Cuatro claves para adaptar tu empresa al mundo móvil

Los españoles invertimos más de dos horas diarias en el uso de dispositivos móviles; un tiempo nada despreciable, desde luego. En ese intervalo, el usuario […]

Los españoles invertimos más de dos horas diarias en el uso de dispositivos móviles; un tiempo nada despreciable, desde luego. En ese intervalo, el usuario puede buscar información de todo tipo, adquirir productos, interactuar con las marcas… Si nuestra empresa no tiene una presencia efectiva en este mundo, no hay duda de que estaremos perdiendo oportunidades de negocio claras.

La mayoría de páginas web supuestamente adaptadas para móviles en realidad están mal diseñadas, se cargan con mucha lentitud y no se ven bien en todos los dispositivos. Y no, no hablamos de casos aislados.

Para sacar partido al mundo móvil, nuestra empresa tiene que ofrecer a los usuarios una buena experiencia. Hay diferentes alternativas para conseguir este objetivo. Unos prefieren adaptar su web. Otros, en cambio, apuestan por las apps. Cualquier estrategia parece buena para que un posible cliente conecte con nosotros rápidamente desde su dispositivo. Pero, ojo, no todas las soluciones nos valen.

Estar en el mundo móvil significa llegar a los clientes adecuados haciendo un buen uso de la tecnología. Esto se traduce en más notoriedad para nuestra marca, mayores oportunidades de fidelización y un previsible aumento de los ingresos.

Sí, la tecnología móvil puede hacer crecer nuestro negocio, pero ¿qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de adaptar nuestra marca este entorno?

 

Web móvil

El primer paso para que nuestra empresa se adentre en el mundo móvil es adaptar el sitio web. Esto es, en pocas palabras, desarrollar una versión simplificada de nuestra página web principal. Así, independientemente del dispositivo que utilicen los usuarios, nuestra información se mostrará de forma óptima.

Aunque hay diferentes opciones de adaptación, lo mejor (y lo más recomendable de cara al posicionamiento en buscadores) es implementar un diseño responsive para nuestra web, que optimiza automáticamente las páginas al tamaño de la pantalla, favoreciendo una visualización clara.

Para saber si nuestra web es mobile friendly, podemos recurrir a herramientas como Search Console, de Google. Introduciendo la URL de nuestro sitio en esta página recibiremos información sobre la optimización móvil de nuestro site, así como una lista de posibles fallos a solucionar. Botones para hacer clics demasiado juntos, ventana gráfica sin definir, texto demasiado pequeño, contenido que supera el ancho de pantalla… estos son algunos de los problemas más habituales.

 

Apps

El desarrollo de aplicaciones no está reservado únicamente para las grandes empresas. Cualquier pyme podría recurrir a un proveedor externo para la implementación de una app propia, de las que podemos descargar e instalar en nuestro smartphone de forma sencilla; pero claro, el proceso requiere tiempo y bastantes recursos económicos. Nuestro consejo, no adentrarse en este terreno si no identificamos unos objetivos comerciales específicos para este canal.

La utilidad de las apps radica en que ofrecen funciones específicas que no pueden realizarse fácilmente desde los navegadores web. Del mismo modo, permiten la integración con otras prestaciones propias de los smartphones y tablets, como la cámara o el GPS. Además, dado que están presentes de forma constante en el dispositivo del usuario, nos posibilitan tener una comunicación más fluida con éste, a través de las llamadas notificaciones push, una herramienta muy útil para mandar recordatorios, promociones u ofertas sobre nuestra marca. En este sentido, las aplicaciones pueden ser una poderosa herramienta para generar engagement.

 

Publicidad móvil

Tener presencia móvil es algo más que adaptar nuestra web o desarrollar una app. Nuestra empresa puede llegar a los usuarios desde otros medios complementarios, como la publicidad, un campo poco explorado y que actualmente está en proceso de cambio.

Si vamos a apostar por los anuncios para móviles, debemos tener claro que lo ideal es que optemos por publicidad nativa, no agresiva. Los clásicos banners que rompen la navegación no son eficaces, sino molestos. Al igual que las webs y las apps, el display debe adaptarse a este nuevo contexto para ser verdaderamente eficaz.

 

SEO para móviles

Sí, el factor SEO es importante, también en el mundo móvil. Muchas de los aspectos básicos del posicionamiento web también son válidos en smartphones y tablets, como la creación de contenido relevante para el usuario. Pero hay mucho más.

Lo apuntamos antes, y es una realidad en buscadores como Google: el responsive design tiene mejor SEO. Cuanto más optimizada esté una web, más puestos escalará en el ranking de resultados. Y no hablamos únicamente de un tema de diseño. Para mejorar el posicionamiento, tenemos que valorar especialmente temas como el rendimiento (velocidad de carga de la página), y la usabilidad (la experiencia que ofrece al usuario). Por ejemplo, si una web tarda tres segundos en cargarse, habremos perdido un 22% de los visitantes potenciales.

Los dispositivos móviles ya no son un complemento a la navegación tradicional vía ordenador. Cada vez se realizan más búsquedas móviles. El uso de smartphones y tablets no para de aumentar. ¿De verdad vamos a perder la oportunidad de estar en este contexto? La respuesta de cualquier empresa sería no, por supuesto, pero hay que saber muy bien qué opciones tenemos para que nuestra marca llegue sin problemas al público deseado.

 

Foto: nvtrlab

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]