Pequeñas ideas que marcarán la diferencia en tu empresa

Si preguntara a un grupo de personas quién ha sido el ganador de los 100 metros lisos en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río […]

Si preguntara a un grupo de personas quién ha sido el ganador de los 100 metros lisos en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro, estoy seguro de que casi todo el mundo sabría la respuesta: Usain Bolt. ¿Pero qué pasaría si preguntara por el atleta que quedó el segundo? Tal vez los más aficionados al deporte lo sabrían, pero si pregunto a esos mismos interlocutores quién quedó segundo en los once títulos mundiales y ocho olímpicos de Usain Bolt, prácticamente ninguno tendría la respuesta.

¿Y sabes que la diferencia de tiempo que ha habido entre ellos es apenas el tiempo que llevas leyendo este artículo? Es decir, apenas unas milésimas de segundo hacen que a uno le recordemos y a otro, que igualmente es un pedazo de atleta, que también ha consagrado su vida al deporte, entrenando también una gran cantidad de horas, sea olvidado rápidamente por la gran mayoría de las personas.

 

La importancia de las pequeñas cosas

Cuando le preguntaban a Usain Bolt por su secreto para lograr esa milimétrica diferencia en la línea de meta, siempre decía que no era otro que entrenar todos los días, porque “cada día que dejo de entrenar son dos días que pierdo, uno el que yo no he entrenado y otro el que mi competidor sí”. Y es que estas sutiles diferencias son las que marcan la diferencia entre lo bueno y lo excelente, en casi todos los aspectos de la vida, incluso en lo físico: una vez leí un artículo que me impactó, que decía que la diferencia entre un rasgo físico bello y uno feo era de apenas un milímetro.

Así que, a pesar de que en lo físico seguramente no podrás hacer mucho, la buena noticia es que en el terrero empresarial para destacar no es necesario algo tan grande como podemos pensarnos, pero sí que hay que estar dispuestos a pagar el precio que corresponde, en el caso de Usain Bolt era entrenar todos los días.

Seguro que alguien podría argumentar que él tenía unas cualidades físicas excepcionales, al igual que nuestro competidor puede tener un producto increíble, pero si Usain Bolt no hubiera entrenado lo suficiente, jamás habría logrado ese palmarés, y si nuestro producto no lo sabemos comercializar correctamente, tampoco llegaremos a ningún lado. Y es que a veces pensamos que la diferencia entre las empresas que sobresalen y las demás son gigantescas, pero realmente son cosas muy pequeñas, bien ejecutadas, que a la larga acaban marcando la diferencia.

 

Reflexiones para mejorar

Por todo ello, el objetivo de este artículo es invitarte a reflexionar sobre esta idea: para superar a tus competidores, realmente solo tienes que hacer un poquito más. Para ayudarte con dicha reflexión, te dejo algunas preguntas e ideas:

  • ¿Qué podrías añadir en la entrega de tu servicio o producto que fuera un poquito mejor? Por ejemplo, los embalajes de Apple están diseñados para que la fricción de las cajas haga que sea un poco más lenta la apertura y así generar más expectativa.
  • ¿Cómo podrías sorprender a tu cliente con algo que tuviera bajo coste para ti? Por poner un ejemplo más de andar por casa, nuestro frutero habitual nos fideliza porque siempre nos regala alguna pieza de fruta o verdura extra de algo que no hemos pedido.
  • ¿En qué puedes mejorar la atención a tu cliente de forma sencilla? A mí me gustan los centros de atención al cliente en los que, cuando llamo, ya saben mi nombre y no parece que soy un desconocido para ellos.
  • ¿Hay algún aspecto de tu producto que se puede mejorar fácilmente? ¿Preguntas a tus clientes habitualmente qué cosas mejorar? ¿Qué detalles pueden hacer que tus empleados estén más contentos y contribuyan más a la compañía?

 

Estoy convencido de que si analizas tu negocio de extremo a extremo, encontrarás esas pequeñas cosas en las que puedes mejorar un poco y que harán de tu empresa algo sobresaliente. Lógicamente, una vez identificadas, solo te queda ponerlas en marcha y estar dispuesto a “entrenar todos los días”.

Etiquetas: ,