Smart Data o cómo tomar decisiones que impactan en el negocio

Gestionamos la empresa con preguntas, no con respuestas. Eric Schmidt. Presidente ejecutivo de Google   En un artículo anterior, La transformación digital llega a la cadena agroalimentaria, hablaba de […]

Gestionamos la empresa con preguntas, no con respuestas. Eric Schmidt. Presidente ejecutivo de Google

 

En un artículo anterior, La transformación digital llega a la cadena agroalimentaria, hablaba de lo desapercibida que para muchos está siendo esa transformación. En este segundo capítulo bajaré más al terreno y me centraré en el core de un negocio.

Lo importante en un negoci, es todo aquello que afecta a la cuenta de resultados. Estamos hablando de dar pérdidas o generar beneficios.

Es, por ello, clave que toda transformación digital que planteemos en las organizaciones tenga muy presente el objetivo final del beneficio. Beneficio que no llegará de manera inmediata, todo hay que decirlo, será necesario acometer ciertas inversiones, de las que se irá produciendo el retorno en un espacio de tiempo que previamente se haya marcado en el plan estratégico.

Pero no solo será necesario acometer inversiones, sino también abordar la toma de decisiones. El sector agroalimentario está muy ligado al producto perecedero, una vez llegado a su estado de madurez, su calidad empieza a mermar, tanto en la planta, como a lo largo de todo el proceso, hasta que llega al lineal del supermercado. Por tanto, la gestión de su “ciclo de vida” es clave para no incurrir en pérdidas.

Una primera pregunta que deberíamos hacernos es: ¿cómo podemos mejorar la gestión del “ciclo de vida” del producto? Desde nuestro punto de vista, es clave la incorporación del Smart Data a lo largo de toda la cadena agroalimentaria.

La segunda sería: ¿a qué llamamos Smart Data? A todo dato que, una vez depurado, sirva para tomar decisiones que impactan directamente en el negocio.

 

Tabla-BigData

 

Hemos de tener en cuenta el gran volumen de datos que se generan lo largo del ciclo y su variedad, que también conlleva complejidad, ya que nos puede llevar a la parálisis por el análisis, o confundir a un empresario agrícola con un matemático o estadístico. Debemos buscar datos veraces, que aporten calidad, que sean fáciles de visualizar, y para ello es recomendable que se muestren en un cuadro de mando, con indicadores que faciliten la toma de decisiones rápida y en tiempo real.

Una reflexión final (…) Amazon cree que pronto será capaz de predecir lo que usted va a comprar con tanta exactitud para poder enviárselo ¡antes incluso de que lo haya comprado! Si fuésemos capaces de integrarnos en esa “predicción”, ¿cuánto podríamos optimizar la producción de alimentos? ¿Cómo impactaría la misma en nuestra cuenta de resultados? 

Aprovechemos los conocimientos únicos que podemos obtener gracias a la gestión inteligente del dato sobre los clientes, productos, operaciones y cómo aplicarlos para reestructurar el proceso de creación de valor, optimizar las principales iniciativas y explorar nuevas posibilidades de impactar en la cuenta de resultados. 

Somos conscientes que aún queda mucho camino por recorrer en la transformación digital, que existen demasiados interrogantes, pero debemos ser capaces de vencer las incertidumbres, visualizar hacia dónde se dirigen las tendencias, liderar la gestión eficaz, aprovechar el dato como una ventana de oportunidad para tomar decisiones más coherentes con la realidad del mercado y el impacto que estas producen en la cuenta de resultados, que -como indicábamos en el inicio del artículo- son el core del negocio.

¿Cuáles son tus propuestas para que la transformación digital llegue a toda la cadena del sector agroalimentario? 

Cada minúsculo dato puede ser valioso en mayor o menor medida. Bernard Marr

 

Foto: pixabay