¿Qué cuenta Internet de tu restaurante?

Una mesa, un móvil, un cliente… ¿un crítico gastronómico?  La red recoge millones de comentarios donde ciudadanos más o menos anónimos cuentan su experiencia sobre […]

Una mesa, un móvil, un cliente… ¿un crítico gastronómico?  La red recoge millones de comentarios donde ciudadanos más o menos anónimos cuentan su experiencia sobre la última comida que compartieron con su pareja o amigos. Unas valoraciones que luego son leídas por miles de potenciales comensales. Son los prescriptores gastronómicos del siglo XXI.

Cada vez más la elección de un restaurante pasa por la consulta en Internet, en donde decenas de guías compiten con sofisticadas herramientas para facilitar la selección del local más idóneo según determinados criterios como precio, localización, tipo de comida o ambiente. Sin embargo, son las plataformas en las que los comentarios y valoraciones de los usuarios mandan sobre otros criterios de organización, las que dieron una vuelta de tuerca cualitativa a estos directorios, ganando el favor del público.

De las casi 300.000 opiniones de todo el mundo recogidas en 2012 por la plataforma española 11870.com, el 47% se referían a negocios de hostelería. Y un segundo dato facilitado por este interesante proyecto (con que el emprendedor Jesús Encinar volvió a dar en la diana tras el rompedor Idealista.com): los 10 sitios más guardados por sus 92.000 usuarios en el pasado año fueron negocios de hostelería.

Para analizar este último dato en su justa medida, conviene saber que tan sólo el 4,31% de 1,6 millones de negocios presentes en la plataforma son restaurantes.

Queda claro que ésta y otras plataformas similares gozan del favor del público, de forma muy especial en sus contenidos referidos a la hostelería. La duda es si muchos de estos negocios están siendo capaces de utilizarlas para promocionar su oferta, ya que contar con perfiles en estos sitios se convierte en una valiosa y económica oportunidad para dar a conocer un pequeño negocio.

Las herramientas que para este fin ofrece la red son muchas. Facebook, Twitter, Pinterest, blogs… son los más habituales, y si no puedes atender todos los frentes, no te agobies, elige aquellos en los que te muevas con más comodidad pero no dejes perder esta oportunidad de promoción.

En esta elección tendrás que tener en cuenta factores como el poder que las imágenes tienen entre los usuarios. Las fotografías son uno de los elementos que más se comparten en las redes sociales, por eso es importante saberlas utilizar. La bloguera Erika Silva contaba hace unas semanas que tras analizar los cientos de fotos que cuelga al año en el Facebook de Marketing Gastronómico, las que habían generado más engagement entre los internautas eran las de tipo educativo, innovador, muestra de platos de gastronomía al gusto de todos, postres y, en quinto lugar, las inspiradoras.

Food porn

Pero si hay una red social que en los últimos meses ha arrasado en lo que a hostelería se refiere, esa es Instagram. Su crecimiento hasta alcanzar los 100 millones de usuarios ha dejado perplejos a todos los gurús de la red, una cifra conseguida en tan sólo dos años, cuando la exitosa Twitter tardó cinco en lograrlo. Un éxito al que no es ajeno la locura por compartir las imágenes con los platos que se degustan, y es que tras pasar por alguno de sus “mágicos” filtros, el resultado puede ser impactante.

La prensa anglosajona, siempre en busca de etiquetados impactantes, no ha perdido el tiempo para bautizar este exhibicionismo gastronómico como food porn. La denominación elegida ahorra cualquier otro comentario.

Algunos empresarios sagaces captaron pronto el poder de esta aplicación fotográfica trabajando con tiento su presencia, pero el que ha dado la campanada ha sido el neoyorkino Comodo. Su iniciativa para crear una nueva versión de su menú utilizando las fotos que de sus platos habían colgado sus clientes en Instagram dio la vuelta al mundo. Lamento no contar con el dato, pero me atrevo a asegurar que sus ya importantes ventas habrán subido de forma significativa tras este anuncio. Comparto un video sobre esta iniciativa:

SMRestauranting

Una prueba más de que el Social Media Restauranting pasa “de ser novedoso a útil e imprescindible en el funcionamiento de cualquier restaurante actual”. Lo cuenta el creador de este concepto, el español Diego Coquillat, quien recientemente nos dejaba un interesante post con las cinco claves que sobre estas lides identifica para 2013:

  • Importancia del contenido visual.  ¡Cómo no!, esta es la primera de sus recomendaciones, que además se amplía a los contenidos de vídeo para canales especializados como YouTube o Vimeo.
  • Twitter como plataforma de comunicación clave. Coquillat considera que no limitar la comunicación a los fans (como hace Facebook) juega a favor de esta plataforma. Una herramienta que se debe utilizar para “humanizar el restaurante mediante algo tan sencillo como es la comunicación directa entre personas y conseguir con ello un valor en la información tanto para el cliente como para el restaurante”.
  • La web móvil no es el futuro, es el mejor presente. Partiendo del hecho de que el móvil ha sido el canal de reserva online que más ha crecido en 2012, este gurú del marketing de la restauración ve como triunfador el concepto SOLOMO, nacido de la unión de lo social, local y móvil, “teniendo en cuenta que un porcentaje muy elevado de los clientes que acuden a un restaurante lo hacen por recomendaciones sociales o por cercanía” .
  • La reputación online como elemento diferenciador y decisivo para el cliente. Un concepto que se entiende como recompensa al trabajo realizado en el propio negocio. Sólo de este modo esa excelencia ofrecida a diario se “traslada a las redes sociales en forma de una corriente de opinión generalizada capaz de influir en la decisión final de compra de un usuario y diluyendo la influencia del precio”.
  • La integración definitiva de lo offline con lo online. En un momento en que las exigencias del cliente de restauración aspiran a la experiencia global, hay que tener en cuenta que debemos satisfacerlas desde la Red: “El desafío al que se enfrentan muchos restaurantes es conseguir una integración real que va a exigir cambios en la propia cultura de la empresa, pero que se va a convertir en un elemento básico para garantizar el futuro”.
Imagen:  @jenschapter3 distribuida bajo licencia Creative Commons BY-2.0
En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]