Los cinco comportamientos del líder del futuro

El mundo empresarial evoluciona vertiginosamente y lo que hace a este cambio perturbador es que el ritmo del cambio a menudo supera a nuestra capacidad personal para reinventarnos. Ello hace […]

El mundo empresarial evoluciona vertiginosamente y lo que hace a este cambio perturbador es que el ritmo del cambio a menudo supera a nuestra capacidad personal para reinventarnos. Ello hace que gestionemos el presente con los hábitos del pasado.

Un secreto a voces es que el liderazgo ha cambiado, porque las personas y las organizaciones se están transformando profundamente. Si tuviéramos que resumir en una única palabra el foco del nuevo liderazgo, ésta sería: innovación.

Los nuevos directivos, gestores de equipos humanos, más que gestionar su realidad, deben cambiarla e innovar. Por ello, cada vez se hablará más de liderazgo innovador, transformador, transformacional,… adjetivos que pretenden subrayar la nueva naturaleza de esta función directiva.

¿Están adaptados los directivos a esta nueva realidad? La mayoría de los gestores de personas fueron socializados y dirigidos en paradigmas del pasado en modelos de liderar que la mayoría de ellos mismos y sus empresas consideran caducos. La mayoría sospecha que aquello que les llevó al éxito, a sus puestos de responsabilidad, podría ser causa de su fracaso y saben que la respuesta está en reinventarse continuamente.

Los comportamientos de este liderazgo del futuro que nos permiten gestionar las personas en el día a día buscando la innovación giran en torno a cinco comportamientos o estilos sobre los que todos los gestores de personas debemos reflexionar:

  1. Motivadores de logro: la palabra clave de la innovación y del liderazgo es acción que conduce a resultados. Los directivos exitosos saben implicar a las personas de su organización para obtener mejores métricas, implicando a las personas en nuevos retos y asegurándose que los asumen como propios.
  2. Desarrolladores: un entorno de cambio exige reinventarse permanentemente. El líder desarrollador logra que el talento de su equipo esté constantemente en desarrollo. La innovación es la hija natural del talento. Pero para que la innovación nazca, además de dejar al talento jugar en libertad, se debe hacerlo crecer.
  3. Proactivos: los líderes del futuro son wayseer, detectan rápido las tendencias, pero sobre todo consiguen implicar a las personas en ese nuevo futuro. Los maestros del liderazgo conseguirán que el propósito de las personas, sus motivaciones y comportamientos estén alineados con el futuro de sus organizaciones.
  4. Potenciadores: el nuevo rol del directivo es crear líderes, ayudar a las personas de sus unidades a que tengan empowerment y capacidad de decidir. Es lo que se ha denominado liderazgo distribuido, el nuevo paradigma de la innovación. La principal misión de los líderes del futuro es crear un entorno donde surjan nuevos líderes; paradójicamente, es asegurar que su rol no sea tan importante.
  5. Integradores: La colaboración en los nuevos entornos es el motor de las nuevas organizaciones innovadoras. El líder consigue que haya entornos donde se produzcan las sinergias de la cooperación, ayuda a que las personas de su unidad hagan equipo, personas que en sus interacciones provoquen la inteligencia colectiva, el caldo colectivo de la innovación.

Estamos ante nuevas organizaciones que requieren nuevos líderes. Y éste, sin duda, es el nuevo reto de los directivos y gestores de personas. Pero, a los que no lo son responsables de equipos, a los profesionales que únicamente son parte del equipo les corresponde igualmente la nueva misión de ser líderes distribuidos.

Ningún responsable organizativo podrá crear equipos de alto rendimiento por sí solo. Los equipos que triunfarán tendrán excelentes líderes en cada uno de sus profesionales, un nuevo tipo de trabajador, un líder distribuido que se autodirigirá, que no esperará, que actuará de forma proactiva en el marco organizativo flexible creado por su empresa.

Las nuevas organizaciones no necesitan líderes carismáticos que frecuentemente vemos en la literatura del management, a medio camino entre el héroe y el superhombre que lo sabe todo y que siempre sabe qué decidir. Sólo se necesitan personas expertas en crear las condiciones de la innovación.

La nueva misión del líder en las organizaciones del futuro será guiar y servir a los miembros de sus equipos, para que asuman este nuevo papel de liderazgo que caracteriza a las organizaciones innovadoras.

Foto: © JohnGoode, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0.

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]