Google Cardboard: viaja sin salir de casa con el turismo virtual

Google Cardboard podría traducirse al castellano como “Google Cartón” o, en palabras de Internet, como “la experiencia de la realidad virtual de una forma sencilla, […]

Google Cardboard podría traducirse al castellano como “Google Cartón” o, en palabras de Internet, como “la experiencia de la realidad virtual de una forma sencilla, divertida y asequible”.

Se trata de un visor de cartón que, integrado con un dispositivo móvil, permite vivir la experiencia de la realidad virtual de forma sencilla y sobre todo económica. Aunque lleva tiempo en el mercado, la noticia de hace unas semanas -que indicaba que Google Street View iba a incorporar la posibilidad de utilizar la realidad virtual- abre todo un mundo de posibilidades para muchos sectores, con el turismo a la cabeza.

Una vez que dispongamos de un visor, simplemente debemos descargar la aplicación, colocar el móvil dentro del dispositivo de cartón y sujetarlo con algo tan sencillo como un velcro y una goma elástica y ya podemos comenzar a disfrutar de una experiencia como si estuviéramos en otro lugar, usando tanto la geolocalización del sitio donde estamos como la visión real, al moverse gracias al acelerómetro del móvil.

 

Cómo funciona Google Cardboard

Para entender el funcionamiento, vamos a ir paso a paso, siguiendo las indicaciones oficiales de la web de Google:

 

1. Conseguir un visor

Hazte con tu visor, móntalo y mira su interior para asomarte al mundo de Cardboard. Para vivir una experiencia de realidad virtual, solo necesitas este visor sencillísimo, que cualquiera puede fabricarse o comprar. Con él podrás explorar un montón de aplicaciones que despliegan un mundo nuevo a tu alrededor. Hay dos opciones para adquirirlo:

  • Comprarlo: a partir de 25 dólares se puede adquirir un visor de cartón con sus lentes o bien modelos superiores, mucho más futuristas, a 100 dólares.
  • Montarlo tu mismo: para fabricar un visor, solo necesitas algunas cosas muy corrientes que encontrarás en tu garaje o trastero, en Internet o en tu ferretería habitual: cartón, lentes, imanes, velcro y una goma elástica. Y además Google te ofrece los planos e instrucciones del kit de montaje para facilitar esta tarea.

2. Descargar aplicaciones

Una vez que dispongas del visor, tan sólo hay que descargarse o consultar algunas aplicaciones para viajar por lugares desconocidos, divertirse con juegos envolventes, volar por el espacio exterior y vivir todo tipo de experiencias. Tanto en Google Play como en iTunes hay numerosas aplicaciones para disfrutar de tus Google Cardboard.

 

3. Inventar tus propias experiencias

Además se ofrece la posibilidad de crear aplicaciones propias consiguiendo los SDK de Cardboard y empezando a crear tus propias experiencias envolventes. Cardboard pretende desarrollar herramientas de realidad virtual (RV) accesibles, para permitir que todos disfruten de la realidad virtual de una manera sencilla, divertida y natural. Los SDK de Cardboard para Android y Unity te permiten comenzar a crear aplicaciones de RV con rapidez o adaptar tu aplicación para la RV.

 

4. Jump

Con Jump, cualquier creador puede filmar vídeos en realidad virtual, para sumergirse en ellos y ponerlos a disposición de todo el mundo. Se trata de un soporte circular de cámaras Jump que consta de 16 módulos de cámara dispuestos en círculo y de un ensamblador de visión avanzada en ordenador, así como todo tipo de funciones computacionales muy potentes para transformar 16 filmaciones simultáneas en un vídeo de realidad virtual estereoscópico.

 

Aplicaciones al turismo

A partir de aquí surgen numerosas posibilidades de uso, se trata de aplicar el denominado “turismo virtual”, que es una modalidad de turismo que se realiza sin salir de casa, por medio de las distintas herramientas que nos permiten conocer lugares en Internet.

Más allá de considerar si esto es o no turismo (ya que no cumple con la definición clásica de la Organización Mundial de Turismo, OMT) lo cierto es que, desde el punto de vista del proceso de viaje del turista, esta herramienta permite recorrer cada una de las fases:

  • Inspiración. Sin duda, la posibilidad de conocer un lugar en 360 grados es una de las mejores formas de impulsar al turista a conocer el destino, ya que la sensación tan realista que ofrece hace que la experiencia entronque directamente con la parte emocional del mismo.
  • Planificación. Cuando el turista está planificando su viaje, puede acercarse de forma “inmersiva” a los sitios que desea visitar y visualizar los lugares que va a recorrer.
  • Reserva. Si además de ver un sitio a través del visor podemos incorporar un icono o pestaña que vaya directamente hacia el sistema de reservas o de venta online, aprovecharemos la impulsividad del turista cuando esté disfrutando de esta experiencia y quizás logremos que realice la reserva.
  • Experiencia. Una vez que el turista está en el destino, también puede moverse por sitios cercanos o a los que desee ir a través de la realidad virtual e incluso hacia lugares que, por ejemplo, estén cerrados al público, pero que mediante un sencillo código QR de acceso a ese espacio cerrado o protegido permita vivir la experiencia de estar dentro del mismo.
  • Compartir. El hecho de usar esta herramienta es tan impactante que puede ser “viralizada” por los usuarios, de forma que ejerzan de agentes de marketing. Compartir su experiencia, no sólo del viaje, sino también del uso de Google Cardboard puede hacer que se generalice su uso.

 

Tal y como comentaba al comienzo de este artículo, las posibilidades para el turismo se han multiplicado, al integrarlo con Google Street View y, por tanto, con Google Views, tal y como vimos en el post Google Maps integra la geolocalización de Google.

He estado realizando pruebas este fin de semana. Con la aplicación de Google Street View del móvil podemos buscar cualquier lugar del mundo y nos aparecerán geolocalizadas las imágenes en 360 grados creadas y compartidas por los usuarios.

Por tanto, hay grandes posibilidades con las Google Cardboard, que pueden convertirse en una revolución en el turismo, ya que tienen todo para lograrlo:

  • Se trata de un producto Google integrado en su ecosistema global.
  • Es compatible con otros productos Google.
  • Es barato, si se quiere comprar.
  • Permite a los usuarios construirse un prototipo de forma sencilla.
  • Permite programar aplicaciones.
  • Se pueden visualizar vistas en 360 grados elaboradas por los propios usuarios.
  • Las Cardboard se pueden diseñar de muchas formas, por lo que el producto se diversifica.

Así pues, ¿a qué esperas para probarlas? ¿Ya las conoces? Cuéntanos tu experiencia.

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]