Cómo reforzar la seguridad de nuestras cuentas en redes sociales (II)

¿Qué pasa si un hacker accede a nuestras cuentas? ¿Qué ocurriría si un acceso no autorizado a nuestras redes sociales deja al descubierto información importante […]

¿Qué pasa si un hacker accede a nuestras cuentas? ¿Qué ocurriría si un acceso no autorizado a nuestras redes sociales deja al descubierto información importante sobre nuestra empresa? Efectivamente, nada bueno. Está claro que el social media marketing puede aportar grandes beneficios a nuestro negocio, pero en la Red todos estamos en cierta medida expuestos.

Toda precaución es poca. Por eso vamos a retomar nuevamente el tema de la seguridad en las redes sociales. El objetivo, saber qué hacer en caso de que nuestras cuentas queden comprometidas. Ya hemos visto cuáles son los protocolos de actuación para las plataformas más mayoritarias, pero hay vida más allá de Twitter o Facebook.

Antes de entrar en detalle, conviene repasar algunas recomendaciones de seguridad básicas, que son comunes para todas las redes en las que nos movamos. En primer lugar, recordemos: la contraseña. No debemos usar la misma para acceder a todos los sitios web que visitemos. Lo ideal es elegir un término que tenga como mínimo una longitud de diez caracteres y que mezcle mayúsculas con minúsculas, signos de puntuación o símbolos escogidos al azar. Así será más difícil de adivinar.

Otro consejo básico de seguridad online: cuidado con las conexiones públicas. Si vamos a usar un ordenador compartido, debemos cerrar sesión en nuestra cuenta al terminar. Al conectarnos a una WiFi abierta, también máxima precaución. Los hackers pueden aprovechar estos puntos débiles para acceder a nuestros dispositivos.

Como último consejo de seguridad, no podemos olvidarnos de la necesidad de mantener nuestro equipo y los navegadores actualizados. No nos referimos solo a los antivirus y a los firewalls. A la hora de navegar, lo importante es que nos movamos por páginas con sistema de seguridad HTTPS, como las que ofrecen todas las redes sociales en las páginas de inicio de sesión y de configuración.

Y después de estos consejos, vamos a conocer con más detalle cómo proteger nuestras cuentas en redes sociales más minoritarias. Nos referimos a Google My Business (donde incluimos también Google Plus), Instagram y Snapchat.

 

Snapchat

La red social más popular entre el público menor de edad ha sido duramente criticada por sus numerosos fallos de seguridad y configuración. Los últimos tienen que ver con el contenido comprometido de muchas de sus publicaciones. Aunque por el momento son pocas las empresas que usan Snapchat, no debemos perder de vista las siguientes recomendaciones para que este canal sea seguro. La primera es cuestión de actitud; como usuarios, solo debemos compartir Snaps apropiados para nuestro público. Recordemos que, aunque el contenido enviado se elimina a los pocos segundos, cualquier receptor puede hacer una captura de pantalla del archivo. Por eso es muy importante que, antes de iniciarnos en esta red, verifiquemos los ajustes de privacidad para esta plataforma. Si detectamos un comportamiento inapropiado por parte de algún usuario, debemos bloquearlo y reportarlo.

 

Instagram

En muchos sentidos, la política de seguridad y privacidad de Instagram es casi un calco de la de Facebook. En ambas plataformas podemos bloquear usuarios y marcas, denunciar publicaciones y comentarios. El alcance de nuestro contenido puede limitarse todo lo que queramos; solo tenemos que configurar nuestra cuenta como privada y aprobar quién puede ver nuestras publicaciones. Ojo, si alguien con un perfil privado comparte una foto o un vídeo de Instagram en otra red social, la imagen será visible en esta red y el enlace permanente estará activo. Si sospechamos que nuestra cuenta ha sido pirateada y no podemos iniciar sesión, debemos denunciar inmediatamente el robo en la parte de ayuda de Instagram.

 

Google My Business

Con My Business nuestra empresa aparecerá en la Búsqueda de Google, en Maps y en Google+, así que la seguridad en esta plataforma no puede fallar. Las ubicaciones de Google tienen un cierto nivel de interacción con los usuarios (éstos pueden sugerir cambios, dejar reseñas, etc.). Para no perder la conexión con el público y a la vez mantener actualizada la cuenta, tenemos que verificarla. Esta es la única forma de validar y publicar datos de nuestra empresa en la ficha. Recordemos que una empresa no verificada puede ser reclamada por otro usuario, lo que comprometería la propiedad de la cuenta.

Las redes sociales pueden ser un canal de comunicación muy seguro, si tomamos las precauciones necesarias. Un acceso no autorizado a nuestras cuentas puede comprometer seriamente nuestra información personal y profesional. Si no sabemos cómo actuar ante este tipo de situaciones, estaremos completamente expuestos a los ataques de los hackers. En el mundo online, al igual que en el offline, prevenir siempre será mejor (y más barato) que curar.

 

Foto: Pixabay

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]