Repaso a cinco redes sociales en sintonía con tu negocio

¿Está tu empresa o tu marca presente en las redes sociales? No hablamos de que tengas un perfil personal y, desde éste, hables y des […]

¿Está tu empresa o tu marca presente en las redes sociales?

No hablamos de que tengas un perfil personal y, desde éste, hables y des difusión a tu negocio. Hablamos de que tienes página de empresa en Facebook, cuenta en Twitter e incluso puede que un grupo en Linkedin.

Las nuevas generaciones están poblando este medio y desplegando en él una actividad y relaciones de forma natural y espontánea. El usuario se encuentra cómodo y receptivo en estas redes sociales, porque valora lo que recibe de ellas.

Las empresas llevan una inercia mucho más lenta en este proceso de entrada en las redes sociales. Y las pymes más ágiles, en las que las decisiones de este tipo las toma alguien de esta generación que conoce y valora el Social Media, están logrando posiciones de ventaja.

Los usuarios valoran las marcas o empresas que se toman la molestia de entrar en este medio, de “hablar su lenguaje”, de interaccionar con el resto de usuarios y aportar valor a la comunidad que se crea en cada red social.

Pero, ¿te has parado a evaluar la idoneidad de las distintas redes sociales más populares de cara a tu negocio?

Twitter. Cuestión de tecnología

Twitter es una red social rápida, muy, muy dinámica. Cada usuario se expresa y comparte información en 140 caracteres (ni uno más). Pero además, a los 15 minutos, ese comentario ha sido enterrado por otros comentarios más recientes. El timeline de un usuario que siga a más de 500 personas o marcas está en constante movimiento. Inmediatez, fugacidad, pero al mismo tiempo un gran valor de síntesis y redacción en cada tweet al estar condicionado por su corta dimensión.

Twitter es la red social de los que trabajan todo el día delante de un ordenador, con la libertad de moverse por Internet sin supervisiones ni restricciones. Profesionales del mundo tecnológico o que se sirven mucho de éste para su labor diaria.

Al mismo tiempo, es la red social preferida para usar en los smartphones. Por su sencillez y dinamismo, alguien que está esperando el autobús o que se encuentra en una plácida sobremesa, o simplemente no tiene nada mejor que hacer, recurre a su móvil inteligente en busca de conexión, con sus amigos, con otros, con el mundo. Y es posible que hasta tenga que concentrarse para seguir la marea de publicaciones que tendrá frente a sí mismo. Nadie se aburre en Twitter.

Usuario de perfil tecnológico medio-alto, amante de esa tecnología y con una capacidad de atención e interés en lo actual, en el momento.

En Twitter se puede vender casi de todo, pero tienes que ser constante, ágil y estar enganchado todo el día…

Facebook. Para relajarse

Con algunas excepciones, Facebook es una red social en la que los usuarios acceden una o dos veces al día. Tanto el público juvenil, como el más profesional, recurren a esta red social tras su jornada de trabajo, o en un intervalo de descanso, en busca de las publicaciones de sus amigos, o esperando encontrar curiosidades, propuestas de ocio o juegos.

Las publicaciones permanecen más tiempo, y también son más extensas en palabras. Es el sitio idóneo para compartir entretenimiento y formas de desconectar de las obligaciones.

Por lo tanto, es ideal para negocios orientados al ocio y tiempo libre, al turismo, restauración… Productos para cliente usuario final presentados de forma amena y divertida, a través de concursos o promociones. Las conversiones en Facebook son más lentas, pero también crean mayor fidelidad.

Linkedin. Entorno profesional

Está más que claro. Linkedin se propuso ser el icono de red social profesional y lo ha conseguido. Su estética y funcionalidades van tan orientadas a crear un ambiente de interacción con objetivos laborales y de negocios, que no dejan lugar para otras distracciones.

Es una red social muy potente, con una efectividad muy alta a la hora de contactar con perfiles de interés para nuestro negocio. Pero también es un sitio muy difícil para vender.

Su punto fuerte es generar contactos, relacionarse a través de los grupos centrados en diversas temáticas, presentar y ser presentado profesionalmente. Por eso, desde un punto de vista comercial, su mayor potencial sería la creación y fortalecimiento como marca.

También puede ser un sitio interesante para presentar productos o servicios muy orientados a otros negocios o, en general, a su utilización en el entorno laboral.

Google +. ¿Quedamos?

Es difícil definir la nueva red social del gigante de una forma concreta. Pero aunque muchos vaticinaban su fracaso, parece que hay ciertos factores que la mantienen como una de las opciones más elegidas a la hora de compartir información o vivencias en una red social.

Y es que hay varios factores que han salvado a Google+  de la quema. Entre ellos, la capacidad de estar conectado al resto de aplicaciones de Google de las que una gran parte de la población es usuaria. Y de forma especialmente interesante están triunfando las “quedadas” tanto para charlas informales de amigos, como para reuniones de pequeños grupos de trabajo.

No es el rey de la pista, pero conviene no descuidarlo. Al menos, tener presencia y una actividad de mantenimiento sería recomendable, hasta poder ver de forma más clara su potencial para nuestro negocio.

Pinterest. Entra por los ojos

Ha entrado con fuerza en el ámbito “social”. Esas tardes ojeando revistas y comentando con los que tenías al lado: “¡mira esto que chulo!” o “¡fíjate en esta foto!”, ahora se han convertido en un panel donde la gente “pinea” o pincha sus imágenes, comentándolas y “redifundiéndolas”.

Pinterest es, sin duda, la red social más visual que he visto hasta ahora. Muchos empezaron diciendo que era la red social femenina por excelencia, pero lo cierto es que se está generalizando su uso por parte de ambos sexos.

Dos cosas la hacen especialmente interesante para cualquier negocio del tipo comercio: por un lado, es puramente visual, predomina la imagen por encima de todo, y eso a la hora de vender es fundamental, pues sabemos que la mayoría de productos se compran “con los ojos”; por otro lado, es extremadamente sencillo compartir cualquier imagen, de forma que una vez que un usuario ve lo que has publicado, puede “re-pinearlo” fácilmente, pero, aun más, puede entrar en la web pulsando en la imagen y, con sólo pulsar en su botón – pin, compartir cualquier otra imagen que pueda llamarle la atención. Y esto es tan sencillo como que a la gente, si las cosas son simples y fáciles, le gusta usarlas.

 

Foto: ©Johan Larsson, distribuida con licencia Creative Commons BY-2.0

En Con Tu Negocio encontrarás los mejores contenidos para pymes sobre innovación, marketing, redes sociales, internacionalización y mucho más. Suscríbete y no te perderás nada.
Acepto las condiciones legales
[Un servicio de MailChimp]