Ventajas e inconvenientes de los ‘marketplaces’

Hace semanas hablábamos de los programas de afiliación y de las webs comparativas , pues bien, hoy hablaremos de los marketplaces.   ¿Qué son los marketplaces? […]

Hace semanas hablábamos de los programas de afiliación y de las webs comparativas , pues bien, hoy hablaremos de los marketplaces.

 

¿Qué son los marketplaces?

Son plataformas digitales, a menudo retailers gigantescos, que ofrecen su plataforma a otros comercios electrónicos para que puedan publicar sus artículos. De esta forma, los usuarios del marketplace pueden realizar sus compras sin necesidad de acceder al sitio web del ecommerce que en realidad publica los productos. Hay dos tipos de marketplaces: los generalistas, que publican gran diversidad de productos, y los especializados, que trabajan un sector en concreto. Este tipo de acciones permite aprovechar el catálogo del ecommerce para abrir un nuevo canal de venta fuera de la plataforma original.

El marketplace incrementa sus categorías de productos en función de los artículos que los pequeños comercios electrónicos publican dentro de su plataforma, efectuando el marketplace toda la transacción y el ecommerce el envío.

 

Ventajas de publicar los productos en un marketplace

Acceso a un volumen de tráfico importante

El tráfico que un proyecto tiene en sus inicios es limitado y a menudo depende de las campañas de marketing realizadas. La obtención de tráfico hacia un nuevo ecommerce es lenta y costosa.

La integración de productos en un marketplace permite aprovechar los contenidos que ya han sido trabajados para el propio ecommerce, para vender desde otra plataforma con un tráfico mucho más elevado, accediendo así a un público que de forma natural sería mucho más difícil. Los marketplaces acostumbran a tener un volumen de visitas muy importante y pueden servir como escaparates de los productos a cambio de una comisión por venta realizada. Accediendo a este gran mercado el proyecto puede aumentar su visibilidad en Internet a un coste bastante reducido.

 

Garantías en las transacciones

En el marketplace es donde se realiza la transacción en su totalidad, los sistemas antifraude de estas plataformas son mucho mejores que los que un ecommerce puede contratar, por lo que las transacciones son mucho más seguras tanto para el cliente como para el vendedor. La seguridad en el cobro es total para el comercio electrónico y más aún para el cliente, que goza de total garantía de recepción o reembolso.

 

Vender sin plataforma

Existen algunos marketplaces generalistas que no exigen la existencia de una plataforma de comercio electrónico y permiten que en su plataforma se integren catálogos de productos sin que estos estén presentes en otra. Un ejemplo importante es Ebay.com, plataforma de marketplace en la que es posible publicar productos de todo tipo sin necesidad de disponer de un comercio electrónico propio. Ebay permite a la vez vender productos de forma particular, siempre y cuando no se exceda una cifra o volumen de negocio anual.

 

Desventajas de publicar los productos en un marketplace

Reducción de márgenes

El marketplace supone una reducción de márgenes en el producto, ya que por cada transacción realizada el marketplace comisionará un porcentaje que en la mayoría de los casos no es negociable. Será importante valorar el margen neto para comprobar si es viable la integración a nivel económico. Por otro lado, existen algunas cuotas fijas no muy importantes pero que se han de valorar. También es fundamental evaluar qué tipo de productos se van a ofrecer a través de estas plataformas, teniendo en cuenta el margen neto que tiene cada producto.

 

Posicionamiento del ecommerce

Al integrar los productos en el marketplace, parte del contenido digital original que se ha trabajado, tanto a nivel de texto como de imágenes, lo aprovecha el marketplace para posicionarse, muchas veces incluso por delante de tu propio ecommerce. Es conveniente que el contenido no sea idéntico, para evitar un perjuicio en cuanto a posicionamiento para tu comercio electrónico.

 

Funcionamiento del marketplace

El marketplace a menudo tiene su origen en un ecommerce con un flujo de visitas importante e integra dentro de su web un apartado donde comercios electrónicos más pequeños integran sus productos, para así aumentar las categorías y ofertas de productos. Dos ejemplos bien conocidos son Pixmania con Pixplace y Amazon.

En ambos casos estas plataformas ponen a disposición del vendedor herramientas específicas para facilitar la subida de contenidos y el control de los catálogos, para que estos sean mostrados correctamente dentro de las categorías correspondientes.

Los catálogos son subidos en formatos Excel o CSV, que se generan siguiendo las indicaciones de cada marketplace o a través de aplicaciones propias, para subir eficazmente todos los campos requeridos y generar este tipo de documentación (SKU, nombre del producto, descripción, URL de la imagen, precio, etc.). El marketplace vende los productos y envía toda la información necesaria para realizar el envío correspondiente. Una vez finalizada la entrega, se liquidan las comisiones, que varían según el tipo de producto, de forma periódica. En caso de reclamaciones del cliente, el ecommerce deberá responder tanto en caso de devoluciones, como de roturas o ausencia de entrega.

 

En definitiva, el marketplace puede ser una herramienta complementaria a un proyecto ecommerce, que permita tener acceso a un canal de venta con gran cantidad de tráfico aprovechando el catálogo ya trabajado, con un coste relativamente reducido.

 

Foto: pixabay

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]