¿Por qué es importante el compromiso laboral de los empleados?

¿Crees que tus empleados están comprometidos con su trabajo? Es probable que no tengas ni idea,  e incluso que nunca te lo hayas planteado. Lo […]

¿Crees que tus empleados están comprometidos con su trabajo? Es probable que no tengas ni idea,  e incluso que nunca te lo hayas planteado. Lo cierto es que debes empezar a hacerlo porque el compromiso del trabajador está muy vinculado a su productividad y, por ende, a la salud de tu empresa y su rentabilidad. Ahora empiezas a preocuparte, ¿verdad?

Antes, los estudiantes se preocupaban por tener un trabajo estable y llegar a lo más alto, pero ahora la situación ha cambiado. No se conforman con ganar más salario o con la promesa que alguien les hizo de que algún día ascenderían. Hay que atraerlos y conectarlos emocionalmente con la empresa, en eso consiste retener el talento.

Cuando un trabajador se compromete con su empresa, quiere decir que se ha implicado emocionalmente y, por tanto, ha contribuido personalmente al éxito de la compañía. En otras palabras, el trabajador está motivado por su trabajo, es feliz y trabaja para que la empresa llegue a lo más alto. ¿No es más probable así que la empresa prospere?

 

6 ventajas del compromiso laboral

 

1. Disminuye el absentismo

Un empleado que está contento con las tareas que realiza diariamente en su empresa, que se siente reconocido y que está motivado, hará todo lo que esté en su mano para no faltar al trabajo.

 

2. Retención de talento

Una persona comprometida es una persona productiva y de valor para tu empresa. Por eso, debes cuidarla y mimarla si quieres seguir creciendo.

 

3. Formación de buenos equipos

Reunir a empleados brillantes nos llevará a crear equipos fuertes y estables, y esto será una ventaja competitiva que nos permitirá destacar sobre el resto.

 

4. Trabajadores más creativos

Un empleado que se siente valioso en la empresa, que está feliz con su trabajo, exprimirá al máximo su ingenio y creatividad, para cumplir las metas establecidas por parte de la empresa.

 

5. Clientes más leales

Cuántas veces hemos ido a comprar algo a una tienda y notamos que el trato al cliente es nefasto. El dependiente está desganado, se muestra antipático y hace que pensemos: “con la de gente que hay en el paro.” Por esta mala experiencia, los comercios pierden clientes y dan una mala imagen.

Por todo lo anterior, un cliente verá con buenos ojos y valorará a las empresas con empleados motivados, comprometidos y simpáticos, de tal modo que cuando necesite sus servicios de nuevo, acudirá a ellos con total confianza.

 

6. Mejora la rentabilidad de la empresa

Los expertos sostienen que una empresa con empleados comprometidos tiene un 29 % más de beneficios, un 50 % más de clientes fieles y un 44 % más de posibilidades de mejorar el timón de una empresa y conseguir los objetivos planteados.

 

Trabajadores comprometidos y no comprometidos

Estas señales te indicarán si un empleado está o no comprometido con su trabajo:

Por un lado, los trabajadores comprometidos echan horas de más si lo necesitan, están abiertos a cambios y mejoras, no buscan otros empleos, sino el valor de su trabajo, se ofrecen a hacer las tareas y piensan en el futuro de la empresa.

En cambio, los que no se comprometen trabajan las horas extras obligados, no les gusta que haya cambios ni mejoras, buscan otros puestos de trabajo, evitan tareas y responsabilidades, y solo piensan en su futuro.

Y muchos os preguntaréis a qué se debe esa ausencia de compromiso. Los motivos más importantes son:

  • No se reconoce el trabajo bien hecho.
  • Errores a la hora de liderar tu equipo.
  • Poca flexibilidad en la toma de decisiones y en los horarios.
  • Falta de comunicación y entendimiento.
  • Las infraestructuras no son las adecuadas.

Una vez que se ha detectado el foco del problema, solo falta que pongas de tu parte y cambies algunos puntos a la hora de dirigir tu empresa: empieza a valorar a tus empleados si aún no lo haces, confía en ellos, mejora la comunicación con tus colaboradores, reconoce los logros, integra a tu equipo, haz sentir valiosos a sus integrantes y, por último, trabaja para que tu personal se sienta satisfecho.