Cómo elegir un dominio de Internet efectivo

Según las estadísticas, en España hay casi tres millones y medio de dominios de Internet registrados, de los que prácticamente la mitad son “.es”. Sin […]

Según las estadísticas, en España hay casi tres millones y medio de dominios de Internet registrados, de los que prácticamente la mitad son “.es”. Sin ellos, resultaría tremendamente complicado encontrar cualquier tipo de información en la red de redes. Por esta razón, la elección del dominio es uno de los factores más importantes para nuestra empresa en el mundo 2.0.

¿Para qué sirve exactamente un dominio? Se trata, básicamente, de un nombre para identificar una máquina en particular. Para acceder a una web, primero hemos de realizar una petición de entrada, y el dominio indica al sistema dónde queremos acceder en concreto.

Seguramente nos hayamos preguntado alguna vez si realmente hay diferencia entre un “.com” y un “.es”. Lo cierto es que la hay. Y mucha. Estas terminaciones se conocen como dominio de nivel superior (TLD). Más concretamente, el “.es” sería de tipo geográfico, pues se identifica con España y el idioma español. El “.com” es de tipo genérico, ya que se relaciona con organizaciones comerciales.

Pero hay vida más allá del “.com” y el “.es”. A lo largo de este año se liberalizarán nuevos dominios de Internet, por lo que podrán registrarse terminaciones como “.madrid”, “.viajes” o “.marketing”, definiendo a la perfección el sector de actividad o la localización de nuestro negocio.

Seleccionar el nombre de dominio perfecto

Además de elegir el dominio, nuestra empresa debe registrar el nombre del mismo, es decir, lo que viene justo antes del “.com”, “.es”, etc. Esta es una tarea complicada, ya que cada vez se reservan más y más nombres y terminaciones, por lo que es difícil encontrar direcciones online disponibles que sean sencillas y fáciles de recordar.

En primer lugar, debemos preocuparnos de encontrar un buen nombre, con una extensión adecuada, que vaya en consonancia con el contenido de nuestro sitio web. En cuanto a la longitud, la máxima es: cuanto más corto, mejor. Un nombre de dominio excesivamente largo resulta complicado de memorizar.

En segundo lugar, las palabras clave. Hasta hace poco, llenar el dominio de keywords nos aseguraba una buena posición en los buscadores. Las páginas web de reciente creación no podían competir con las antiguas, que copaban las posiciones más relevantes. Recientemente, Google decidió hacer cambios en su algoritmo para dar menos importancia a este aspecto.

Por ello, el dominio debe contener solo aquellas palabras que mejor definan nuestro negocio, ayudando a los buscadores y a los usuarios a identificar claramente la temática de nuestra web. Para saber cuáles son los términos y tendencias más consultadas, podemos utilizar herramientas como Google Trends o AdWords Keyword Tool.

¿Cómo ayuda la elección del dominio al SEO?

Realmente hay muy pocos usuarios que busquen una web escribiendo el dominio en el navegador. Lo más habitual es recurrir a los buscadores. Con la aprobación de los nuevos TLD (Top-Level Domain) esta acción se volverá más y más frecuente, ya que será realmente complejo memorizar todas estas nuevas terminaciones. ¿Qué quiere decir esto? Que muchas empresas tendrán que hacer un esfuerzo extra para mejorar el SEO de sus páginas.

La elección del dominio y el posicionamiento orgánico son dos factores que van de la mano. Actualmente, los buscadores recuperan con más facilidad los dominios que identifican claramente el contenido del site. En el futuro se espera que las nuevas extensiones tengan mayor repercusión en el SEO, ya que estarán directamente relacionadas con los términos de búsqueda. Por ejemplo, si la página web de nuestro negocio tiene la terminación “.barcelona”, apareceremos con mayor facilidad para búsquedas relacionadas con la Ciudad Condal. Sin embargo, estos nuevos dominios no influyen en el SEO por el momento.

Además del nombre y la extensión, a Google le interesa la calidad del resultado. El buscador valora mucho mejor aquellos dominios que le inspiren confianza. Esto, además del nombre y las palabras clave, tiene que ver con el tiempo de registro. Renovar un dominio por un período amplio es una buena señal a ojos del “superbuscador”. Los dominios con mayor recorrido suelen obtener mejores posiciones.

En resumen, elegir un buen dominio influirá directamente en la visibilidad digital de nuestro negocio. La elección adecuada nos dará una buena herramienta para promocionar nuestra marca en Internet, protegerla y hacer que crezca. Se trata de facilitar el trabajo a usuarios y buscadores para que nos encuentren con mayor facilidad, un requisito indispensable para sobrevivir en el actual panorama online.

 Foto: Van_PC

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]