Cinco mitos sobre el funcionamiento de Twitter

Retomamos nuevamente el tema de los ‘mitos’ sobre el funcionamiento de las redes sociales. Hoy dejamos a un lado Facebook para centrarnos en aclarar algunos […]

Retomamos nuevamente el tema de los ‘mitos’ sobre el funcionamiento de las redes sociales. Hoy dejamos a un lado Facebook para centrarnos en aclarar algunos puntos oscuros que rodean a Twitter, la plataforma de los 140 caracteres, que está pasando por una etapa de transición hacia una redefinición de sus servicios.

Twitter está, efectivamente, en el punto de mira. Su modelo de negocio está siendo muy cuestionado, debido entre otras cosas a sus frecuentes interrupciones en el servicio, como las que sufrieron muchos usuarios la pasada semana. También se está viendo claramente superada por la popularidad de otras redes, como Instagram, que ya cuenta con más de 400 millones de seguidores. Estas han sido algunas de las causas que han llevado a la plataforma de microblogging a poner en práctica planes de actuación para paliar la situación, como mejorar la oferta publicitaria.

Dejando estos problemas a un lado, lo que sí es cierto es que Twitter sigue siendo una de las redes sociales preferidas por empresas de todos los tamaños y sectores. Las pymes, en concreto, recurren a esta plataforma buscando promoción y una mejora de las relaciones con sus clientes. Pero para que la comunicación sea efectiva, debemos conocer el funcionamiento real de esta herramienta, dejando atrás creencias erróneas que nos harán perder tiempo de gestión. Conozcamos algunos de los mitos más extendidos:

 

1. Más hashtags, mayor visibilidad

Este es con diferencia el mito más extendido. Los hashtags se usan para categorizar, para distinguir un tema o una palabra clave. Si hacemos clic en uno de ellos, recuperaremos información concreta sobre esa keyword. Los términos más populares (con o sin la almohadilla) pueden convertirse en trending topic, pero poner almohadillas sin ton ni son no dará necesariamente más visibilidad a nuestros mensajes. De hecho, Twitter considera spam los tweets que usan más de dos hashtags. Pero no solo en los mensajes. Colocar almohadillas en la biografía tampoco dará un mayor alcance a nuestro perfil.

 

2. Colocar un punto antes de arroba

Muchas personas creen que colocando un punto antes de la arroba de usuario, el tuit obtendrá mágicamente una mayor visibilidad, ya que alcanzará a los seguidores de la cuenta mencionada. Esto no es del todo cierto. Colocar un signo de puntuación antes de la ‘@’ (en el caso de que esta esté al principio del mensaje) convierte lo que sería una respuesta (una conversación ‘privada’ entre usuarios) en un tuit público, que pueden ver todos nuestros seguidores en su timeline.

 

3. Twitter puede bloquear una cuenta por no publicar

En artículos anteriores ya analizamos los motivos más habituales por los una cuenta de Twitter puede ser bloqueada, y no publicar no está entre ellos, aunque muchos usuarios piensen que sí. Las situaciones de abuso o publicación de spam, sí son motivos de peso para inhabilitar un perfil. En cambio, si utilizamos algún gestor de redes sociales (como Tweetdeck o Hootsuite) para compartir contenido, existe la posibilidad de que nos bloqueen la cuenta por un tiempo, si no solemos iniciar sesión directamente en Twitter.

 

4. Más repercusión al nombrar a muchos usuarios

Tal y como pasaba con el falso truco de los hashtags, nombrar a muchos usuarios al publicar un tuit no aporta absolutamente nada en términos de alcance. Lo único que conseguiremos será molestar a otras personas al incluirlas en el mensaje. La forma más sencilla de aumentar la visibilidad de una publicación es con retweets o valiéndonos de los trending topics.

 

5. Twitter no tiene control sobre los Mensajes Directos

En los mensajes directos, el envío de spam está a la orden del día. Es por este motivo por el que muchos usuarios piensan que Twitter no tiene un control efectivo sobre este tipo de publicaciones, pero nada más lejos de la realidad. Las cuentas tienen un límite de envío de 1.000 mensajes directos (MD) por día. Si el contenido de algún MD es inapropiado, siempre podemos marcar la conversación como spam o como abusiva. También podemos bloquear un usuario para no recibir más mensajes, ya sean directos o en forma de tuit. Recordemos que ningún usuario puede enviarnos mensajes directos si no le seguimos, a no ser que hayamos indicado lo contrario en la configuración de seguridad y privacidad.

En las redes sociales no hay trucos ni atajos. Para que nuestra empresa consiga una presencia efectiva en plataformas como Twitter debemos ser constantes. Nuestras acciones deben ir orientadas a la consecución de unos objetivos muy claros y, sobre todo, acorde con lo que nuestro público demanda. Si no dominamos el manejo de estas herramientas, el rendimiento de cada mensaje se resentirá.

 

Foto: Pixabay

Etiquetas: ,
En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]