Los valores más apreciados en un profesional

Durante la crisis, mientras los economistas explicaban por qué había ocurrido e intentaban predecir cuándo terminaría, se comenzó a hablar de una “crisis de valores”, […]

Durante la crisis, mientras los economistas explicaban por qué había ocurrido e intentaban predecir cuándo terminaría, se comenzó a hablar de una “crisis de valores”, responsable de la recesión económica y de un sinfín de calamidades. Se popularizó hablar de lo mal que estaba “la cosa” y de que era necesario regresar a los valores para salir de la crisis fortalecidos. Pero ¿de qué valores estamos hablando?

Hace poco mencionábamos la importancia de definir la misión, la visión y los valores de una startup, y de seguirlos al pie de la letra. Pero no son sólo las empresas las que deben recordar sus valores: también los empresarios y profesionales de cualquier sector, incluyendo los emprendedores.

¿Cuáles son los valores más importantes para un emprendedor? (aunque muchos de ellos podrían aplicarse a un trabajador por cuenta ajena). Se ha hablado sobre ello en numerosos artículos e informes, pero lo cierto es que, en general, se trata de valores universales:

 

Honestidad

La honestidad supone ser sincero con uno mismo, sin autoengaños. Es algo que los demás podrán percibir. Un profesional honesto consigo mismo y con los demás será digno de confianza y prosperará mucho más.

Coherencia

La coherencia supone tener alineados tus pensamientos y palabras con tus acciones y sentimientos. Ser coherente es atenerte a los valores de tu empresa y a tus principios, aun en situaciones complicadas o controvertidas. Las personas coherentes dan tranquilidad en los momentos inestables, porque uno sabe a qué atenerse con ellas.

Paciencia

Es un valor bastante difícil de encontrar. En el mundo emprendedor, cuando ponemos mucho empeño en un proyecto y nos toca esperar resultados, es difícil resignarse a no hacer nada. Aun así, es necesario ser paciente, y no sólo con los proyectos, sino también con tu equipo, los inversores…

Compromiso

Debes estar comprometido con tu propio proyecto, y debe ser algo que se perciba desde fuera. Es importante que ese compromiso se muestre especialmente en los momentos difíciles, cuando el proyecto flaquee. Pero, al mismo tiempo, debes evitar hundirte con el barco. Hay que saber cuándo parar.

Generosidad

El egoísmo es negativo en cualquier ámbito de la vida, pero en el emprendimiento mucho más. Sé generoso, ayuda a otros proyectos cuando te lo pidan, y procura compartir tu experiencia. No sólo se te tendrá por una persona valiosa, sino que puede sembrar futuras colaboraciones.

Humildad

Aunque es importante creer en tu proyecto, también lo es reconocer los propios fallos y aceptar las críticas. La perfección no existe, y puedes aprender mucho de quienes saben más que tú.

Coraje

A veces tendrás que defender tu proyecto contra viento y marea, y tener el valor de hacer cosas que nunca se han hecho, o de ejecutar acciones muy arriesgadas. El mundo es de los valientes, así que, ¡adelante con ello!

Responsabilidad

Es crucial que seas responsable de tus acciones, ideas y emociones. Si cuando algo sale mal echas sistemáticamente la culpa al becario, nadie podrá tomarte en serio ni confiar en ti. Ser responsable es duro, porque a veces conlleva asumir fracasos, pero piensa que siempre encontrarás algo enriquecedor en cada fallo, si lo asumes en lugar de rechazarlo.

 

Como ves, son virtudes que todos debemos aspirar a tener. Y aquí entra la siguiente duda: ¿es posible adquirir estos valores o debemos nacer con ellos?  Yo soy un firme defensor de que cualquier persona puede mejorar si se lo propone, y cuenta con las herramientas y la ayuda adecuadas. Así que te animo a examinarte a ti mismo, y trabajar aquellos valores que sientas que te faltan para acercarte al mejor emprendedor que puedes ser.

Foto: Stròlic Furlàn – Davide Gabino

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]