El testeado del ‘software’, un aspecto esencial en la digitalización de las empresas

Hace unos días se conoció cómo una gran entidad bancaria alemana había ingresado por error 6.000 millones de dólares a uno de sus clientes. Al […]

Hace unos días se conoció cómo una gran entidad bancaria alemana había ingresado por error 6.000 millones de dólares a uno de sus clientes. Al mismo tiempo que se explicaba que la equivocación había sido humana, las redes sociales se llenaron de comentarios:

Raul_Alonso_27102015

Tan solo un ejemplo de cómo funciona el mundo hoy. La digitalización es un proceso imparable en el que las grandes empresas están volcando grandes esfuerzos y recursos, y del que la pyme debe aprender errores y aciertos. La presión de las redes sociales, donde se airea en minutos cualquier ineficiencia de los canales de comunicación con los usuarios cuestionando su reputación, y unos ciclos tecnológicos cada vez más cortos tensionan esta transición. Y este exceso de celo por hacer bien las cosas está disparando el coste en calidad y testeado de las aplicaciones y el software, que ya representan el 35% de las inversiones de tecnologías de la información (TI), con previsiones de que en 2018 llegará al 40%.

Un coste demasiado elevado que evidencia ineficiencias: una excesiva presencia de los procesos manuales y  falta de criterio en establecer prioridades. Esta es la principal conclusión del World Quality Report de Sogeti, Capgemini y HP, que recomienda un presupuesto para este área de no más del 30% del destinado a TI. Se trata de que las empresas accedan a los entornos de Internet, redes sociales, movilidad y nube con una visión más industrializada de reutilización y estandarización.

 

Qué es el testing y para qué sirve

Hace tiempo que la empresa asumió como esencial el testing y soluciones de calidad de las aplicaciones en el entorno de la digitalización. Según las 1.560 empresas entrevistadas para este informe, los cuatro objetivos prioritarios que persiguen estas inversiones son:

  • Seguridad: 80%.
  • Experiencia de usuario: 78%.
  • Optimización de costes: 71%.
  • Mayor calidad de las herramientas: 70%.

Estos son sólo algunos de los objetivos de esta práctica instaurada en la gran empresa, según explica José Luis Antón, director de QA y Testing de Sogeti, pero que cada día está más presente en la agenda pyme: “Muchas startups tienen esta preocupación en su ADN, pero lo importante es que cada empresa evalúe la atención que debe prestar. Si su negocio está expuesto a Internet, a dispositivos móviles y, por supuesto, si es comercio online, debería tenerlo muy presente”.

 

Sectores más sensibles

La pérdida de negocio, clientes y reputación forman el triunvirato de preocupaciones de cualquier empresa. Sin embargo, hay sectores que muestran una mayor sensibilidad a estos factores en su transformación digital. Según el informe de Sogeti, los que están invirtiendo en QA y testing por encima del 35% son:

  • Telcos, medios de comunicación y entretenimiento: 38%.
  • Banca y seguros: 37%.
  • Tecnológicas: 37%.

Recomendaciones clave

Desde Sogeti se alerta sobre “la falta de madurez y eficacia del modelo para abordar esta disciplina”. Con el objetivo de reconducir su coste al recomendable del 30% del presupuesto general de TI, se lanzan las siguientes recomendaciones:

  • Focalizar el QA&testing en la experiencia del usuario y las garantías empresariales. “Esta área debe estar al servicio del negocio y no de la medición de los típicos KPI técnicos”, explica José Luis Antón.
  • Procesos de implantación largos versus procesos cortos. Las empresas deben asumir que la velocidad de la digitalización obliga a la implantación y relevo de tecnologías en espacios de tiempo cada vez más cortos. Ante la imposibilidad de combatir esta imposición, se recomienda abordar los proyectos con técnicas de gestión ágil y establecer puentes de comunicación, colaboración e integración entre los desarrolladores y la empresa.
  • Industrialización del QA&testing. Desde el primer momento de su implantación y de forma continuada, no atendiendo las necesidades puntuales con actuaciones aisladas. Hay que buscar la eficiencia del equipo.
  • Uso de análisis predictivo para priorizar la actividad del testeado. Para trabajar de un modo eficiente, es necesario centrar el esfuerzo en las áreas más sensibles: ¿dónde se comunican más clientes?, ¿dónde se genera más dinero? o ¿dónde se requiere más seguridad?
  • Continuar creciendo en la automatización, pero con estrategia. Hay que buscar patrones y estandarizaciones que favorezcan una gestión efectiva en términos de tiempo/coste, siempre trabajando por la mejora de la calidad del servicio al cliente final.
  • Construir las capacidades de virtualización y cloud testing, dos modelos de actuación que permiten abordar las tareas de QA&testing con un menor consumo de recursos.
  • Expandir las habilidades de los equipos. Para dar respuesta en los plazos que están imponiendo los clientes y los ciclos de innovación es básico que el equipo combine los conocimientos técnicos con los de la funcionalidad de las aplicaciones en las que trabajan.

Foto: Pixabay

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]