Tres formas de contar la historia de tu empresa y diferenciarte

El marketing digital y las redes sociales son hoy un aliado indiscutible para dar a conocer productos y servicios a cualquier compañía, independientemente de su […]

El marketing digital y las redes sociales son hoy un aliado indiscutible para dar a conocer productos y servicios a cualquier compañía, independientemente de su tamaño.

Concretamente, las redes sociales son ya una herramienta más en el negocio del 51% de las pymes de nuestro país, según el estudio PA DIGITAL Census 2017, Diagnóstico de la digitalización de Pymes y Autónomos de España, elaborado por GFK. Se trata de un escenario en el que cada vez resulta más complicado y, por ello, más importante diferenciarse de la competencia, lograr visibilidad y captar el interés de los usuarios.

Así, encontrar formatos innovadores que lleguen a conectar con nuestro público es esencial en la era digital. Hoy, más que nunca es necesario ofrecer contenidos originales, diferentes, de valor, si no queremos pasar desapercibidos en el siempre concurrido mundo de los social media.

 

El arte de contar historias: storytelling

Tras algún tiempo en el que la comunicación era un acto más bien unidireccional en el que los medios únicamente ejercían de monologuistas con el público, la llegada de Internet y, especialmente, de las redes sociales ha vuelto a dotar a la comunicación de su sentido bidireccional.

Hoy usuarios y marcas quieren y buscan conversar y, en esa nueva experiencia, aparecen formatos que pueden ayudar a la pyme a convertirse en la protagonista de la conversación.

El primero de ellos, en realidad, es tan antiguo como la historia de la humanidad. El hoy llamado storytelling no es sino el viejo arte de contar historias, hoy a través de las plataformas digitales y sociales.

Toda pyme o profesional autónomo puede aplicar el arte de contar la historia de su empresa, producto o servicio. Para ello, solo tiene que saber cómo contarlo y a quién. Una vez identificado el público objetivo, hay que estructurar una historia que emocione, que conecte, que sea fácil de recordar, viral, sencilla… y, como todo buen “cuento” que tenga un inicio, un desarrollo y un cierre final, que invite a la reflexión.

Este vídeo cuenta la historia de cómo la Asociación Parkinson de Alicante se transformó en la Asociación de Ex Hombres Lobo de Alicante:

 

 

Las ventajas de aplicar el storytelling para una pyme son evidentes y, concretamente, a través de esta técnica logramos acercarnos a dos de las grandes metas de cualquier estrategia de marketing.

  • Conectar con nuestro cliente emocionalmente y, por tanto, fidelizarle.
  • Potenciar la imagen de marca y el engagement.

 

A través de cualquier plataforma: transmedia

Ligado directamente al formato del storytelling, encontramos otra de las técnicas más populares en el marketing digital actualmente: el transmedia.

Como dice Henry Jenkins, al que se considera el padre del transmedia, “cada medio hace lo que mejor sabe hacer” y ahí radica la esencia de este formato narrativo: contar la misma historia pero de forma distinta, según la plataforma o medio que utilicemos.

Blog, redes sociales, una aplicación móvil, cómics, juegos, eventos, infografías, web, etc, Cada plataforma tiene su propio lenguaje y el transmedia no es sino contar una historia adaptándola a ese canal.

¿Por qué iniciar la historia de tu producto, como surgió, cómo se fabrica, qué pasó para que cambiase… en el blog de tu empresa para, ir además, ofreciendo pequeñas píldoras en vídeo a través de las redes sociales, crear una landing page con contenido exclusivo de los clientes opinando sobre él y acompañar todo esto de un pequeño juego que se viralice en Facebook con preguntas sobre tu historia?

Ellos hicieron algo parecido y a la gente le gustó. En este enlace hay un vídeo de RTVE donde se explica todo.

 

No solo hablar de tu libro: branded content

Y, por último, un formato distinto pero que nos ayudará también en nuestra estrategia de contenidos a incrementar nuestra visibilidad y, sobre todo, a posicionarnos en nuestro mercado como expertos.

Estamos hablando del branded content, que se diferencia del storytelling y del transmedia precisamente en que, en este caso, lo que menos importa es nuestro negocio o producto.

Como explican desde el IAB Spain, el branded content consiste en “crear contenido relevante, entretenido o interesante, de aspecto no publicitario, generado por una marca para crear audiencia y conectar con ella. El contenido comunica de forma implícita los valores asociados a la marca, aunque esta pasa a segundo plano”.

No es publicidad, no es hablar de nuestro libro. Aquí lo importante es ofrecer un contenido de valor, que interesa a nuestro público y que nos sitúa como un referente para ellos.

Por ejemplo, pensemos que somos una pequeña agencia de viajes. La idea no es contar los viajes que organizamos, si trabajamos con un hotel determinado o si nuestros clientes contratan nuestros servicios por la calidad de la organización. ¿Y si, en lugar de ello, creamos una pequeña infografía sobre los destinos más demandados en verano? ¿O un breve artículo con los cinco pasos para reclamar la pérdida de un vuelo al operador? Y otra propuesta más: ¿por qué no un vídeo sobre la felicidad que da viajar, conocer nuevos países y personas? No se trata de  hablar de nuestra agencia, sino de lo que hacen sentir nuestros viajes: felicidad.

En este caso, por ejemplo, lo hacen y lo de menos es la bebida que anuncian:

 

Estos tres formatos, storytelling, transmedia y branded content, pueden ayudar a cualquier pyme a diferenciarse, conectar con el cliente o generar nuevas oportunidades de negocio. Para ello solo necesitamos algo de tiempo y un poco de imaginación.

Todos tenemos una historia que contar. ¿Cuál es la de tuya?