Cinco ámbitos en los que tu navegador te puede hacer más inteligente

El navegador web sirve para muchas más cosas que para cargar páginas web.

El navegador es la aplicación que usamos en nuestro ordenador -de sobremesa, portátil, tablet, móvil- para cargar páginas de la web. Algunos navegadores son muy conocidos como Firefox, Chrome, Internet Explorer o Safari. El navegador a menudo se confunde con el buscador, la aplicación que nos sirve un listado de webs ordenado por relevancia. Entre los buscadores más conocidos están Google y Bing.

La confusión es comprensible, pues el mismo campo que muestra la dirección de una página web (http://www.ejemplo.com) a menudo sirve para para lanzar búsquedas. Para disolver la confusión, diremos que sin el navegador no podemos usar el buscador, pues este es una página web más que cargamos en el navegador. Sin el buscador sí podemos usar el navegador, por ejemplo para ir directo a una web cuya dirección conocemos.

El caso es que el navegador sirve para muchas más cosas que para cargar páginas web. Igual que los alimentos no solo sirven para proporcionar una sensación de saciedad sino también para aportar nutrientes que nos mantienen más o menos sanos, el navegador también sirve para aportarnos información adicional tanto sobre las webs que carguemos como sobre nuestro propio comportamiento. De esa forma, a semejanza del dicho “que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento” podemos decir “que tu navegador sea tu herramienta y tu herramienta sea tu navegador”.

A continuación veremos cinco ámbitos en los que usar el navegador como herramienta de inteligencia, principalmente mediante la instalación de extensiones o complementos.

Extensiones de navegador. Te hacen más inteligente

Dieta informativa

Buena parte de la información que consumimos en el día a día nos llega a través del navegador, que puede ayudarnos a evitar las interrupciones y las distracciones. Tenemos extensiones de navegador como Adblock Plus, que bloquea los anuncios o Readability, que elimina de la página que queremos leer todo excepto el contenido que nos interesa. También tenemos extensiones más agresivas como Leechblock, que bloquea las páginas de las que pensamos que son un sumidero de productividad o una fuente de infelicidad. No obstante, no necesariamente hay que recurrir a técnicas tan agresivas. Configurar que el navegador se abra en blanco, en lugar de abrir las pestañas que dejamos sin cerrar el día anterior, es menos radical y también puede servirnos. Tenemos disponible un listado extenso de complementos para Firefox contra la infoxicación gracias a David Mendaña, especialista en gestión masiva de información.

Inteligencia competitiva

Instalando extensiones de navegador relacionadas con la optimización para buscadores y la analítica web, podemos acceder con facilidad a información sobre la antigüedad y el propietario del dominio, las palabras clave empleadas o las herramientas de analítica que nuestra competencia usa en su web. También podemos monitorizar los cambios que nuestra competencia vaya realizando en el contenido de su página. He aquí mi colección de extensiones para Firefox para la inteligencia competitiva, es decir, enfocadas a un mejor conocimiento de la actividad y estrategia online de la competencia. Otra información que el navegador nos ayuda a descubrir es el canal RSS de una web, útil en el caso de webs que no publicitan dicho canal, que es una pieza esencial de la inteligencia competitiva.

Atajos

Los atajos a otras herramientas representan quizá el ámbito más conocido en el que usamos el navegador para hacer las cosas de forma más inteligente. Guardar una página en nuestro gestor de enlaces, compartirla en los medios sociales en los que mantenemos presencia o guardarla para leer más tarde son algunos ejemplos. Todos ellos encaminados a evitar abrir una pestaña o ventana de navegador nueva, pues es a través del atajo que nos conectamos con la herramienta o servicio en cuestión.

Yo cuantificado

El “yo cuantificado“, una tendencia que no para de ganar popularidad desde 2010, se refiere a medir y monitorizar el propio cuerpo y comportamiento con la ayuda de diferentes dispositivos conectados a la Red. Puesto que muchas personas pasamos mucho tiempo al día en el navegador, tiene sentido cuantificar nuestro uso del mismo con ayuda de extensiones que facilitan información sobre el tiempo que pasamos en diferentes webs. ¡Seguro que nos sorprenderán algunos detalles! Aquí comparto mi colección de extensiones de automonitorización para Firefox.

Privacidad

Finalmente, el navegador es una herramienta que puede ayudar a cuidar la propia privacidad que, a su vez, es esencial para los que vivimos todo el día conectados a Internet. Una de las colecciones de extensiones más populares en Firefox agrupa precisamente los complementos de navegador para aumentar la privacidad. En ella encontramos extensiones como Collusion, que visualiza de forma muy intuitiva qué empresas están recogiendo datos sobre nuestra navegación en cada momento, o complementos como NoScript, que directamente impiden el rastreo enfocado a construir perfiles segmentados sobre los usuarios.

Para terminar, comentaré que aunque en el post he hablado de extensiones de Firefox, estas por lo general están disponibles también para otros navegadores. Otra cosa es la navegación móvil, pues los teléfonos móviles y las tablets son dispositivos sobre los que tenemos menos control como usuarios que sobre un ordenador de sobremesa o portátil, aunque para Firefox en Android sí existen una serie de complementos.

Foto: archer10 (Dennis), licencia CC BY-SA

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]