Ventajas y desventajas del ‘software’ libre

Tarde o temprano el software gobernará tu negocio, hasta el punto de que condicionará su evolución como una cúpula de cristal limita el crecimiento de una planta que crece en […]

Tarde o temprano el software gobernará tu negocio, hasta el punto de que condicionará su evolución como una cúpula de cristal limita el crecimiento de una planta que crece en su interior. Las empresas hoy ya son software hace años. El auténtico cataclismo económico sería que Internet dejase de operar. Prueba a experimentar los efectos de que los sistemas informáticos de cualquier empresa con procesos medianamente complejos dejasen de funcionar siquiera dos horas y verás a individuos correteando con las frentes sudorosas de un lado a otro tratando de restablecer la normalidad. Anula los sistemas durante 48 horas o sufre una pérdida de datos importante y hasta la misma empresa podría estar en riesgo de continuar.

El software puede que no sea la clave de una empresa que no se dedique exclusivamente a ello, como por ejemplo Apple, pero al igual que el dinero podría ser el sistema circulatorio, el software podría ser el sistema nervioso. Más vale que esté sano y equilibrado y que no dependa excesivamente de terceros para que funcione correctamente.

Aceptando que el software es un elemento fundamental en tu empresa, ¿hay dónde elegir? ¿qué tipo de software debo utilizar? Afortunadamente estas inquietudes hace ya más de 20 años que tienen una buena respuesta. El software libre.

 

¿Qué es el software libre?

El fundador del concepto del software libre fue Richard Stallman, una auténtica leyenda no exenta de excentricidades, basta con ver su web personal. En 1984 nació el proyecto GNU, cuyo objetivo era crear un sistema operativo Unix libre y que originó la creación de LiNUX, cuyo nombre es realmente GNU/LiNUX. Más tarde, en 1985, fundó la Free Software Foundation, una organización sin ánimo de lucro para promover el uso del software libre en el mundo.

Este tipo de software hace referencia a la libertad de los usuarios para no solo utilizar el software sino además copiarlo, distribuirlo, analizarlo y cambiarlo o mejorarlo. Se resume en las siguientes libertades:

  • Libertad 0: Usar el programa con cualquier propósito.
  • Libertad 1: Estudiar cómo funciona el programa y adaptarlo a tus necesidades, lo que implica acceder al código fuente.
  • Libertad 2: Distribuir copias del programa a cualquier persona.
  • Libertad 3: Mejorar el programa y liberar dichas mejoras, de tal forma que se beneficien el resto de personas que lo usen.

¿Hay software no libre?

Sí. Lo había antes de 1984 y lo habrá siempre, al menos hasta que las máquinas tomen el control de la humanidad y entonces nos deje de importar menos el tipo de software y tengamos que buscar a nuestro John Connor.

El software que no es libre se denomina también software privativo. Su nombre se debe a que priva de las libertades que ofrece el software libre. Normalmente con el software privativo no se entrega el código fuente del programa, por lo que no es posible saber exactamente lo que hace y se paga exclusivamente por el uso del mismo, sin posibilidad de hacer copias, redistribuir ni mejorar el software. Estás cautivo de la empresa que creó el software.

 

Ventajas del software libre

Hay muchas ventajas del uso del software libre para las pymes, destaco algunas especialmente relevantes:

  • Descargar y probar sin coste y de forma ilimitada en el tiempo: Puedes descargar y probar cualquier software libre antes de incorporarlo al ecosistema de aplicaciones de tu empresa. Sin restricciones, probando bien todas sus características antes de tomar la decisión final de usarlo.
  • Soporte gratis y bueno en general: Detrás de las aplicaciones de software libre hay una comunidad de desarrollo que se encarga de resolver las dudas y cuestiones técnicas, y de definir su evolución. Aquí hay que ser cautos, las aplicaciones de cierta importancia tienen una comunidad fuerte detrás y el soporte es muy bueno, pero si la aplicación no es de uso extendido, el soporte puede ser precario.
  • Uso de estándares: Los desarrollos de software libre suelen ser muy fieles a los estándares, lo que significa que suelen comunicarse bien con otras aplicaciones que cumplan con esos mismos estándares, aunque nunca hay que olvidar lo que decía de forma sarcástica Andrew S. Tanenbaum: “lo bueno de los estándares es que hay muchos donde elegir”, haciendo alusión a que se creaban demasiados estándares para resolver problemáticas muy similares.
  • Seguridad muy por encima del software privativo: El hecho de que se tenga acceso al código fuente hace que muchos ojos revisen y prueben ese código y sobre todo sea difícil guardar secretos. Esto provoca que la seguridad sea muy superior en general al software privativo donde el código solo es observado por unos pocos y es, por tanto, más fácil que tenga más agujeros de seguridad.

 

Desventajas del software libre

Las desventajas del software libre son inferiores a sus ventajas, pero analizándolo de forma crítica podemos destacar algunas que conviene tener en cuenta:

  • El sistema operativo de escritorio no ha alcanzado las ventajas del privativo: Su sistema operativo para escritorio está basado en GNU/LiNUX, quizás el más maduro para un usuario no técnico sea Ubuntu, que yo uso habitualmente en mi trabajo. Si bien, por razones diversas que han sido muy analizadas, la penetración de GNU/LiNUX en los PCs del usuario no ha sido tan letal como en los servidores, donde sin duda es el dominante. En este campo aún le queda por mejorar.
  • Soporte técnico urgente: Salvo que se tenga contratado directamente con una empresa, el soporte técnico del software libre es muy bueno, pero logicamente puede que no se ajuste a lo que se necesita en casos de emergencia. Esto es algo normal. Si se requiere un soporte con unos SLA (Service Level Agreement) determinados por necesidades de negocio, no significa que haya que prescindir del software libre, sino que conviene contratar ese soporte a una empresa que lo proporcione y se ajuste a lo que queremos.
  • Usabilidad de las aplicaciones: Esto es algo que va cambiando pero existe. Las aplicaciones suelen tener una usabilidad no muy trabajada en general, hay honrosas excepciones, pero suele ser así, no es un problema importante dependiendo de qué tipo de aplicación sea.
  • Conocimiento técnico: No es necesario ser un técnico para usar el software libre. Pero sí es conveniente que si vas a incorporarlo a tu empresa, tengas una persona que conoce ese mundo y te ayude a analizar y seleccionar las herramientas que necesitas, valorando bien la madurez de los desarrollos y la comunidad que hay detrás en cada caso.

 

En conclusión, el software libre lleva 30 años con nosotros. No es un recién llegado y ha habido muchas empresas que han ganado mucho dinero haciendo software libre y utilizándolo. Ha cambiado hasta la forma de pensar de grandes corporaciones, que se han rendido ante los desarrollos de la comunidad, como en el caso de GNU/LiNUX, que es el sistema operativo que predomina en los servidores, no en vano la lista de los 500 computadores más potentes del mundo está copada por sistemas operativos LiNUX o derivados.

El software libre no es solamente una elección económica, es una opción estratégica y ética que debe estar en sintonía con los objetivos de tu empresa.

Foto: Fran Villena

Etiquetas: , , , ,
En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]