Pasos para medir tu entorno digital

Hace unas semanas hablábamos sobre por qué debemos medir lo que pasa en nuestra web. Ya nos quedó claro que hacerlo es muy importante, y […]

Hace unas semanas hablábamos sobre por qué debemos medir lo que pasa en nuestra web. Ya nos quedó claro que hacerlo es muy importante, y los resultados que obtendremos compensarán el esfuerzo necesario para poder empezar a medir la web.

Podemos utilizar herramientas como Google Analytics, que es gratuita y muy potente, pero la herramienta solo es el paso final, la culminación de todo un proceso que nos ayudará a entender mejor nuestro negocio y nuestra presencia en Internet.

Este proceso no es muy complicado de realizar, pero es imprescindible hacerlo si realmente nos tomamos en serio nuestra estrategia online.

Paso 1: Definir los objetivos de tu negocio

El primer paso de este proceso no solo sirve para proyectos online, sino que todas las empresas lo deberán tener muy claro. Lo que debemos hacer en un primer momento es definir cuáles son nuestros objetivos. Todos los negocios tienen un objetivo común, aumentar sus beneficios, pero seguro que encontraréis más objetivos que están alineados con el negocio.

Por ejemplo, Starbucks puede tener el objetivo principal de vender café, pero se puede complementar con otros objetivos igual de importantes, como ofrecer siempre un café de primera calidad, que cuando necesites un café haya un Starbucks cerca, o conseguir que los clientes se sientan lo más cómodos posible en sus cafeterías.

Estos pueden ser, o no, los objetivos de negocio de Starbucks, pero seguramente se parecerán. Si no sabes lo que quieres conseguir con tu negocio, ¿cómo sabes cuándo habrás triunfado? 😉

Paso 2: Definir los objetivos de tu presencia digital

Una vez tenemos claros los objetivos de nuestro negocio, llega el momento de intentar alinearlos con los objetivos de nuestra página web, nuestra app (aplicación móvil) y todo lo que contemple nuestra presencia en un entorno digital. Hay algunas veces que los objetivos de, por ejemplo, nuestra página web, pueden parecerse mucho a los objetivos de nuestro negocio, sobre todo cuando este se basa en una página web, como puede ser una tienda online, pero la mayoría de las veces estos objetivos no suelen coincidir.

Volviendo al caso de Starbucks, es un claro ejemplo en el que los objetivos de negocio y los de su página web no coinciden, sobre todo si nos fijamos en que no podemos comprar café desde la página. ¿Eso significa que no tiene sentido tener página web? ¡Para nada! Simplemente significa que los objetivos no son los mismos. Seguramente, uno de los objetivos de la web de Starbucks es dar a conocer su marca, explicar bien cuáles son sus productos y atraer a más gente hacia sus locales.

También puede tener otros fines, como entender mejor a los clientes o aumentar su fidelidad dándoles opciones como registrarse en su newsletter u ofreciendo los enlaces hacia sus cuentas en las distintas redes sociales.

Paso 3: Definición de las KPI

Las KPI, o Indicadores Principales de Rendimiento, son las distintas métricas que utilizaremos para evaluar el éxito de nuestros objetivos, ya sean online u offline. Hay muchísimos indicadores, pero no todos son útiles para nuestro negocio. Hay que tener esto muy claro antes de empezar a sumergirse en el mundo de la analítica digital, ya que es muy fácil distraerse y olvidarse de lo que tenemos que analizar realmente.

Pero no os asustéis con este nombre tan raro, algunas KPI son muy fáciles y obvias. Repasaré algunas que pueden ser útiles:

  • Ingresos: este es uno de los indicadores más fáciles de entender. Con esta métrica podremos evaluar cuántos ingresos recibimos al día, a la semana o al mes desde nuestro entorno digital.
  • Porcentaje de conversión: esta métrica se utiliza mucho en el entorno online y nos indica qué porcentaje de visitas de una página web acaban realizando una conversión (transacción, registro, solicitud de información, etc.) en esta.
  • CPA (Coste por adquisición): métrica que se emplea para evaluar nuestras campañas de marketing, y nos indica cuánto hemos invertido de media para conseguir una conversión en nuestra página web.

Estas son solo tres KPI que os pueden servir, pero dependiendo de vuestro negocio y sus objetivos, debéis evaluar si os serán útiles o no.

Recordad que las KPI serán los indicadores que nos dirán quée tal va nuestro negocio, por lo que la correcta elección de estas es vital para lograr el éxito.

Paso 4: Definición de un cuadro de mando

Un cuadro de mando es la forma óptima de analizar el rendimiento de nuestro negocio. El objetivo es dar forma a todo lo que hemos ido definiendo hasta ahora para poder analizarlo de un vistazo. Es el informe que debemos tener presente para tomar decisiones sobre nuestro negocio basadas en datos, no en simples intuiciones.

Paso 5: Uso de una herramienta de analítica

Una vez tengáis claros todos estos pasos, ya podréis poner una herramienta de analítica digital en vuestra página web, como Google Analytics. Si os interesa empezar por vuestra cuenta, podéis registraros gratuitamente y empezar a medir la web inmediatamente. Si por el contrario queréis asesoramiento, os recomiendo que echéis un vistazo al listado de los Socios Certificados de Google Analytics, que os asesorarán en todo el proceso de medición de vuestro entorno digital.

 

Foto @Search Engine People Blog, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]