Infografía: 10 factores esenciales para la motivación laboral

Seguramente si preguntas a tus compañeros o a tus empleados por qué acuden diariamente a su lugar de trabajo, todos te responderán que por dinero, […]

Seguramente si preguntas a tus compañeros o a tus empleados por qué acuden diariamente a su lugar de trabajo, todos te responderán que por dinero, por lo tanto, una de las motivaciones principales es el sueldo, pero ojo, no es la única, ni necesariamente la más importante en todos los casos.

Un ejemplo: ¿te sentirías motivado si triplican tu sueldo en un trabajo que te agota, con un mal clima laboral y recibiendo órdenes de un superior al que no le importas lo más mínimo?, no ¿verdad? porque el dinero no lo es todo, por eso la lealtad y la implicación de una persona no se pueden comprar, solo se pueden ganar.

Además del sueldo, existen otros factores muy importantes que hacen que un trabajador esté ilusionado y se involucre más en su trabajo. Yo tengo muy claro cuáles son mis “factores motivacionales”, pero en esta ocasión, he hecho una pequeña encuesta entre amigos y compañeros de trabajo para que me cuenten los suyos.

Como era de esperar, las respuestas de todos ellos son muy similares, ya que a pesar de ser muy diferentes, en lo esencial todas las personas somos iguales. Conciliación, sueldo, flexibilidad horaria, realizar un trabajo interesante, buen clima laboral…,  estos son claramente los elementos que más motivan.

Al final, todas las personas buscamos lo mismo: sentirnos escuchados, tener autonomía, disponer de cierta libertad, etc. Y por supuesto todos tenemos una vida personal al margen de la vida laboral de la que queremos disfrutar al máximo y en la que intentamos que el trabajo no interfiera.

Las empresas están formadas por personas, y aunque sea algo obvio, nunca viene mal recordar que cuanto más motivadas estén esas personas, mejor será su rendimiento y en consecuencia también los resultados de la empresa.

En esta infografía he sintetizado los 10 factores motivacionales más importantes, y aunque probablemente tengas alguno más que añadir a la lista, estoy segura de que coincides en muchos de ellos, lo que me lleva a hacerme una pregunta: ¿es realmente complejo para una empresa conseguir una plantilla motivada?