Instagram, ¿la red social perfecta para las pymes?

Ni Facebook, ni Twitter, ni Snapchat. Instagram es la red social que arroja las cifras de crecimiento más espectaculares, especialmente para negocios pequeños. La plataforma […]

Ni Facebook, ni Twitter, ni Snapchat. Instagram es la red social que arroja las cifras de crecimiento más espectaculares, especialmente para negocios pequeños. La plataforma ya cuenta desde finales de 2017 con más de 25 millones de cuentas de empresa. Hace unos seis meses, el dato era un 65% más bajo. ¿Por qué las pymes han decidido apostar ‘a lo grande’ por este canal?

El desarrollo de Instagram en los últimos años se ha basado en tomar ‘lo mejor de cada casa’, aglutinando en su plataforma características propias de otras redes sociales. El resultado es un entorno tremendamente dinámico con un sinfín de posibilidades para usuarios y marcas. En poco tiempo puede llegar incluso a competir con las aplicaciones de mensajería instantánea, si se confirma la posibilidad de hacer videollamadas.

Esta línea de innovación constante le ha permitido a Instagram sumar usuarios rápidamente (ya son más de 800 millones). El 80% de esta enorme comunidad sigue a alguna empresa, lo que supone unos 200 millones de followers visitando diariamente cuentas business, con lo que el atractivo para las pymes está más que justificado.

Dejando a un lado la parte cuantitativa, es indudable que Instagram ofrece unos niveles de engagement increíbles, en comparación con otras redes. Las diferentes funciones de la herramienta gustan a todos los públicos. Las Stories, sin ir más lejos, son vistas diariamente por unos 250 millones de usuarios. En cambio, Snapchat reúne en 24h a 173 millones de ‘visitantes’.

Sí, las cifras de Instagram dejan claro que, efectivamente, puede ser la red social definitiva para pequeños negocios. Pero ¿cómo podemos optimizar nuestra presencia en la plataforma para favorecer la conversión de los usuarios?

Lo primero que debemos hacer es definir una estética con la que el público identifique rápidamente nuestra marca. Es lógico que, por ejemplo, un pequeño comercio de moda muestre imágenes de calidad de sus productos, con un look elegante y conectado con las tendencias de temporada. De lo que se trata es de cumplir con las expectativas del público, siendo consistente en las publicaciones. Respetar la temática y evitar los cambios bruscos en la presentación del contenido, el abuso de los filtros es un buen caso, nos ayudará a definir un estilo atractivo.

Nuestra línea de publicaciones puede tener un atractivo extra si utilizamos las aplicaciones apropiadas. La más empleada es Layout, ideal para hacer composiciones divertidas. La otra app imprescindible es Boomerang, para vídeos breves parecidos a los GIF. Y ya para profesionales, Hyperlapse, para formatos de cámara rápida de gran calidad. De forma complementaria, podemos jugar con la oferta de las stores instalando programas que nos faciliten la gestión diaria del perfil, como WhenToGram (para saber las mejores horas de publicación), o que nos ayuden a aumentar las ventas dirigiendo el tráfico hacia nuestra tienda online (con Have2Have.It).

Instagram es mucho más que una aplicación de fotos. Las diferentes funciones que ofrece esta red social nos allanan el camino para llegar a los usuarios que nos interesan. En este sentido, las Stories son una gran baza para las pymes. Una de cada tres ‘historias’ que se visualizan en la plataforma corresponde a contenido posteado por un perfil de empresa. Podemos profesionalizar la story todo lo que queramos; incluso podemos recurrir a aplicaciones como Adobe Spark para conseguir un resultado de gran calidad.

Otro punto importante en la gestión de Instagram es la planificación del contenido. Por muy natural y espontánea que sea nuestra línea de posts, tendremos que contar con un poco de anticipación temática para conseguir que el perfil tenga cierta regularidad. Ahora que la API (Application Programming Interface) permite programar posts con terceras herramientas, esto es mucho más fácil. Tampoco podemos olvidarnos de usar hashtags (lo ideal es poner cinco como mínimo por publicación) y de realizar una adecuada curación de contenido. Sobre este último punto, mejor pensar en conseguir un feed consistente más que una viralidad efímera con un único post.

Como consejo final a esta optimización de cuenta, un paso obligatorio: interactuar con la comunidad. No sólo con seguidores o clientes, sino también con otras marcas y curiosos en general.

Instagram es el mejor escaparate para las pymes en la actualidad, no hay duda. Pero no nos engañemos, lo difícil no es abrir una cuenta, sino mantenerla. Seguir una línea temática que defina nuestro negocio, logrando un equilibrio entre contenido comercial y posts de alto engagement con la comunidad.

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]