España está en crisis y el mundo, no

He tenido la suerte de poder ver a Josu Ugarte en directo varias veces. Es un magnífico ponente y una persona con las ideas claras. Aquí […]

He tenido la suerte de poder ver a Josu Ugarte en directo varias veces. Es un magnífico ponente y una persona con las ideas claras. Aquí podéis ver su intervención en el Foro Con Tu Negocio de hace unos meses. Ha escrito un libro realmente interesante que se titula “España está en crisis. El mundo no. Todo lo que pueden y deben hacer emprendedores, directivos y pymes para abrirse al exterior”, donde condensa su experiencia como expatriado y como directivo de Mondragón Internacional. Está de gira con su libro, así que si tienes tiempo y ganas de ver la globalización desde un ángulo diferente, no dejes de ir a la presentación de su libro en tu ciudad.

Pero ¿de qué va este libro? Como bien explica desde el inicio, se trata de compartir “una lectura de la globalización diferente a la que se puede escuchar y leer habitualmente en los medios de comunicación”. Ugarte adelanta que “debemos pasar de exportar a países europeos a innovar, comprar, producir y vender -que no exportar- en y para los países emergentes, además de para los europeos”.

No estamos ante un libro dedicado a las grandes corporaciones, sino a las empresas españolas que quieren recuperar posiciones en el triángulo de la competitividad tradicional: costes, tecnología y marca. Ugarte plantea tres grandes oportunidades de desarrollo para las pymes y los pasos concretos:

  • La multilocalización. Hay que superar la fase de la exportación de bienes y servicios para favorecer la instalación en países diferentes al de la casa matriz. La diversificación de la producción en diferentes áreas geográficas ha limitado el impacto de la crisis e incluso ha mejorado su capacidad competitiva (nuevos mercados por abandono del competidor). La joint-venture es una buena oportunidad. Reduce los costes de instalación en un país y abre mercado rápidamente. Poco importa que se rompa la relación al cabo de 18-24 meses. Es tiempo suficiente para adquirir el conocimiento sobre el terreno.
  • La nueva clase media mundial. En los países emergentes, la demanda de ascensores, automóviles, máquina herramienta y bienes de equipo crece a ritmo de dos dígitos. Esa es la parte del mundo que no está en crisis y esa es la parte positiva de la globalización comercial. “Cuando un mercado crece tanto es más fácil entrar”, pero hay que aventurarse, claro.
  • Miles de proyectos de infraestructuras. Que la burbuja española no nos desoriente. En China, Brasil, India y Rusia necesitan infraestructuras. También en el doble MIT (México, Indonesia, Turquía y Malasia, India y Tailandia). Y en Sudáfrica y en Corea del Sur. Estos países aportan individualmente alrededor el 1% del PIB mundial y son inversores netos. Dieciséis de las veinte mayores ciudades del mundo están ubicadas en estos países, así como más del 25% de las principales compañías globales. Y siguen demandando servicios de telecomunicaciones, energía, transportes, gestión de agua y residuos, así como servicios sociales. Las pymes españolas tienen conocimiento en estas áreas, pero ahora hay que saber competir en otros mercados.

Ugarte ha vivido en Marruecos, en Reino Unido, Polonia y Francia. Desde estos países ha liderado parte de la expansión internacional. Por eso, el capítulo que explica cómo afrontar estos desafíos es bien rico. Son consejos, ideas y prácticas que pueden aplicarse desde ya. Enumero algunos de ellos:

  • Servicios básicos de la administración pública. Son el punto de partida: ferias y misiones, programa de apoyo a las pymes, información en jornadas y encuentros, un método de reflexión estratégica (DAFO o cualquier otro), formación, becarios y prácticas en el extranjero (yo mismo fui becario ICEX :), la definición de los países preferentes para nuestros servicios y bienes, la utilización de las redes oficinas para un primer desembarco y los estudios de mercados elaborados en las propias oficinas de España en el exterior.
  • Los servicios avanzados de multilocalización. Son decisiones que requieren tiempo y consumen parte de la inversión: estudios de mercado avanzados que completen a pie de calle lo que dicen los estudios oficiales, compras en LCC (low-cost countries) de bienes y servicios en países con capacidades industriales y costes competitivos, servicios de implantación de empresas para definir el tipo de presencia (representación, comercialización, alianza o fábrica), participación en parques industriales, la gestión de los expatriados (motivación, salarios, negociación y retorno) y el desarrollo de inteligencia y diplomacia corporativa.
  • Los servicios estratégicos. Marcan la actividad de la empresa en el exterior: la innovación constante, la gestión de la organización, el talento y la multiculturalidad, el diseño de una estrategia de costes, la gestión integral de los proyectos de la mano de las grandes constructoras, la vinculación entre diplomacia corporativa y diplomacia comercial y la gestión de alianzas internacionales.

Espero que este post os anime a la lectura del libro. Si eres una pyme y crees que la globalización aún no te ha llegado, prueba a leer las ideas de Josu Ugarte. Estoy seguro de que te lanzarás al mercado internacional con más ganas que nunca.

Imagen @Victor1558, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]