Tipos de empresas que desarrollan modelos de negocio ‘fintech’

La rápida evolución tecnológica está afectando de un modo u otro a la mayor parte de los sectores económicos, dando lugar a términos que tratan […]

La rápida evolución tecnológica está afectando de un modo u otro a la mayor parte de los sectores económicos, dando lugar a términos que tratan de definir los nuevos paradigmas que están surgiendo. Si hablamos de innovación tecnológica y ámbito financiero, el concepto más utilizado es el de fintech, contracción de las palabras en inglés finance y technology.

Entre las múltiples definiciones de lo que es fintech, me gustaría destacar la propuesta por el Consejo de Estabilidad Financiera: “innovación en servicios financieros que es permitida o facilitada por la tecnología, y que podría resultar en nuevos modelos de negocios, aplicaciones, procesos o productos, con un efecto material asociado en la provisión de servicios financieros”. Dentro de esta definición destacan los elementos siguientes:

 

Innovación y tecnología

En las propuestas fintech existe una fuerte cultura del cambio, de tratar de aprovechar la tecnología para el desarrollo de nuevos servicios financieros o para prestarlos de una forma distinta a la tradicional mediante la incorporación de mejoras tecnológicas.

 

Servicios financieros

En principio todos los servicios realizados por la banca tradicional son susceptibles de verse afectados por el fenómeno fintech, aunque lo lógico es que este vaya creciendo en aquellas partes del negocio bancario donde existan menores requisitos legales, como pueden ser los servicios de pago o la financiación alternativa.

Poco a poco el perímetro de regulación va incluyendo nuevas propuestas fintech, y así lo seguirá haciendo, aunque seguramente a un ritmo menor del que muchos consideran adecuado. En este sentido, recuerdo que algunas de las fórmulas de financiación alternativa como el crowdinvesting o el crowdlending ya cuentan en España con regulación legal propia a través de la Ley 5/2015. Sin embargo, hay otras como el anticipo de facturas online (invoice trading) que todavía no la tienen.

 

Nuevos modelos de negocio

En este tercer elemento de la definición me gustaría detenerme especialmente, puesto que afecta al tipo de empresas que están desarrollando modelos de negocio fintech, entre las que se pueden incluir a startups, bigtech, bancos tradicionales, neobanks o challenger banks.

 

Startups

Existe una tendencia generalizada a identificar a las fintech con empresas de reciente creación (startups), con una fuerte base tecnológica y que persiguen el objetivo de disputar el mercado a los proveedores tradicionales de servicios financieros. Tras ellas suelen encontrarse emprendedores provenientes de los ámbitos tecnológico y financiero, que unen su experiencia y conocimiento para competir con las entidades tradicionales. Tratan de sacar partido a su gran agilidad y capacidad de innovación, frente a empresas que necesitan más tiempo para adoptar las nuevas tecnologías.

Si hubiera que destacar el peso que tiene cada una de sus dos áreas principales, la tecnológica ganaría la partida, por lo que las podríamos definir mejor como empresas tecnológicas de reciente creación, que incorporan servicios financieros hasta que estos adquieren entidad propia. En las distintas jornadas sobre fintech a las que suelo acudir, muy dominadas por el ambiente de emprendimiento, asumen su protagonismo principal en el fenómeno fintech, sin embargo, no son sus únicos jugadores.

 

Bigtech 

Las grandes multinacionales tecnológicas como Google, Apple, Facebook o Amazon (identificadas con el famoso acrónimo “GAFA”) también son actores que debemos incluir dentro del fenómeno fintech, puesto que están realizando propuestas en servicios financieros concretos que complementan su negocio principal, como por ejemplo en el ámbito de los servicios de pago. Amazon cuenta con su propio método de pago digital, Amazon Coin, e incluso se rumorea que podría desembarcar en España como banco el próximo año. Estas compañías están muy presentes en la vida de los jóvenes, y para ellas puede ser relativamente fácil convencerlos de que les confíen la gestión de sus operaciones financieras.

 

Bancos tradicionales

La banca tradicional también puede, y de hecho lo está haciendo, incorporar las nuevas tecnologías a la prestación de sus servicios hasta el punto de llegar a abandonar su modo tradicional de ofrecerlos. No todos los bancos están entendiendo el cambio de la misma manera, pero hay algunos que están viendo la necesidad de reinventarse, incluso planteando acuerdos de colaboración con startups fintech.

 

Neobanks y challenger banks

Unido al proceso que está viviendo la banca tradicional, están surgiendo un nuevo tipo de bancos fintech que tienen licencia oficial para operar, pero que se dirigen a un público joven con un conjunto limitado de servicios. Los neobanks ofrecen, a través de aplicaciones móviles, servicios bancarios tradicionales asociándose con bancos también de corte tradicional. Por su parte, los challenger banks son nuevos bancos que operan únicamente a través del canal digital.

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]