Marketing de afiliación: ¿dinero fácil?

La tentación del dinero fácil está en todos los rincones de Internet. Banners, páginas, artículos patrocinados… No nos engañemos. Si algo es demasiado bueno para ser verdad, es que es […]

La tentación del dinero fácil está en todos los rincones de Internet. Banners, páginas, artículos patrocinados… No nos engañemos. Si algo es demasiado bueno para ser verdad, es que es mentira. Ninguna web, anuncio o landing puede asegurarnos al 100% más ingresos para nuestra tienda online, o una forma rápida de monetizar nuestro site. No, las fórmulas mágicas no existen.

Nuestro negocio triunfará en Internet solo si desarrollamos una estrategia de marketing adecuada. En ella podemos incluir redes sociales, creación de contenido, diseño web, etc. Las posibilidades son casi ilimitadas. Pero, ¿y si la promoción de nuestra página web se hace desde una página externa?

Ya hemos visto en este mismo blog cómo pueden ayudar los programas de afiliación a nuestro comercio electrónico, pero lo cierto es que estas técnicas de marketing pueden extenderse a más sectores además del ecommerce.

En líneas generales, el objetivo de los programas de afiliación es atraer usuarios a nuestro site a través de una web externa, insertando generalmente anuncios y promociones en ésta. Esa ‘página amiga’ recibe una comisión cuando el usuario es derivado desde allí a nuestra página y realiza una acción determinada. Por tanto, el modelo que rige esta técnica de marketing es el de coste por adquisición (CPA),un rasgo mucho más eficiente que la valoración por campañas.

Las acciones que realiza un usuario adquirido por afiliación pueden ir más allá de la venta. Nuestro objetivo puede ser un registro, la descarga de un contenido o aumentar la tasa de clics, por ejemplo. Por ese motivo, esta técnica de marketing puede cubrir muchas de las necesidades digitales de nuestra empresa. Puede ayudarnos a promocionar nuestra marca o a captar leads. En este sentido, la afiliación es algo más que ‘dinero fácil’.

 

Afiliación: tipologías, herramientas, resultados

Tal y como hemos podido ver, este tipo de marketing pone a anunciante y afiliado en una win-win situation, ya que el primero solo paga si se producen resultados, y el segundo solo debe preocuparse de dirigir tráfico relevante a la web del anunciante.

El marketing de afiliación puede ser la vía más rápida para, por ejemplo, monetizar un blog monotemático, que a su vez puede ser un primer paso para la consecución de otras acciones beneficiosas para nuestra empresa. La base de todo este sistema es el tráfico.

Debemos valorar varios aspectos antes de escoger a nuestro afiliado, ya que no solo hablamos de otras páginas web. También nos referimos a bases de datos de usuarios registrados, afiliación por buscadores o administradores de correos electrónicos. Y no nos olvidemos de las redes de afiliación, que además ofrecen asesoramiento y gestión de las acciones, en muchos casos.

Antes de poner en marcha un programa de afiliación debemos tener en cuenta un punto clave, la optimización de nuestra web. Si la funcionalidad de nuestro site es dudosa, no lograremos convertir el tráfico adquirido. Debemos cuidar aspectos como el diseño, la navegación, los contenidos o los formularios. La máxima es clara: sin optimización no hay conversión.

Con nuestra web ya preparada, debemos preguntarnos qué herramienta permitirá a nuestro afiliado adquirir más tráfico. Las técnicas pueden ser heterogéneas, pero se necesita cierta concordancia con el servicio o producto que el anunciante proponga. En este sentido, podemos optar por acciones con apps, display advertising, SEM, email marketing

El seguimiento de las campañas es el punto final dentro de los programas de afiliación. Para llevar un control de las adquisiciones, es necesario insertar códigos de tracking, tanto en el sitio web del anunciante como en las herramientas y anuncios encargados de atraer el tráfico. Esto fortalece la relación entre anunciante y afiliado y permite un estudio pormenorizado de los resultados obtenidos por cada acción.

En resumen, los programas de afiliación no son un sinónimo de dinero fácil para nuestro negocio, pero sí pueden ser una parte importante en nuestra estrategia de marketing global. Para que este tipo de técnica funcione, debemos escoger muy bien a nuestro afiliado, y valorar detenidamente las herramientas que va a utilizar para adquirir tráfico para nuestra web. El seguimiento de la campaña nos dará una idea de cuál es el coste de venta o gasto publicitario que estamos asumiendo con cada objetivo, y si el rendimiento de los medios de captación se ajusta a nuestra cartera de productos.

 

Foto: leicca

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]