¿Sabías que ya estás en la nube?

Preparando los puntos clave de este post no hacía más que venirme a la cabeza el tema de Presuntos Implicados que decía aquello de “Ay, […]

Preparando los puntos clave de este post no hacía más que venirme a la cabeza el tema de Presuntos Implicados que decía aquello de “Ay, como hemos cambiadoooo”. Y es que el mundo de los negocios se encuentra inmerso en una revolución absolutamente histórica, de la mano de conceptos como la digitalización, globalización, redes sociales, el comercio online, etc.

Hace diez años era rara la pequeña empresa que podía acceder a canales de comercialización masivos a bajo coste, o trabajar con organizaciones o clientes dispersos por el mundo.  Sin embargo, hoy en día ésta es la esencia de muchas empresas jóvenes (y no tan jóvenes), que ven cómo a través del entorno digital pueden alcanzar escalas masivas en su propuesta de negocio. Y para ello hemos tenido que adecuarnos a las nuevas herramientas que la tecnología pone a nuestra disposición – leía, por ejemplo, un informe interno hace unas semanas en el que se reflejaba que el 85% de las pymes tiene página web y casi la mitad canal de venta online. Y es que, a pesar del esnobismo del término cloud, todos llevamos años usando la nube de una forma muy activa, ¿o acaso no utilizamos el correo web la gran mayoría?, ¿o programas de sincronismo de ficheros tipo Dropbox o Disco Virtual En Red o Skydrive?

La nube está presente en nuestro día a día (tanto profesional como personal) y lo hace por méritos propios, ya que nos ha dotado de agilidad, flexibilidad, funcionalidades… Y debemos ser capaces de exprimirla al máximo para alcanzar nuestro objetivo.

¿La clave? Evaluarla como una herramienta más frente a las soluciones tradicionales, teniendo en cuenta tanto sus capacidades como los riesgos que implica (no por el hecho de “ir a la nube” tenemos que hacerlo sin cabeza) y comparando peras con peras. Veamos, por ejemplo, uno de los servicios que más interés está despertando últimamente: la copia de seguridad en la nube. Se trata de soluciones que te ofrecen un respaldo de tus datos (críticos en la mayoría de los negocios) en un Centro de Datos Profesional, totalmente seguro y accesible por parte de los clientes.  Estos productos se posicionan como la evolución lógica del típico disco o cintas de copias de seguridad instalado en la oficina en el que periódicamente vamos volcando las copias de los datos de nuestros ordenadores o servidores.

Pues bien, desde mi punto de vista este tipo de servicios supone una gran ventaja en los tiempos que corren frente a las soluciones tradicionales, por varios motivos:

  • Coste: Hay mucha gente que cree que es más costoso un servicio en la nube que una solución en propiedad, pero… ¿estaremos comparando lo mismo? ¿Cuánto cuestan las ampliaciones del disco o las cintas? ¿Y el mantenimiento? ¿Las licencias? Sumando la pila de costes completa, la cuenta, por norma general, sale con una ligera ventaja del servicio en la nube.
  • Flexibilidad: El almacenamiento en la mayoría de las empresas tiene una curva de crecimiento exponencial (nadie borra nada y los ficheros cada vez son más grandes), por lo que es casi seguro que tarde o temprano tendrás que comprar/ampliar, es decir, invertir. Una de las mayores ventajas del cloud computing es su flexibilidad, que te permite pagar acorde con lo que consumes.
  • Seguridad: “Como en casa en ningún sitio”. Este dogma, válido cuando hablamos de sofá y zapatillas, pierde peso cuando lo hacemos de seguridad de las tecnologías de la información (TI). Los niveles de seguridad física de los centros de datos profesionales mejoran en mucho los que pueda tener cualquier pyme (por norma general) y la seguridad lógica (firewalls, prevención de intrusos, parcheado preventivo de máquinas, etc.) es uno de los pilares de los servicios cloud. Tus datos van a estar más seguros en la nube casi con total seguridad.
  • Disponibilidad: ¿Se va la luz en tu oficina de vez en cuando? ¿Tienes un plan de contingencia en caso de, por ejemplo, una inundación? Estas son algunas de las preguntas que determinan el nivel de disponibilidad que tenemos en los sistemas y, por tanto, en una parte del negocio. ¿O acaso montaríais una tienda online en vuestras instalaciones?
  • Movilidad: Poder acceder a los datos desde cualquier parte del mundo, ya sea a través de un ordenador, una tableta o un móvil es una de las mayores ventajas de los servicios cloud, máxime cuando el entorno de negocio es el descrito en los primeros párrafos.

En resumen, el cloud computing es una alternativa que mejora la capacidad de las infraestructuras de TI. En el ejemplo concreto del respaldo cloud, nos permite dedicarnos al negocio sabiendo que siempre que lo necesitemos vamos a tener nuestros datos de negocio disponibles y seguros. Otro caso claro es el del servidor virtual en la nube que, además de los datos, nos garantiza la disponibilidad de las aplicaciones de negocio.

En este vídeo os contamos sus características:

 

Grabación y edición vídeo: Carmen Gavara.

Foto portada: Ewen Roberts.

Etiquetas: ,
En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]