. 

Nuestro cerebro procesa mucho más rápidamente una imagen que un texto, ya que tiene que invertir un tiempo extra en decodificar este último. Los seres humanos son, ante todo, visuales. De ahí que más del 90% de la comunicación humana se realice de forma no verbal.

Más allá de cuestiones físicas o biológicas, el principal argumento para poner en marcha una estrategia de marketing visual es que es rentable. Más visitas, mejor engagement o un aumento de la viralidad son algunas de las poderosas razones para integrar contenido visual en nuestra campaña de marketing:

  1.  Generar más visitas. Añadir un elemento gráfico o visual atraerá la atención del usuario, sobre otro contenido basado solo en texto. Si nuestra empresa tiene blog, debemos preocuparnos de añadir una buena imagen a cada post. Lo mismo pasa si publicamos un tweet o un estado en Facebook acompañado de una fotografía o un vídeo. Las empresas que más visitas consiguen son aquéllas que saben distinguirse del resto.
  2.  Compartir y conseguir más tráfico de referencia. Todos los sitios populares de Internet tienen algo en común: se nutren de un enorme tráfico referencial. Esto viene dado por la viralidad. Los contenidos visuales se comparten con mayor facilidad que los textos: infografías, carteles, memes… lo que hace que nuestro contenido se propague rápidamente por la red. El resultado final son más clics e impresiones hacia nuestra marca gracias al tráfico de referencia.
  3. Aumenta el compromiso con la audiencia. Engagement, la palabra mágica. Podemos tener un mayor grado de compromiso con la audiencia usando contenido visual, ya que genera más interacción con los usuarios que un simple texto. Pongamos, por ejemplo, Facebook: las campañas visuales obtienen un enorme engagement; esto se traduce en más impresiones, clics y posibilidades de conversión.
  4. Influye en las emociones. Es cierto, una imagen vale más que mil palabras. Del mismo modo que un color u otro puede influir en nuestro estado de ánimo, el uso de una u otra imagen, vídeo o gráfico puede provocar una respuesta emocional concreta. Si conseguimos crear una adecuada campaña de marketing visual, podremos influir incluso en las decisiones de compra de los usuarios.
  5. Favorece la respuesta de la audiencia. Los contenidos que integran elementos visuales obtienen más y mejores respuestas de nuestro público objetivo. Un 40% de los usuarios online son más propensos a compartir y comentar contenidos visuales que otros basados únicamente en texto.
  6.  El tiempo de visita es mayor. En marketing online, además de atraer, lo que nos interesa es retener. Cuanto más tiempo pase el usuario en nuestra página, mayores serán las posibilidades de conversión. Los elementos visuales ayudan a que el tiempo de visita aumente, captando y manteniendo la atención sobre el contenido.

El componente visual es una pieza clave dentro de cualquier campaña de marketing de contenidos. El mundo 2.0 presta cada vez más atención a este aspecto. Solo hay que echar un vistazo a las últimas modificaciones en las redes sociales generalistas, Facebook y Twitter, que tienen como objetivo dar mayor importancia a la imagen y al vídeo, para luchar así contra el auge de Instagram o Pinterest.

Con una buena campaña de marketing visual creamos, por un lado, un mensaje atractivo y memorable. Por otro, captamos la atención de la audiencia con más facilidad y nuestro contenido se comparte más rápidamente. Es el poder de la imagen, la forma más efectiva de llegar hasta nuestro público objetivo.

Foto: VJ Fungo

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]